Skip to content

La Generación de 1992

marzo 19, 2009

Manuel Rivas

Manuel Rivas
Biografía
 
Manuel Rivas Barrós (La Coruña, 1957), es  escritor, poeta y periodista gallego. Nacido el 26 de octubre de 1957 en el barrio coruñés de Montealto. Estudió secundaria en el IES Monelos. Desde hace muchos años vive en Vimianzo. La totalidad de su obra literaria se desarrolla en lengua gallega, aunque también escribe artículos periodísticos en castellano. Su libro de cuentos ¿Que me queres, amor? (¿Qué me quieres, amor?) (1996) incluye el relato A lingua das bolboretas (La lengua de las mariposas), en el que se basó la película homónima. Su obra se completa con los libros de relatos Ela, maldita alma (Ella, maldita alma) (1999), La mano del emigrante (2001), y Las llamadas perdidas (2002). Es autor de tres novelas cortas: Os comedores de patacas (Los comedores de patatas)(1992), O lápis do carpinteiro )El lápiz del carpintero) (1999), Premio de la Crítica española, llevada al cine por Antón Reixa, y En salvaje compañía (1994), que ha sido reeditada con correcciones del autor en 2004. Sus últimas obras son El héroe(2006), teatral; Los libros arden mal (2006), una novela y Os Grouchos (2008), un ensayo periodístico. Junto con Suso de Toro es la cabeza visible de una generación de narradores gallegos con amplio eco de crítica y público en España.

En cuanto a su obra periodística, buena parte de sus mejores reportajes están compilados en El periodismo es un cuento (1998), usado como libro de texto en numerosas facultades de Ciencias de la Información, así como en los volúmenes Toxos e flores (1992), Galicia, el bonsái atlántico (1994), Galicia, Galicia (2001), Mujer en el baño (2004) y Una espía en el reino de Galicia (2004). Sus trabajos poéticos están recogidos en la antología El pueblo de la noche, Do descoñecido ao descoñecido y Mohicania revisada.

Obras

Poesía

  • Libro do Entroido (1980)
  • Anisia e outras sombras (1981)
  • Balada nas praias do Oeste (1985)
  • Mohicania (1987)
  • Ningún cisne (1989)
  • Costa da Morte blues (1995)
  • El pueblo de la noche (O pobo da noite) (1997)
  • Do descoñecido ao descoñecido (2003)

Narrativa

  • Un millón de vacas (1990)
  • Los comedores de Patatas (Os comedores de patacas) (1992)
  • En salvaje compañía (En salvaxe compaña)(1994)
  • Bala Perdida (1996)
  • ¿Qué me quieres, amor? (¿Qué me queres, amor?) (1996)
  • El lápiz del carpintero (O lapis do carpinteiro) (1998)
  • Ella, maldita alma (Ela, maldita alma) (1999)
  • La mano del emigrante (A man dos paíños)(2001)
  • Las llamadas perdidas (As chamadas perdidas) (2002)
  • Mujer en el baño (Muller no baño) (2003)
  • El héroe (O heroe) (2006)
  • Los libros arden mal (Os libros arden mal)(2006)
  • Cuentos de un invierno (2006)
  • A lingua das bolboretas (1996)

Ensayo

  • Toxos e flores (1992)
  • Galicia, el bonsai atlántico (1994)
  • El periodismo es un cuento (1997)
  • El secreto de la tierra (1999)
  • Galicia, Galicia (2001)
  • Os Grouchos (2008)
  • A cuerpo abierto (2008)

POESÍA

Basilio Sánchez

Basilio Sánchez (Cáceres, 1958) ha publicado los libros de poemas: A este lado del alba (Adonais, Madrid, 1984), Los bosques interiores (1993, 2ª ed. Amarú, Salamanca, 2002), La mirada apacible (Pre-Textos, Valencia, 1996), Al final de la tarde (Calambur, Madrid, 1998), Para guardar el sueño (Visor, Madrid, 2003) y Entre una sombra y otra (Visor, Madrid, 2006). También ha publicado un libro de poemas en prosa, El cielo de las cosas (Editora Regional de Extremadura, Badajoz, 2000) y el relato El cuenco de la mano (Relatos al atardecer, vv. aa. Junta de Extremadura, Mérida, 2002). Ganador del XX Premio Unicaja de Poesía y accésit de los premios Adonais y Gil de Biedma, ha colaborado en numerosas revistas literarias.

La poesía de Basilio Sánchez (Cáceres, 1958) tiene una clara raíz simbolista. Símbolo y realidad son, además de compatibles, ejes complementarios: lo simbólico se fundamenta en las aspiraciones de una realidad al alcance de nuestra existencia, o dicho de otro modo, se parte de la realidad aparente para elevarla a la categoría de símbolo. De ahí la serenidad del verso, el compromiso intenso con el conocimiento interior y la verdad moral de la vida: “Y no hay otra certeza, / no hay más verdad que ésta en la que todo / permanece inmutable. Excepto yo. // Este hombre que mira”. En ese camino de conocimiento del que somos partícipes, las formas y modos poéticos de Basilio Sánchez han cambiado poco, pero asumiendo en cada estación una capacidad mayor de intensidad y reflexión contemplativa. La suma de sus libros semeja el mecanismo de una muñeca rusa, cada uno acogiendo en su seno los anteriores, abriendo posibilidades de expresión, ampliando y templando la calidad del timbre de voz, siempre reconocible pero siempre distinto.

Entre una sombra y otra (XX Premio Unicaja de Poesía) relata “el sentimiento de vivir” en el paso de un día, el tiempo y el espacio que va de una noche a otra, ese ritmo cambiante que “va trazando el camino de lo oscuro a lo oscuro”. Da cuenta así de la esperanza y la desesperanza, del amor y su falta, de la felicidad y el dolor, de las contradicciones que surgen en la luz mudable y las promesas de una jornada vivida bajo el orden y el desorden de las sombras: “el universo mismo delante de nosotros / con sus profundidades y sus grandes vacíos”. El mensaje del tiempo y el rastro de los días. Y esa luz compartida que “ordena el mundo” es su símbolo fundamental, el que ilumina u oscurece el resto, y al tiempo los reúne. En ella se yuxtaponen el tiempo y los escenarios, el paisaje del día y de la noche, la realidad conocida y “lo que de la vida ha sido ignorado”. Es ella también la que hace presente la labor del poeta y “el vuelo circular de las palabras”. El sentido de comunión en la luz, en las palabras que revelan y nos elevan sobre ese “rastro / que sólo es accesible al pensamiento”.

El poema se hace serenamente preciso, con la lúcida sabiduría de la mirada interior, de la razón y la mesura que surgen de la forma madura de la pasión. Así lo leemos en ‘Espacio’, donde el poeta deja sobre su mesa una vela encendida porque sabe, como pone de manifiesto en ‘El umbral’, que “La altura de la mano que sostiene una vela / es la altura del mundo”. Una vela encendida era el símbolo del olvido de sí mismo en la profesión médica, y así el poeta mira a través de nosotros en poemas que son “Palabras extraídas una a una de lo que estaba oculto”. El principio de todo.

VER: Reseña de Entre una sombra y otra, de Basilio Sánchez, por Antonio OrtegaBiografía y poemas

ALEJANDRO LÓPEZ ANDRADA

Alejandro López Andrada

Alejandro López Andrada (Villanueva del Duque, Córdoba, 1957)

En 2009 apreció El óxido del cielo, presentado en Córdoba en la Fundación Antonio Gala por Julio Llamazares (15 de abril). La editorial cordobesa El Páramo (Puntoreklamo) se ha encargado de la edición. Un libro que abunda en la grieta del mundo contemporáneo entre ciudad y aldea, un mundo que regresa a la década de los años 60, con personas que han emigrando a los cinturones industriales de las grandes ciudades. Como nuestros padres y abuelos, sus personajes vienen de ese mundo rural, de ese territorio del sueño que tan bien conoce Alejandro. Un territorio de fatigas y hambre que su literatura sabe rastrear. Una literatura íntima que se revela llena de sentido, de poesía, de valor antropológico y cuyos paisajes dibuja el autor acercándose a la naturaleza, los sentimientos y las personas que la habitan. Son esas historias de las que formamos parte que se quedan flotando en las calles del pasado, para que el  escritor las recoja en sus páginas.

ÁLVARO VALVERDE

Álvaro Valverde (Plasencia, Cáceres, 1959) participó en la fundación de la revista “Espacio/Espaço escrito”. Entre sus libros de poesía se encuentran: Territorio (1985), Las aguas detenidas (1989), Una oculta razón (1991), A debida distancia (Premio de Poesía Ciudad de Córdoba, 1993), Ensayando círculos (1995), Desde fuera (2008). Entre sus novelas: Las murallas del mundo (2000). Su poesía es elegíaca, un recordatorio permanente de todo lo vivido y de todo lo perdido, de un paisaje, de las calles de una ciudad, de un aroma; el poeta está marcado por la cualidad de lo efímero y la importancia de la contemplación es tal que se llega a afirmar que “No somos sino aquello que miramos” y también “he llegado, lo sé, al convencimiento / de que soy el paisaje de esta tierra”. En su obra hay un importante sentimiento de pertenencia a un espacio, a unos lugares que no son sino la representación del mundo mismo. Es en la dialéctica del arraigo y del ser efímero desde la que Valverde crea una tensión, vital, intelectual si se quiere, que sostiene a la dicción (Túa Blesa). No ocupa lugar menor en sus poemas el homenaje a libros y autores, nuevos “espacios” de pertenencia, nuevos anclajes con el mundo, y que además son factores de ordenación de la realidad. Algunos de estos homenajes toman la forma de monólogos dramáticos (“Cónsul en Riga”,  “Entonces la muerte”, en el libro Desde fuera). La escena del padre enfermo, el hijo, el poeta mismo, sosteniendo su mano, se pierde en un ensueño en el que el enfermo es él y es un hijo quien le coge la mano, en lo que es memoria anticipada de sí mismo. Es el paso de la vida, la cadena del ser, que Álvaro Valverde ha sabido expresar con una intensidad poética .

En un librito publicado en 2007 por la Universidad de las Islas Baleares, en la “Collecció Poesia de Paper” (coordinada por Francisco J. Díaz de Castro), podemos leer versos que en parte han pasado a su reciente Desde fuera (2008). El último de la selección antológica es un poema largo que nuestro autor incluirá en un nuevo libro titulado Imaginario, “No somos sino aquello que miramos” y termina así:
he llegado, lo sé, al convencimiento
de que soy el paisaje de esta tierra:
tan esencial, acaso, como él,
como él, quizá, tan pobre.
Ya sólo aspiro a su serena soledad,
a la sabia modestia de su luz transparente
y, en fin, a todo aquello
que él expresa en silencio,
sin recurrir siquiera a las palabras.
 
JUAN CARLOS MESTRE

Juan Carlos Mestre, Premio Nacional de Poesía 2009

Autor de los poemarios Siete poemas escritos junto a la lluvia (1982), La visita de Safo (1983), Antífona del Otoño en el Valle del Bierzo (Premio Adonais, 1985), Las páginas del fuego (1987), La poesía ha caído en desgracia (Premio Jaime Gil de Biedma, 1992), La tumba de Keats (1999), libro este último escrito durante su estancia como becario de la Academia de España en Roma. Su obra poética entre 1982 y 2007 ha sido recogida en la antología Las estrellas para quien las trabaja (2007). En 2009 recibió el Premio Nacional de Poesía, que concede el Ministerio de Cultura, por su obra La casa roja (premio dotado con 20.000 euros). Mestre, poeta y artista visual, se licenció en Ciencias de la Información en la Universidad de Barcelona.

Mestre ha realizado las antologías sobre la obra poética de Rafael Pérez Estrada, La palabra destino (2001), y La visión comunicable (2001), de Rosamel del Valle, además de la edición comentada de la novela de Enrique Gil y Carrasco, El señor de Bembibre (2004); asimismo, es autor de El universo está en la noche (2006), libro de versiones sobre mitos y leyendas mesoamericanas.

De su diálogo con la obra de otros artistas y poetas el autor, que en el ámbito de las artes plásticas ha expuesto su obra gráfica y pictórica en galerías de España, EEUU, Europa y Latinoamérica, ha publicado libros como Piedra de Alma, con José María Parreño; Crónica de amor de una muchacha albina, con Rafael Pérez Estrada; Emboscados, con Amancio Prada; Bestiario apócrifo, con Álvaro Delgado (2000), Enea y los gatos, con Javier Fernández de Molina (2002); El Adepto, con Bruno Ceccobelli (2005), Arde la oscuridad, con Alfredo Erias (2007); y Los sepulcros de Cronos, con el escultor Evaristo Bellotti (2007).

Asimismo, Mestre ha editado numerosos libros de artista, como el Cuaderno de Roma (2005), versión gráfica de La tumba de Keats, y ha acompañado con sus grabados poemas de Antonio Gamoneda, Diego Valverde, Miguel Ángel Muñoz Sanjuán, Gonzalo Rojas o Jorge Riechmann. Su colaboración con otros creadores y músicos como Amancio Prada, Luis Delgado o José Zárate, ha sido recogida en varias grabaciones discográficas.

El jurado, presidido por Rogelio Blanco, Director General del Libro, Archivos y Bibliotecas, estuvo constituido por Darío Xohan Cabana Yáñez (Real Academia Gallega); Sebastián García (Real Academia de la Lengua Vasca); Alexandre Susanna i Nadal “Alex Susanna” (Instituto de Estudios Catalanes); José Carlos Quiroga (Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas); Dionisia García Sánchez (Asociación Colegial de Escritores); Teresa Sanz Tejero (Federación de Asociaciones de Periodistas de España); Elena Medel Navarro (designada por la ministra de Cultura) y los dos últimos autores galardonados: Joan Margarit i Consarnau y Olvido García Valdés.

Anuncios
No comments yet

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: