Skip to content

7.- Highsmith

PATRICIA HIGHSMITH

1.1 BIOGRAFÍA

Nació el 19 de enero de 1921 en Forth Worth, Texas, con el nombre de Mary Patricia Plangman. Sus padres se separaron antes de que naciese. Pasó los primeros años de su vida con su abuela y su juventud en el Greenwich Village de Nueva York. Mantuvo una relación complicada con su madre y con su padrastro. Highsmith nunca superó esta relación de amor y odio, que la acompañó durante el resto de su vida. Cursó estudios de Periodismo en la Universidad de Columbia y publicó su primer cuento a los 24 años en la revista Harper´s Bazaar. En esa época descubre su homosexualidad. Cinco años más tarde saltó a la fama de la mano de Alfred Hitchcock, quien adaptó su primera novela, Extraños en un tren (1951). Su vocación por la escritura fue tempranísima; fue una voraz lectora, preocupada sobre todo por cuestiones relacionadas con la culpa, la mentira y el crimen, que más adelante serían los temas centrales en su obra. A los ocho años descubrió el libro de Karl Menninger La mente humana y quedó fascinada por los casos que describía de pacientes afligidos por enfermedades mentales. Los análisis de este autor sobre las conductas anormales influyeron en su percepción de los personajes literarios. Sus libros tienen como protagonistas a hombres y mujeres que atraviesan por situaciones comunes que se tornan peligrosas y los obligan a defenderse con una moral egoísta y tramposa. Sintió el rechazo por sus historias pesimistas y despiadadas, su conducta personal y por sus ideas políticas contrarias al ideal del “sueño americano”. Dejó Estados Unidos en 1963 y se radicó en una pequeña casa en las montañas suizas. Se dedicó íntegramente a la literatura los 74 años que le tocó vivir. Su extensa obra así lo atestigua: más de 30 libros entre novelas, colecciones de cuentos, ensayos y otros textos. A causa en gran parte de su alcoholismo, nunca tuvo una relación sentimental de larga duración. Conservó su vida privada en estricta reserva y rehuyó la compañía de la gente; de hecho, Patricia Highsmith falleció sola en Locarno, Suiza, el 4 de febrero de 1995.

1.2 CONTEXTO HISTÓRICO

Después de 1945, EEUU y la URSS se convirtieron en las nuevas y únicas potencias del mundo. Todas las demás antiguas potencias pasaron a un segundo nivel. La Sociedad de Naciones fue reemplazada por la ONU, que, a diferencia de la anterior, tuvo su sede en Nueva York y no en Europa. La URSS que había sido aliada de los países que derrotaron a Alemania y las demás naciones del Eje, rápidamente se vio transformada en el “enemigo de occidente” y el mundo vio formarse lo que se conoció como “Guerra Fría”. En la década de 1950 la URSS y EEUU iniciaron una carrera armamentista sin precedentes hasta formar un arsenal capaz de destruir todo el planeta. Nace entonces en los Estados Unidos un sentimiento de temor y patriotismo extremo, que desembocará en un clima de opresión intelectual: la caza de brujas del senador McCarthy. Al mismo tiempo, comienza a desarrollarse, con el bienestar económico, la sociedad de consumo y el “american way of life”, que tanto rechazó Patricia Higshmith.

1.3 CONTEXTO LITERARIO

Durante esta segunda mitad del siglo, la narrativa norteamericana adquiere un papel relevante. Tras los precedentes de la “generación perdida” y Faulkner, una gran cantidad y variedad de novelistas se van sucediendo a partir de los años cincuenta: los novelistas sureños, los afroamericanos, los de origen judío… El autor más importante del momento es J.D.Salinger. A finales de los 50 surge la llamada “generación beat”, contraria a los convencionalismos sociales y culturales, y muy vinculada a la nueva cultura musical y artística. Paralelamente aparecen autores que, al igual que en Europa, buscan una renovación del género, cuestionando el realismo clásico. La tendencia más influyente en las últimas décadas será el “realismo sucio”. Patricia Highsmisth permanece, sin embargo, como una escritora independiente de esa evolución. Su obra se enmarca dentro de la tradición de la novela negra, aunque desde planteamientos absolutamente renovadores. Este género, iniciado en el siglo XIX por Edgar Allan Poe y Arthur Conan Doyle, ha tenido una gran presencia en la narrativa del siglo XX, en forma de diversos subgéneros, y en la actualidad goza de una enorme popularidad, con la incorporación de autores de casi todos los países, en especial escandinavos, como H. Mankell o Stig Larson. Finalmente, no se debe pasar por alto el auge que, a partir de las primeras décadas del siglo XX, la mujer ha ido ocupando un lugar cada vez más importante en la literatura, aportando nuevos puntos de vista y nuevos temas: el cuestionamiento de un mundo exclusivamente masculino, la renovación de los esquemas tradicionales de familia y relaciones personales, el desarrollo de su papel en la sociedad o la nueva sexualidad.

2. EL TALENTO DE MR. RIPLEY Y LA OBRA LITERARIA DE HIGHSMITH

El talento de Mr. Ripley empieza cuando Mr. Greenloaf, un millonario americano, contrata a Tom Ripley, que ha conocido por casualidad, para que convenza a su hijo Dickie de que abandone Italia, donde lleva una vida bohemia y despreocupada, y regrese a Nueva York y al negocio familiar, una multinacional de armadores de barcos. Ripley acepta el encargo y marcha a Italia, donde encuentra a Dickie y a su novia, Marge. Entabla con ellos una interesada amistad, que se irá haciendo cada vez más compleja y turbadora, hasta que Ripley asesina a Dickie y adopta su personalidad. Tras superar una serie de contratiempos y dificultades, que incluyen otro asesinato, Ripley termina por hacer creer a los padres de Dickie y a Marge que su amigo ha podido suicidarse o estar oculto en alguna parte, e incluso logra la cesión del testamento de Dickie. Este tema de la relación entre dos hombres, normalmente de un carácter muy distinto – a veces, el bien y el mal-, será muy habitual en las novelas la autora. Patricia Highsmith escribió que la idea de esta novela se le ocurrió durante su primer viaje a Europa, contemplando a un joven que paseaba por la playa de Positano. A partir de esta imagen ideó una historia sobre dos jóvenes parecidos, uno de los cuales acaba por matar al otro y asume su identidad. Inicialmente, la novela debía titularse La búsqueda del mal, y más tarde Los chicos del placer. Finalmente la publicó en 1955 con el título definitivo de El talento de Mr. Ripley. También es conocida como A pleno sol, título de su primera adaptación cinematográfica. La intención principal de la novela, según su propia autora, es mostrar el triunfo del mal sobre el bien “y recrearme con ello. Haré que mis lectores también se recreen”. La autora analiza y describe minuciosamente la mente del asesino, sus motivaciones, su ausencia de culpa, su ambigüedad moral, que atrae y repele al mismo tiempo. El libro es uno de los principales exponentes del género de psicología criminal, en el que el punto de atención del lector se desplaza del proceso de investigación y descubrimiento a la visión del asesino, asistiendo como espectador privilegiado a la elaboración y ejecución del crimen. De hecho, el lector no desconoce, como ocurre en las novelas policíacas tradicionales, la identidad del asesino: al contrario, sabe todos los detalles y las razones que lo mueven a actuar. El detective o investigador, héroe hasta entonces de este tipo de novelas, pasa a un segundo plano, porque lo que interesa es el significado mismo del crimen, no su investigación. El libro recoge influencias de la novela negra americana, con autores con Dashiell Hammet, Raymond Chandler o Ross McDonald, pero también de autores clásicos como Dostoievski o Kafka. Obtuvo éxito y popularidad inmediatos, y fue adaptada al cine en 1960 por René Clement, y posteriormente en 1999 por Anthony Minghella.

2.2. OBRAS DE HIGHSMITH

Patricia Highsmith dedicó su vida a la literatura y es autora de una extensa obra, compuesta por novelas, colecciones de cuentos, ensayos, diarios, cartas y otros textos, traducida a más de veinte idiomas. Suelen distinguirse dos etapas en la narrativa de Patricia Highsmith: 1950-1979 y 1980- 1995, separadas por la publicación de la cuarta entrega de la saga de Ripley. A la primera etapa pertenecen obras como Extraños en un tren (1950), cuyo argumento es ya representativo de las obsesiones de la autora: dos desconocidos coinciden en un tren y deciden asesinar cada uno de ellos al enemigo del otro (la esposa y el padre, respectivamente), evitando así ser relacionados con los crímenes. En 1953 publica, bajo el seudónimo de Claire Morgan, El precio de la sal, novela sobre un amor lésbico que, contra las convenciones de la época, tiene un final feliz. Volvió a publicar esta novela en 1991 con el título de Carol. En 1955 comienza su serie de novelas sobre el personaje de Tom Ripley, con El talento de Mr. Ripley, a la que seguirán La máscara de Ripley (1970) y El juego de Ripley (el amigo americano) (1974). Otras novelas de esta primera etapa son Mar de fondo (1957), El grito de la lechuza (1962), La celda de cristal (1964), El temblor de la falsificación (1969) y Rescate por un perro (1972). La obra maestra de Highsmith es El diario de Edith (1977), protagonizada por una mujer que va sustituyendo la realidad por sus fantasías, hasta llegar a situaciones absolutamente terroríficas. Completan esta etapa colecciones de relatos como Pequeños cuentos misóginos (1975).

La segunda etapa comienza con la publicación de Tras los pasos de Ripley (1980), cuarta entrega de la serie, que se completará con Ripley en peligro (1991). A esta etapa pertenecen también La casa negra (1981), Gente que llama a la puerta (1983), sobre el fundamentalismo cristiano, o su última novela Small G: un idilio de verano (1995), así como las colecciones de relatos Crímenes bestiales (1983) y Sirenas en un campo de golf (1985). Al margen de su obra narrativa, destaca su ensayo Suspense, cómo se escribe una novela de intriga (1966), en que reflexiona sobre su propia manera de contar historias.

3. TEMAS DE LA OBRA

El tema constante en la obra de Patricia Hisghsmith es el horror instalado en lo cotidiano: la angustia, el desasosiego, la amenaza… que surgen de repente en medio de la existencia más rutinaria, como fantasmas que se instalan en la mente de los personajes. El talento de Mr. Ripley es una novela compleja, en la que se abordan muchos temas diferentes siempre en relación a un tema central: los conflictos interiores del hombre contemporáneo: la propia identidad, la culpa, la relación con los demás, la integración en la sociedad, la ambición…

El mal

El interés de Patricia Hisghsmith por la psicología criminal la lleva a plantear estos conflictos en personalidades extremas, perturbadas, que le sirven como objeto de análisis de las desviaciones de la mente humana hacia la mentira y el crimen. Una de sus influencias principales es la Karl Menninger, cuyo libro La mente humana, que incluye estudios científicos sobre conductas anormales y casos de pacientes con enfermedades mentales, es fundamental en la obra de Highsmith. La propia autora expresó que el propósito de su novela era mostrar el triunfo del mal sobre el bien. Aquí el mal aparece personificado en la figura de Tom Ripley: peligroso, perturbado, mentiroso, desequilibrado… y a la vez lógico y pragmático en sus actuaciones. Carece de sentimiento de culpa, aunque tampoco disfruta con el crimen, que no es más que una vía para lograr sus propósitos.

El deseo de integración

Ripley se considera un don nadie, que debe esforzarse para ser aceptado. Envidia a otros, como Dickie, que forman parte del grupo de manera natural, por sí mismos. Anhela ser parte de esos grupos sociales, desea ante todo agradar, ser simpático, y no duda para ello en actuar según lo que intuye que esperan de él y no según sus propios impulsos. Este deseo compulsivo de integración deriva, paradójicamente, en un inmenso rencor hacia esos mismos que no terminan de aceptarlo. Desprecia, al comienzo de la novela, a sus propios amigos, a los círculos en los que se mueve, y envidia el modo de vida de los más ricos. Pero acaba también sintiéndose solo y despreciando igualmente a sus nuevas amistades.

Los límites de la identidad

Uno de los más importantes efectos de la crisis de valores del mundo contemporáneo, el que surge tras la Segunda Guerra Mundial, es la desorientación. El individuo se siente perdido, en medio de un mundo que le ofrece grandes posibilidades de bienestar material –la sociedad de consumo- pero que al mismo tiempo ha perdido el sentido de lo esencial, sustituyéndolo por lo inmediato –el placer, los bienes, le existencia-.

La apariencia

La apariencia cobra más importancia que la propia esencia, lo externo se impone a la interioridad. De este modo, la vida se convierte en una representación, en la que basta con una adecuada caracterización para convertirse en el personaje. Esto lo comprende Tom Ripley a la perfección: entiende que los trajes de Dickie, la voz de Dickie, el estilo de Dickie… lo convierten en Dickie.

El tema del doble

La suplantación va más allá de lo meramente externo –de hecho, no son tan parecidos físicamente-: los límites de la identidad son tan difusos que basta con adoptar el aspecto de otro para acabar siendo ya ese otro.

La ambigüedad moral

Otra de las características del hombre contemporáneo: las fronteras entre lo bueno y lo malo, entre lo moral y lo inmoral, tan nítidas en otras épocas, se difuminan, se confunden. Ripley actúa en su beneficio, según las reglas de su propia moral, es decir, de su ausencia de moral. Lo mueven la ambición, el deseo de tener cosas, de disfrutarlas, de vivir la vida de rico que envidia desde el primer momento en Dickie. No duda en llegar al asesinato para lograrlo, y después siente temor ante la posibilidad de ser descubierto, pero no culpa por los actos cometidos, hasta tal punto que acaba por vivir cómodamente en su mentira y es capaz de enfrentarse sin ningún remordimiento a la novia y al padre de su amigo.

La ambigüedad sexual

Desde que Ripley encuentra a Dickie se establece entre ellos una relación extraña, que en algunos momentos se convierte en dependencia mutua. Para Marge, Tom es un “invertido”, lo que él niega. Sin embargo, Dickie llega también a creerlo. Por otra parte, Ripley nunca encuentra atractiva a Marge, ni aparecen personajes femeninos en su entorno. Existen celos, y se forma un triángulo en el que se intuye algo más que el interés de Tom por escalar socialmente y participar de la vida ociosa de Dickie.

La crítica social

Patricia Highsmith nunca se sintió a gusto en la sociedad americana de su época: su personalidad, sus inclinaciones políticas, su homosexualidad –o bisexualidad, en realidad-, sus relaciones familiares… la llevaron a cuestionar el american way of life o sueño americano, en todas sus manifestaciones: el matrimonio, la ambición, el materialismo, la falta de cultura de sus compatriotas, la superficialidad de las relaciones humanas… Tom Ripley se convierte en una especie de caricatura de ese sueño americano.

Estados Unidos frente a Europa

Frente a los Estados Unidos, Europa aparece como un mundo diferente, donde aún puede vivirse de una manera más humana y con mayor libertad. En la novela aparecen muchos personajes norteamericanos, cuyo carácter se contrapone con frecuencia al francés o al italiano. Sin embrago, tampoco Europa está exenta de crítica: ineficacia, decadencia material, informalidad…

Otros temas

Con menor peso, aparecen en la novela otros temas como la gran ciudad (Nueva York, Roma, París), las referencias literarias (a autores con Henry James, Shakespeare o Malraux), el arte (Dickie es amante de la pintura, Ripley visita monumentos y lugares históricos), el paisaje (Mongibello, Capri), etc.

4. ASPECTOS FORMALES Y ESTILÍSTICOS

4.1. TÉCNICAS NARRATIVAS

La historia está narrada por un narrador externo en tercera persona. Adopta una perspectiva omnisciente, y existe focalización en el personaje protagonista, puesto que la narración está limitada casi siempre por el punto de vista de Tom Ripley: lo que el narrador ve coincide con lo que ve el personaje, de la misma manera que ocurría en La metamorfosis. No obstante, este punto de vista único se completa con el uso de otras voces, en forma de cartas o artículos de prensa. El relato, por la presencia de este narrador omnisciente y su linealidad se aproxima a la estructura tradicional. A veces la autora hace uso de la técnica del contrapunto, cuando ofrece varias versiones de un mismo hecho a través del testimonio de diferentes personajes, cartas o artículos. La estructura externa de la novela está compuesta por treinta capítulos. La acción se desarrolla en tres partes:

  1. Planteamiento (capítulos 1-6): Tom es contratado en Nueva York por el señor Greenleaf para que acuda a Italia y haga volver a su hijo Dickie. Ripley acepta el encargo y marcha en barco a Europa.
  2. Nudo (capítulos 7-28): se estructura en tres bloques: En los capítulos 7 a 12 se narra el encuentro entre Ripley y Dickie y la extraña y turbia relación que se establece entre ambos y Marge Sherwood. Concluye con el asesinato de Dickie a manos de Tom en San Remo. En los capítulos 13 a 20, Tom adopta la personalidad de Dickie. Se instala en Roma, evitando las visitas de amigos de Dickie y especialmente de Marge. Uno de esos amigos, Freddie Miles, sospecha de él y Ripley termina asesinándolo. Marcha a Palermo. En los capítulos 21 a 28, Tom recupera su personalidad, ante las sospechas de la policía de la culpabilidad de Dickie en el asesinato de Freddie Miles. Se instala en Venecia, donde recibe la visita de Marge, del señor Greenleaf y de un detective contratado por éste para encontrar a su hijo.
  3. Desenlace (capítulos 29 y 30): libre ya de sospechas, escribe el testamento de Dickie en el que lega a Tom sus bienes. El señor Greenleaf acepta la voluntad de su hijo y Tom marcha a Atenas, donde planea iniciar una nueva vida.

ESPACIO

La historia transcurre en diversos escenarios: de Nueva York pasa a Europa: París, Pisa, Nápoles, Mongibello, Roma, San Remo, Palermo, Venecia y Grecia. Hay alusiones a otros lugares como Mallorca o Capri, que Ripley quiere visitar. Los cambios de escenario son constantes, y se alternan interiores –el apartamento de Nueva York, la villa de Mongibello, los hoteles, la casa en Venecia- con exteriores, especialmente urbanos, que son descritos con detalle.

TIEMPO

El relato transcurre en un poco menos de dos años, entre septiembre y junio de, probablemente, 1954 y 1956. Las fechas pueden extraerse de las cartas y de algunos datos surgidos en las investigaciones policiales. La acción principal se desarrolla de manera lineal, con algunas elipsis significativas. La autora emplea también flash-backs, a veces muy breves.

PERSONAJES

Por la novela desfilan muchos personajes. Además del protagonista, los personajes principales son Dickie Greenleaf, Marge Sherwood, Herbert Greenleaf y Freddie Miles. Personajes secundarios son Emily Greenleaf (madre de Dickie), el detective McCarron o el teniente Roverini (de la policía italiana). A ellos hay que añadir otros como los amigos neoyorquinos de Tom o los residentes en Mongibello.

4.2. ASPECTOS ESTILÍSTICOS

En general, el estilo de Patricia Highsmith destaca por su sobriedad y concisión. Busca ante todo la creación de una sensación de opresión y angustia, a través del estudio psicológico de los personajes y de su capacidad para sugerir la presencia del horror y la tragedia en medio de la más anodina cotidianeidad. Su lenguaje es claro y directo, y no abunda en recursos. En cierto modo, es precedente –primero- y contemporánea –después- de una de las principales tendencias de la narrativa norteamericana de las últimas décadas: el realismo sucio, de autores como Raymond Carver o Richard Ford. Su prosa mantiene siempre un tono neutro y objetivo, como un testimonio impersonal de los hechos, las motivaciones y las actitudes de sus personajes. Destaca sin embargo el uso de las metáforas, especialmente en las descripciones. El procedimiento discursivo principal es la narración. La acompaña de frecuentes diálogos, habitualmente en estilo directo. Son también abundantes las descripciones y las reflexiones del protagonista. Precisamente para expresar estas reflexiones de Ripley, fundamentales en la novela por la focalización que sobre él se establece como pauta narrativa, Patricia Highsmith hace uso de uno de los recursos características de la novela moderna: el estilo indirecto libre, que consiste en la expresión de los pensamientos del personaje de la manera exacta en que estos fluyen, aunque manteniendo el narrador en tercera persona. A veces, la presencia de este narrador no se percibe, dando lugar a una expresión aún más directa de los pensamientos de Ripley: esta técnica se conoce como monólogo interior o corriente de conciencia.

5. VALORACIÓN PERSONAL Y RELACIÓN CON OTROS MOVIMIENTOS ARTÍSTICOS Y CULTURALES.

5.1. VALORACIÓN PERSONAL Éste es un campo más libre. Como sugerencias, se puede hablar de:

  • Los límites entre el bien y el mal. ¿Quién los marca? ¿De dónde surgen los conceptos de bien y mal? ¿Qué relación hay entre el bien y lo políticamente correcto? ¿O entre el bien y la hipocresía social?
  • La desigualdad social, especialmente motivada por el status económico. El materialismo de la sociedad. La jerarquización social por motivos puramente económicos: tanto tienes, tanto vales. Recordar cómo ya Dostoievski hablaba de esto en El jugador, o Kafka en La metamorfosis.
  • La homosexualidad. La actitud de la sociedad ante este hecho. Polémicas al respecto.

5.2. RELACIÓN CON OTROS MOVIMIENTOS ARTÍSTICOS Y CULTURALES.

Relaciones con la literatura.

En el tratamiento del tema de la culpa, el referente principal es Dostoievski, especialmente el personaje de Raskolnikov de Crimen y castigo. Igualmente la idea de un personaje dispuesto a cualquier acto, incluso el crimen, por obtener lo que desea tiene modelos en El retrato de Dorian Gray, de Óscar Wilde, o en el Fausto de Goethe. El sentimiento de opresión que sufren los personajes de Highsmith la acerca también a Kafka. Dentro de la narrativa norteamericana, ya se ha señalado las similitudes estilísticas con el realismo sucio (Raymond Carver, Richard Ford), y también con otros autores coetáneos como Philip Roth o Paul Auster. Especialmente relevante es su papel en el desarrollo de la novela negra. Este género surge de la tradicional novela policiaca o de intriga, iniciado por Poe y Conan Doyle, con sus personajes de Arsenio Lupin y Sherlock Holmes, respectivamente, y en otra línea por Wilkie Collins y sus novelas La piedra lunar y La dama de blanco. Obtuvo un gran éxito y un rápido desarrollo durante el siglo XX, con autores como Agatha Christie o los norteamericanos Chandler o Hammet. En la actualidad es un fenómeno de masas, especialmente a partir del boom que supuso la saga Millenium, de Stig Larson. Existen autores en todos los países, incluyendo España (Lorenzo Silva, Vázquez Montalbán), aunque destaca especialmente el auge de los novelistas escandinavos: Mankell, Indridasson, Lackberg… Por último, se puede hablar también del desarrollo de la literatura femenina durante el siglo XX. Ya en el siglo XIX aparecen las primeras escritoras relevantes, especialmente en Inglaterra: las hermanas Brontë o Jane Austen. Durante el siglo XX la presencia de la mujer en la literatura es cada vez más frecuente: Gertrude Stein, Virginia Woolf, Marguerite Duras, Simone de Beauvoir… Incluso en la propia novela negra hay abundantes ejemplos, como Camilla Lackberg, Asa Larson o Donna Leon. Un buen tema de discusión sería si existe el punto de vista femenino en la literatura, si la mujer refleja en sus libros una visión del mundo y de la realidad específicamente femenina o. por el contrario, no existen diferencias debidas exclusivamente a la condición de mujer o de hombre, más allá de las meramente contextuales: nacionalidad, circunstancias personales, etc. En cualquier caso, lo que sí existe es una especie de orientación literaria hacia el público femenino, la llamada chic-lit, en la que curiosamente la mayoría de autores son mujeres.

Relación con otras manifestaciones artísticas y culturales

Las influencias de Patricia Highsmith no se reducen únicamente a lo literario, sino que se extienden a otros campos como la filosofía (Nietzsche, Kierkeggard, Sartre) o la psicología (Fromm o el ya citado Menninger). En la novela aparecen frecuentes referencias a otras manifestaciones artísticas, como la pintura, la música o la arquitectura. Muy importante es la relación de la novela con el cine y la televisión. La obra ha sido adaptada al cine en dos ocasiones, por René Clement en 1959, con el título de A pleno sol, y por Anthony Minghella en 1991. También fue adaptada para la televisión y la radio. Y otras novelas de la serie también han sido llevadas al cine: la mejor de esas adaptaciones fue El amigo americano, de Wim Wenders, en 1977, que se convertiría en una de las películas más significativas de los años 70.  

 IR A INICIO

No comments yet

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: