Skip to content

Mario Benedetti

mayo 23, 2009

Yo no te pido

Yo no te pido que me bajes
una estrella azul
solo te pido que mi espacio
llenes con tu luz.

Yo no te pido que me firmes
diez papeles grises para amar
sólo te pido que tu quieras
las palomas que suelo mirar.

De lo pasado no lo voy a negar
el futuro algún día llegara
y del presente
que le importa a la gente
si es que siempre van a hablar.

Sigue llenando este minuto
de razones para respirar
no me complazcas no te niegues
no hables por hablar.

Yo no te pido que me bajes
una estrella azul
solo te pido que mi espacio
llenes con tu luz.

Mario Benedetti

Mario Benedetti (Paso de los Toros (Uruguay), 1920-Montevideo, 2009) es autor de algunas obras maestras: La tregua, Primavera con una esquina rota. Comenzó su carrera litearria en la revista Marcha, cerca de Juan Carlos Onetti, Ángel Rama y otros intelectuales de la izquierda uruguaya. Vinculado al exilio y al desexilio, tuvo una auténtica vocación de compromiso. Su defensa de los más vulnerables nos deja el retrato de un hombre bueno, íntegro, inteligente y afable. Avellaneda y yo es otro de sus libros favoritos. Benedetti, poeta insumiso y bondadoso, nos dejó también una larga obra en verso.

Mario Benedetti. Un mito discretísimo
Hortensia Campanella
Alfaguara. Madrid, 2009
376 páginas. 19,23 euros
Mario Benedetti (Foto: Daniel Mordzinski)
DEFENSA DE LA ALEGRÍA

Defender la alegría como una trinchera
defenderla del escándalo y la rutina
de la miseria y los miserables
de las ausencias transitorias
y las definitivas

defender la alegría como un principio
defenderla del pasmo y las pesadillas
de los neutrales y de los neutrones
de las dulces infamias
y los graves diagnósticos

defender la alegría como una bandera
defenderla del rayo y la melancolía
de los ingenuos y de los canallas
de la retórica y los paros cardiacos
de las endemias y las academias

defender la alegría como un destino
defenderla del fuego y de los bomberos
de los suicidas y los homicidas
de las vacaciones y del agobio
de la obligación de estar alegres

defender la alegría como una certeza
defenderla del óxido y la roña
de la famosa pátina del tiempo
del relente y del oportunismo
de los proxenetas de la risa

defender la alegría como un derecho
defenderla de dios y del invierno
de las mayúsculas y de la muerte
de los apellidos y las lástimas
del azar
y también de la alegría

VER: A media voz

Anuncios
No comments yet

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: