Skip to content

Discurso de Mario Vargas Llosa en la ceremonia de los Premios Nobel

diciembre 8, 2010
View this document on Scribd

La evolución de Savater, por José Lázaro

noviembre 30, 2010
tags:

La fidelidad a las propias ideas choca a veces con el hecho de que pensar es cambiar de ideas. La trayectoria ideológica de Fernando Savater ofrece un ejemplo que, más allá de su caso concreto, puede ser un buen punto de partida para analizar los fundamentos (y los riesgos) del librepensamiento. Ya en su primer libro, publicado hace 40 años (Nihilismo y acción, 1970), aparece una frase premonitoria: “Cada hombre se parece más a todos los hombres que a ese arbitrario y simple fantasma que llamamos él mismo”. Cuatro décadas después son muchos los que afirman que Savater ha dejado de ser “él mismo”, aunque no acaban de ponerse de acuerdo en qué “él mismo” ha dejado de ser y en cuál se ha convertido. Hay quien le pide que explique si fue el coronel Tejero quien más influyó sobre su evolución intelectual, quien le reprocha que no siga diciendo lo mismo que decía hace 30 años y quien le acusa de traicionar unos ideales que suelen estar más cerca de las creencias del acusador que de las ideas del acusado.

Cuando en 1974 publicó Savater su tesis sobre Cioran se la dedicó a Agustín García Calvo, hoy claro ejemplo de un buen pensador que, sin embargo, ha logrado superar los 80 años pensando básicamente lo mismo que pensaba a los 40.

Quizá lo que mejor simboliza lo permanente en Savater es la metáfora politeísta que desarrolló en libros juveniles (De los dioses y del mundo, Escritos politeístas, La piedad apasionada) y que en sus memorias, 30 años después, recuerda con poco aprecio. En aquellos sermones politeístas aparece claramente todo lo que iba a dejar atrás en años posteriores: la identificación del Estado como enemigo abstracto, el énfasis en el carácter puramente negativo del pensamiento crítico, el abuso de las mayúsculas para identificar objetivos más o menos fantasmáticos a los que combatir… Pero también aparecen sus constantes: la búsqueda de una perspectiva plural, la denuncia de los muchos disfraces del Dios Único, la defensa de la multiplicidad de valores posibles que cualquier totalitarismo niega, la síntesis de pensamiento teórico y narrativa literaria, la libertad individual autónoma frente a todos los gregarismos (religiosos, militares, ideológicos, nacionalistas…).

La valoración del marxismo es un ejemplo de constancia en sus planteamientos. Desde los años setenta (cuando el marxismo todavía era la referencia común de casi toda la intelectualidad progresista) hasta la actualidad, Savater no ha dejado de criticar el sectarismo comunista ni de reconocer el núcleo noble de varias tesis marxistas.

Por el contrario, quizá el más evidente de sus giros ideológicos fue el referente a los nacionalismos autonómicos. En 1981 escribía: “Creo que la profundización de la democracia en España pasa, entre otras cosas, por el cumplimiento radical de las autonomías y el abandono por derribo del modelo de Estado madrileño-centralista”. Esta opinión no era infundada, tenía sólido apoyo en su fidelidad al pluralismo politeísta. Frente a los que advertían ya entonces contra los nuevos nacionalismos (que acabarían evidenciando la misma esencia sectaria del viejo nacionalismo españolista), Savater afirmó que el incipiente movimiento de las nacionalidades periféricas suponía “una nueva forma más directa de participación de los ciudadanos en la gestión de sus asuntos, una nueva motivación comunitaria menos abstracta que el Estado tradicional, la reinvención de una solidaridad plural en lugar de monocorde”. Esta actitud tuvo un momento álgido cuando en 1981 apareció en Barcelona un manifiesto de Amando de Miguel, Federico Jiménez Losantos y otros 2.300 abajo-firmantes que denunciaban el intento institucional de convertir el catalán en la única lengua oficial, amenazando los derechos de los castellanohablantes. Savater llegó a escribir: “Otro tema por el que asoman las orejas (¿o el tricornio?) los de la ofensiva prorrecuperación de la España cañí es el del manifiesto en defensa de los derechos del castellano en Cataluña (…), que por lo visto pretende ajusticiar con anécdotas para manchegos inocentes toda la brega por recuperar una lengua maltratada y postergada”.

Incluso los más radicales partidarios de la costumbre de cambiar de ideas solemos sentirnos incómodos cuando nos recuerdan el ardor con que defendíamos antaño argumentos contrarios a los que ahora nos parecen ciertos. Por eso hay tanta afición a edulcorar el pasado, maquillar los recuerdos y borrar los fragmentos molestos de las antiguas fotografías. Pero el que un pensador cambie de ideas (es su trabajo) no excluye la posibilidad de que tome como objeto de reflexión precisamente esos cambios. Por eso es interesante preguntarle directamente a Savater lo que piensa, en 2010, sobre estas cosas que pensaba (y escribía) allá por 1981. ¿Se podría decir que Amando de Miguel, Jiménez Losantos y compañía se dieron cuenta ya entonces de cosas que otros tardamos mucho más tiempo en ver con claridad? Su respuesta no podía ser más clara: “Probablemente sí, aunque Jiménez Losantos, por otra parte, también había defendido antes otras cosas. Pienso que tenían razón con aquel manifiesto, lo que pasa es que entonces las autonomías aún no habían tenido oportunidad de desarrollarse y aquella experiencia había que intentar hacerla. Yo fui claramente partidario de ello. Además, al principio era muy fácil, porque el franquismo parecía una guía casi infalible que nos indicaba, a la contra, lo que había que hacer: si Franco había aplastado los nacionalismos nosotros los teníamos que defender, si Franco había perseguido las demás lenguas nosotros las teníamos que apoyar… Por eso tengo la tranquilidad de que se intentó. El problema fue que a los 10 o 15 años nos dimos cuenta de que se estaban generando otras formas de autoritarismo y avasallamiento. La única duda que te queda es: si todos hubiésemos apoyado, ya en el año 1981, aquel primer manifiesto en defensa de la lengua castellana, ¿hubieran ido mejor las cosas? No lo sé, la verdad es que no lo sé. Para mi conciencia es mejor no haberlo hecho, porque al menos ahora podemos argumentar: ‘Oigan, yo les di a ustedes su oportunidad y miren lo que han hecho con ella”.

Aquel Savater defensor de los nacionalismos periféricos ha quedado tan lejos como el Savater ácrata que ante el referéndum constitucional de 1978 se burlaba desde las páginas de Egin de “la entusiasta campaña constitucional”, afirmaba que “lo difícil y moderno no es ya fabricarse otra Constitución, sino arreglárselas para no tener ninguna”, y adelantándose a la objeción de que en ese caso “cada cual podría verse sometido a tropelías sin cuento”, sostenía que “en cambio, con una Constitución las tropelías tienen al menos cuento y así, contadas de antemano, ya no duelen tanto…”.

Puede ocurrir que el dogma creencial acierte alguna vez contra el pensamiento lógico. Pero hay una diferencia fundamental: el librepensador acierta o se equivoca personalmente; argumenta a los 60 años contra las tesis que defendió a los 20 porque cuatro décadas de trabajo han dado sus frutos. El creyente se limita a cambiar de rebaño: la misma certeza clarividente con que a los 20 defendía uno el maoísmo, la pone a los 60 en la defensa del neoconservadurismo. El pensador reconoce sus errores y endereza el rumbo gracias a ello; el dogmático siempre encuentra un argumento para justificarlos y un competidor al que culpar por ellos.

Por eso la diferencia entre el librepensador y el sectario no solo está en la probabilidad de acertar, sino en la actitud de hacerlo por cuenta propia o por fidelidad a la banda de turno. Savater lo ejemplificaba al escribir en 1984: “En cuanto adopto con cierta determinación un punto de vista, comienza a tentarme con fuerza la opción opuesta y soy más sensible que nunca a sus encantos persuasivos. Esta propensión a encarnar la quinta columna de mí mismo no me evita los furores de la toma de partido, pero, en cambio, me priva del dócil nirvana de la afiliación…”.

José Lázaro es profesor de Humanidades Médicas en la Universidad Autónoma de Madrid.

VER: EL PAÍS

Arabismos

noviembre 24, 2010

En el año 711, soldados provenientes del Norte de África aunque de origen diverso (árabes, sirios y bereberes), de religión musulmana, al mando del general Tarik, derrotaron a las tropas del rey visigodo Don Rodrigo en la batalla del río Guadalete. Dio comienzo la dominación árabe de la Península Ibérica, que se prolongaría durante ocho siglos, hasta 1492, momento en que el último rey nazarí rindió Granada a los Reyes Católicos. La conquista fue rápida; en menos de ocho años conquistaron toda Hispania, a excepción de una pequeña franja en el Norte de la Península, donde los núcleos de resistencia dieron lugar andando el tiempo a los reinos cristianos peninsulares, que fueron recortando progresivamente el espacio musulmán. España se islamizó, su nombre fue Al-Andalus, adoptó en gran parte las costumbres, la cultura y la lengua del invasor y esa influencia jugó un importante papel en su evolución histórica.

1. Etapas de Al-Andalus

La conquista (711-722):  A partir de la derrota del Guadalete, Tarik, general, y Muza, gobernador de Ifriqiya, recorrieron la Península y conquistaron sin esfuerzo las grandes ciudades: Écija, Jaén, Sevilla, Mérida y Toledo (713), Zaragoza (714) y la zona de Cataluña (716-719). La conquista no ofreció grandes hechos bélicos: las ciudades hispanogodas ofrecieron poca resistencia, firmando pactos y capitulaciones, y así la España conquistada, bajo el nombre de Al-Andalus, pasó a ser provincia del Imperio musulmán.

Emirato dependiente de Damasco (711-755):  Al-Andalus se hallaba sometida al califa de Damasco, aunque sus gobernadores dependían de Ifriqiya (Túnez). La capital estuvo en un primer momento en Sevilla pero pronto se trasladó a Córdoba. Durante este periodo fueron frecuentes las luchas entre los propios musulmanes, de diferentes etnias.

Emirato de Córdoba (756-929): En el año 756 el príncipe omeya Abd Al-Rahman, único superviviente de la masacre de toda su familia por parte de los Abbasíes de Damasco, llegó a Al-Andalus, derrotó al emir Yusuf, representante del poder de Damasco, y se hizo proclamar emir con el nombre de Abd al-Rahman I. En el año 773 rompió sus relaciones con los Abbasíes y se proclamó emir independiente. A pesar de sus intentos de unificación, éstos fracasaron y tanto él como sus descendientes tuvieron que luchar no sólo contra los cristianos de Norte sino también en su propio territorio, contra mozárabes y muladíes, como en el caso de la rebelión de Omar Ibn Hafsun en la Serranía de Ronda, a finales del siglo IX, que fue duramente reprimida por Al-Hakam I. Estas luchas internas parecían debilitar el poder musulmán en Al-Andalus cuando llegó al poder Abd al-Rahman III.

Califato de Córdoba (929-1031): Abd Al-Rahman III (912-961) consiguió devolver la unidad al reino. Terminó con las revueltas internas y consiguió importantes triunfos frente a los cristianos del Norte. Bajo su gobierno, la España musulmana alcanzó su máximo esplendor. En el 929 rompió sus lazos religiosos con Oriente y se proclamó califa ‘Amir al-muminin’ (jefe de los creyentes). Instaló su gobierno en su nueva ciudad, Medina Azahara, palacio de gran belleza por sus lujosas estancias, sus jardines y sus fuentes. Sus sucesores mantuvieron la unidad territorial y política de Al-Andalus. Bajo el gobierno de Hisam II destacó la personalidad de su visir, un noble cordobés, Abu Amir Muhammad, conocido por «Almanzor» (el victorioso por Alá). Realizó múltiples campañas victoriosas contra los cristianos, conquistando ciudades como Zamora, León, Barcelona y Santiago de Compostela (997). En esta última ciudad se apoderó de las campanas de la Catedral y las hizo trasladar a Córdoba a hombros de prisioneros cristianos. A su muerte (1002), las luchas volvieron a apoderarse de Al-Andalus. Durante esta época, Al-Andalus vivió una época de esplendor en arte, arquitectura, ciencia, medicina, literatura. Córdoba era una de las ciudades más grandes e importantes de Occidente.

Salón del Trono o Salón Rico. Medina Azahara. Córdoba

Los reinos de taifas (1031-1492): El Califato se mantuvo oficialmente hasta 1031. Hisam III fue el último califa nominal, pero sin poder. A su muerte, Al-Andalus se dividió en treinta reinos: los reinos de Taifas. Entre ellos destacan los de Valencia, Murcia, Toledo, Sevilla, Granada, Badajoz y Zaragoza. Esta disgregación del poder animó a los reinos cristianos en su avance hacia el Sur, conquistando Toledo en 1085, obligando a los reyes taifas a pagar parias y poniendo la frontera entre ambos reinos en la línea del Tajo. Ante esto, los reinos taifas llamaron en su apoyo a otros pueblos musulmanes del Norte de África. En primer lugar a los almorávides «consagrados de Dios», de origen bereber (1086-1140) y más tarde a los almohades «unificadores» (1140-1214). Ambos, almorávides y almohades, defensores estrictos del Islam, persiguieron ferozmente a los mozárabes, obligándolos a huir hacia los reinos cristianos, en especial hacia Toledo. Tras la derrota de las Navas de Tolosa (1212) y las sublevaciones del norte de África, el imperio almohade desapareció definitivamente en 1224. Los reinos de taifas fueron desapareciendo progresivamente ante la expansión cristiana. En la segunda mitad del siglo XIII sólo quedaba ya el reino nazarí de Granada, que se mantuvo durante doscientos cincuenta años, hasta su conquista definitiva por los Reyes Católicos (1492).

 

La rendición de Granada. Pradilla
2. Situación lingüística

La llegada de los árabes rompió con todo el desarrollo histórico anterior: no fueron sólo una superestructura de poder, como había ocurrido con los visigodos, sino que pusieron en marcha procesos que dieron como resultado una realidad no continuadora de la Hispania visigótica. Con los conquistadores llegó, entre otras cosas, una lengua de naturaleza bien distinta a las románicas: el árabe, con sus diferentes manifestaciones escritas y orales, que se impuso como lengua oficial y de cultura. Esta lengua, el árabe, actuó como superestrato del romance andalusí y como adstrato de los otros romances peninsulares. Fueron muchos los que dominaban ambas formas lingüísticas: Al-Andalus fue una sociedad bilingüe al menos hasta el siglo XI o XII.

Rota la sociedad hispanogoda, los hablantes románicos se distribuyeron y evolucionaron en situaciones completamente nuevas. Se continuaba con el latín de Emérita, Hispalis, Curduba o Tarraco, pero era una lengua coloquial, carente de normalización y fragmentada. Lo que se perpetuó fue el habla de los enclaves de resistencia cristiana de la zona astur y pirenaica donde, junto a los habitantes de la zona, se refugiaron los miembros de la maltrecha aristocracia hispanogoda y cristianos que no deseaban permanecer en Al-andalus. Fue en esos lugares (Oviedo, León, Burgos, Barcelona…) donde nacieron los nuevos modos lingüísticos que se repartirán por la Península durante la Conquista cristiana

Al-Andalus se vio inmersa en un nuevo proceso cultural y junto al árabe coloquial o al escrito, en la zona conquistada se continuaba con el romance hispánico: el mozárabe, «la variedad lingüística románica hablada en Al-Andalus, especialmente hasta finales del siglo XI, no sólo por los cristianos que permanecieron en territorio musulmán, sino también por los muladíes o conversos al Islam y, en menor medida, por parte de la población conquistadora» (Galmés, 1999: 97). Los árabes la llamaron ‘ayamiya ( > aljamía) «lengua de extranjeros», aunque esa denominación podía aplicarse a cualquier lengua no arábiga. Es difícil establecer el alcance de este periodo de bilingüismo: se mantuvo durante el Califato y las Taifas (siglo XI), pero a partir de ese momento la presión de los reinos cristianos en la Reconquista y la llegada de nuevos pueblos africanos (almorávides y almohades) a mediados del XII, hicieron que los mozárabes emigraran hacia el Norte o fueran deportados. Esto no debió suponer la desaparición de ese romance pero sí su debilitamiento: en las ciudades reconquistadas en el siglo XIII no parece existir ningún núcleo de hablantes mozárabes.

A pesar de ello, es innegable la existencia de este periodo bilingüe, no sólo por la gran cantidad de arabismos en el romance sino por las constantes interferencias romances que aparecen en las composiciones árabes: mowassahas, jarchas y zégeles (Corriente, 1997). El conocimiento de ese romance hablado en Al-Andalus -el mozárabe- presenta grandes problemas, debidos sobre todo a la falta de documentación. Podemos caracterizarlo gracias a los rasgos que se deducen de diferentes fuentes: glosarios latino-árabes o hispano-árabes, tratados de Medicina o Botánica y los restos literarios.

Tampoco es fácil delimitar la influencia que pudo tener sobre las otras lenguas peninsulares; a pesar de que el mozárabe parece compartir ciertos rasgos con otros dialectos, las fronteras lingüística de la Península fueron marcadas por la expansión de los reinos cristianos. Desde el siglo XIII, los musulmanes que vivían en zonas conquistadas por los cristianos reciben el nombre de mudéjares. Estos siguieron utilizando su lengua, el árabe, hasta que se prohibió su uso y ellos fueron obligados a convertirse al cristianismo. Fueron los llamados moriscos, expulsados definitivamente de la Península en 1609, bajo el reinado de Felipe II. Con ellos acabó la presencia de comunidades de hablantes árabes en la Península Ibérica. A pesar de que, como ya hemos dicho, había hablantes que dominaban las dos lenguas, las diferencias lingüísticas entre ellas eran tan grandes que el influjo quedó en los aspectos más externos, sobre todo en el léxico.

Fonología

Tal como afirma Cano (1999:52) no hay en español ningún fonema prestado del árabe ni ninguna pronunciación particular. «Todos los estudios realizados sobre correspondencia de fonemas de una lengua a la otra han resultado negativos: los respectivos sistemas fonológicos fueron siempre impermeables el uno al otro». Parece posible, y así lo recogen tanto Lapesa (1981:145) como Cano Aguilar, que la influencia de los préstamos árabes modificara la frecuencia de ciertos tipos de acentuación: se incrementaron las palabras oxítonas y proparoxítonas y se produjo el aumento de polisílabas: almogávar, berenjena

Morfología

En este campo, tampoco el árabe ha dejado demasiada influencia. Aún así podemos destacar:

  • La anteposición del artículo al– a numerosos sustantivos. La fusión de ese artículo con el lexema del sustantivo permite el uso de artículos romances: la almohada, el alhelí, el albarán… En muchos casos, las palabras se han formado con el artículo al– unido a la base latina (almeja < ár. al + lat. mitulu, alpiste (< ár. al + lat. pistu).
  • En el campo derivativo, el árabe nos ha dejado el sufijo –í, para formar gentilicios (ceutí, marroquí, yemení…) u otros sustantivos o adjetivos (jabalí, maravedí, muladí, baladí…). El término «alfonsí» aparece en el siglo XIII para referirse a lo relativo a Alfonso X.
  • En el campo de las preposiciones, de origen árabe es hasta (< ar. hatta) y sus variantes adta, ata, hata, fasta . Lo son también las partículas marras, de balde, en balde.
  • Con respecto a los indefinidos, la voces fulano (< ár. fulan «uno», «cualquiera») y mengano (< ár. man kana «el que sea») son también de procedencia árabe (Lleal, 1990: 190-195; Lapesa, 1981: 133-135)
  • Las interjecciones hala, ojalá, guay y la antigua ya «Oh».

Calcos semánticos y Fraseología.

Se interpretan como calcos semánticos aquellas palabras y expresiones románicas en cuanto a origen y forma pero parcial o totalmente arabizadas en cuanto a su significado. Así, infante «niño que no habla» pasó a significar «hijo de noble», «hijo de rey», apoyándose en el termino árabe walad «hijo», «niño», «heredero al trono». Parecido fenómeno se observa en hidalgo, fidalgo, hijodalgo; hijo se relacionó con el árabe ibn «descendiente de primer grado», «relacionado con». Casos como esos son casa («casa»/«ciudad»), plata («lámina»/«plata») (Cano, 1999: 54). Además de estos calcos semánticos, el romance reprodujo textualmente algunas fórmulas y frases hechas árabes, que viven en la actualidad con total vigencia: si Dios quiere, Dios mediante, Dios te guarde, Dios te ampare

Léxico: Los arabismos

Si en otros dominios, la influencia árabe no es muy notable, en el campo del léxico sí lo es. Los arabismos del español suponen aproximadamente el 8% del vocabulario total y se calcula que son unas 4000 palabras, incluyendo voces poco usadas (Cano, 1999: 53). Los arabismos abarcan casi todos los campos de la actividad humana y según Rafael Lapesa (1981: 133) son, después del latino, el caudal léxico más importante del español, al menos hasta el siglo XVI.

Así, encontramos arabismos referidos al conocimiento y la ciencia como: algoritmo, guarismo, cifra . álgebra, redoma, alcohol, elixir, jarabe, cénit, nombres de constelaciones como Aldebarán… Referidos a instituciones y costumbres: alcalde, alguacil, albacea, alcabala…, a actividades comerciales: arancel, tarifa, aduana, almacén, almoneda, almazara, ataujía, zoco, ceca… a urbanismo y vivienda: arrabal, aldea, alquería, almunia, alcoba, azotea, zaguán, alfeizar, albañil, alarife, tabique, azulejo, alcantarilla, albañal, alfombra, almohada… En el campo de la vida doméstica, el vestido o el ocio encontramos: laúd, ajedrez, azar, tarea, alfarero, taza, jarra, ajorcas, alfiler, aljuba, albornoz, babucha, zaragüelles, albóndigas, almíbar, arrope

Los hay también referentes a las labores agrícolas, en las que los árabes fueron verdaderamente innovadores en los sistemas de cultivo y regadío: acequia, aljibe, azud, noria, arcaduz… y a plantas, flores y frutos: alcachofa, algarroba, algodón, alfalfa, alubia, azafrán, azúcar, berenjena, almiar, aceite, azucena, azahar, adelfa, alhelí, arrayán alerce, acebuche, jara, retama… También encontramos arabismos referidos a productos minerales, como azufre, almagre, albayalde, azogue, almadén… y nombres de aves rapaces, pues la cetrería era uno de los deportes preferidos por los árabes: sacre, neblí, alcotán, alcarabán, borní, alcándara… Las continuas luchas con los cristianos también proporcionaron una gran cantidad de arabismos referentes a la guerra: aceifas, algara, adalid, atalaya, alcazar, zaga, alfange, adarga, aljuba, adarve, tambor, añafil, alférez, acicate, acémilas, jaeces, albarda, barbacana

Algunos arabismos se remontan a orígenes diferentes del propio árabe: así del sánscrito nos llegó ajedrez y alcanfor, del persa, jazmín, azul, naranja, escarlata y del griego llegaron voces como arroz, alambique, acelga, alquimia… en eso los árabes no hicieron sino continuar la labor de transmisores culturales como en tantos otros campos.

Toponimia

Otro de los campos en los que la influencia árabe se deja notar es el de la toponimia; en la Península Ibérica la toponimia de origen árabe es abundantísima y no solo en las zonas de dominio musulmán sino también, aunque con menor intensidad, en la Meseta y el Noroeste. En muchos casos, su significado es descriptivo; así, Algarbe (< algarb «el poniente»), La Mancha (< mandza «altiplanicie»), Alcalá y Alcolea (< alqalat «el castillo»), Medina (< madinat «ciudad»), Rábida, Rápita (< ribat «convento militar») , Iznajar (< hisn «zona o lugar fortificado»)

En otros casos son formas compuestas amalgamados: wadi «río» nos ha dejado Guadalquivir «río grande», Guadalén «río de la fuente», Guadalajara «río de las piedras»… Abundan los que tienen por segundo elemento un nombre personal: Medinaceli «ciudad de Selim», Calatayud «castillo de Ayub» o los muchos Beni- (<ibn «hijo de»): Benicasim («hijos de Casim»). También encontramos formas híbridas arábigo-romances: Guadalcanal «río del canal», Guadalupe «río del lobo». A veces, se forman añadiendo a una voz romance el artículo árabe al-: Almonaster (< lat. monasterium), Alpuente (< lat. portellum).

Los árabes tomaron de los mozárabes la /c/ con que articulaban la /c/ latina ante /e, i/. A eso se debe el predominio de /c/ en las transcripciones de voces romances y sobre todo, la abundancia de ch por c en muchos topónimos de Al-Andalus: Conchel (Huesca), Carabanchel (Madrid), Elche (Alicante) Hornachuelos (Córdoba). Fenómeno propio de árabe hispano es la imela: el paso de /a/ a /e/ y posteriormente a /i/, que permite explicar topónimos como Hispalis > Isbilia > Sevilla.

Influencia lingüística del árabe

Características fonéticas de los arabismos

El paso de palabras árabes, tomadas del registro oral en la mayoría de los casos, al romance exigió su reajuste fonológico y acomodación al sistema hispano, pues muchos de los fonemas árabes no tenían correspondencia en español. Este proceso se realizó del siguiente modo: (Quilis, 2003: 77-80) (Lapesa, 1981:142-145)

VOCALISMO

El sistema vocálico de árabe, con tres fonemas /a, i, u/, dos grados de abertura y distinción de cantidad se acomodó al del romance, con tres grados de abertura y perdiendo la función distintiva de cantidad.

El diptongo au > o (hauz > alfoz, as-saut > azote)

El diptongo ai > e (mais > almez) o se conservó (baitar > albeitar).

CONSONANTISMO

En general, cabe destacar la conservación del carácter sordo o sonoro de los fonemas árabes, que una vez adaptados siguieron la evolución de los españoles. Sin embargo, hay una serie de fenómenos que merece la pena destacar para poder entender la acomodación de ciertos fonemas árabes no existentes en el español:

  • Dado que el romance no tenía más sibilantes fricativas que la /s/ sorda y la /z/ sonoras apicoalveolares, las sibilantes fricativas dentales árabes se acomodaron a las africadas romances /ŝ/ y /z/, con grafia c o ç y z respectivamente.
  • Las aspiradas árabes se asimilaron con la única aspirada romance, la [h], alófono de /f/ y produjeron diferentes resultados: o bien se representaron por [h], (alharaca, alheña), o bien fueron reemplazadas por /f/. De ahí las alternancias en algunas formas: rahal /rafal, Alhambra / Alfambra, alholí / alfolí.En otros casos dieron como resultados /g/ o /k/: al-‘arabiyya > algarbía.A veces llegaron a desaparecer (sobre todo el ‘ain árabe): ‘arab > árabe, al-‘arif > alarife.
  • Las terminaciones de los masculinos árabes eran consonantes o grupos consonánticos no admitidos por el español desde el siglo XIV. En estos casos:-el romance añadió una vocal de apoyo: sucq > zoco, alard > alarde, algib > algibe.-en otros, se sustituyó esa consonante árabe por otra tolerable en romance: al-‘agrab > alacrán, al-muhtasib > almotacén.
  • Los nombres árabes terminados en vocal acentuada eran insólitos en español (sólo en la conjugación había casos: canté, salí), por ello se colocó una consonante paragógica, asimilando así su forma a los sustantivos habituales en español: al-kirā’ > ant. alquilé > alquiler, al-bannā’ > albañí > albañil.

Una vez admitidos, los arabismos sufrieron los mismos cambios fonéticos que el romance:

  • Palatalización de geminadas: an-nil > añil.
  • El grupo /st/ > /s/ (grafía c/ ç): musta’rib > moçarabe > mozárabe, ‘ustuwan > çaguán > zaguán.Este cambio afectó incluso a toponimos latinos: lat. Caesar Augusta > ár. Saraqusta > Çaragoça > Zaragoza.
  • En muchos préstamos antiguos se sonorizaron las oclusivas sordas intervocálicas: al-qutun > algodón.

El uso de arabismos ha variado según las épocas; durante el Califato, cuando el centro del poder era Córdoba se introdujeron sin obstáculos ni competencia; sin embargo, durante la Baja Edad Media empiezan a retroceder frente a los latinismos y extranjerismos. Después se inicia el retroceso; el propio Villalobos (1515) recriminaba a los toledanos porque «al usar arabismos afean y ofuscan la pulidez y claridad de la lengua castellana».

El avance de la conquista cristiana hace retroceder no sólo las fronteras sino también los usos lingüísticos. Mientras los moriscos estuvieron en España sus usos y costumbre tenían actualidad, tras su expulsión en 1609 muchos términos árabes fueron desechados y sustituidos por formas romances, así alfayate y alfageme fueron sustituidos por sastre, albeitar por veterinario

«Otros se mantuvieron en el habla regional, pero la gran cantidad de ellos que subsiste con plena vida, muchos de ellos fundamentales, caracteriza el léxico hispano-portugués frente a los demás romances» (Lapesa 1981: 156)

GLOSARIO

A

Ababol, amapola del ár. Hisp. ḥappapáwr[a], y este del lat. Papāver, con infl. Del ár. ḥabb, semillas

Abalorio del ár. Hisp. Alballúri, el de vidrio, este del ár. Clás. Billawr, y este del gr. Βήρυλλος, beriloaceite del ár. Hisp. Azzáyt, este del ár. Clás. Azzayt, y este del arameo zaytāaceituna del ár. Hisp. Azzaytúna, este del ár. Clás. Zaytūnah, y este del arameo zaytūnā, dim. De zaytā

Abarraz; del ár. Hisp. ḥább arrás, granos de la cabeza

Abencerraje; del ár. Hisp. Aban [as]sarráǧ, hijo del guarnicionero, nombre del antepasado de esta familia granadina de procedencia árabedel ár. Hisp. Aban [as]sarráǧ, hijo del guarnicionero, nombre del antepasado de esta familia granadina de procedencia árabe

Abenuz; ébano del ár. Hisp. Ab[a]núz, este del ár. Clás. Abanūs, y este del gr. ἔβενος

Abismal; del ár. Hisp. Almismár, y este del ár. Clás. Mismār

Acebibe; del ár. Hisp. Azzabíb, y este del ár. Clás. Zabīb, uva o ciruela pasas

Acebuche; del ár. Hisp. Azzabbúǧ

Aceche; del ár. Hisp. Azzáǧ, y este del ár. Clás. Zāǧ

Aceifa; del ár. Hisp. ṣáyfa, y este del ár. Clás. ṣā’ifah, cosecha o expedición estival

Aceite; del ár. Hisp. Azzáyt, este del ár. Clás. Azzayt, y este del arameo zaytā

Aceituna; del ár. Hisp. Azzaytúna, este del ár. Clás. Zaytūnah, y este del arameo zaytūnā, dim. De zaytā

Aceituní del ár. Azzaytūnī, gentilicio de zaytūn, adaptación del nombre de la ciudad china de tsö-thung; del ár. Azzaytūnī, gentilicio de zaytūn, adaptación del nombre de la ciudad china de tsö-thung

Acelga del ár. Hisp. Assílqa, este del ár. Clás. Silqah, y este del gr. Σικελή, la siciliana

Acémila del ár. Hisp. Azzámila, y este del ár. Clás. Zāmilah, bestia de carga

Acemite; del ár. Hisp. Assamíd, este del ár. Clás. Samīd, y este del arameo smīdā; cf. Gr. Σεμίδαλις

Aceña: del ár. Hisp. Assánya, y este del ár. Clás. Sāniyah, elevadora

Acenefa; cenefa del ár. Hisp. ṣanífa

Acequia; del ár. Hisp. Assáqya, y este del ár. Clás. Sāqiyah, irrigadora

Acerola; del ár. Hisp. Azza ‘rúra, este del ár. Clás. Zu ‘rūrah, y este del siriaco za‘rārā

Acetre; del ár. Hisp. Assáṭl, este del ár. Clás. Saṭl, y este del lat. Sitŭla

Achacar; del ár. Hisp. Aččakká, y este del ár. Clás. Tašakkà, quejarse, denunciar

Aciar; acial del ár. Hisp. Azziyár, y este del ár. Clás. Ziyār

Acíbar; del ár. Hisp. Aṣṣíbr, y este del ár. Clás. ṣabir

Acicalar; del ár. Hisp. *ṣiqál o siqál, y este del ár. Clás. ṣiqāl, instrumento para pulir o bruñir

Acicate; del ár. Hisp. *[muzíl / ráfi‘] assiqáṭ, quita flaquezas

Acidaque; del ár. Hisp. Aṣṣidáq, y este del ár. Clás. ṣadāq o ṣidāq, dote en derecho islámico, literalmente, comprobante de sincero propósito

Acimut; del ár. Assumūt, pl. De samt

Ación; del ár. Hisp. *assiyúr, y este del ár. Clás. Suyūr, pl. De sayr, correa

Acirate; del ár. Hisp. Assiraṭ, este del ár. Clás. ṣirāṭ o sirāṭ, este del arameo isṭrāṭā, y este del lat. Strāta, calzada, vía

Acitara; citara, del ár. Hisp. Assitára, y este del ár. Clás. Sitārah, parapeto

Adafina; del ár. Hisp. Addafína, y este del ár. Clás. Dafīnah, enterrada, pues lo es en el rescoldo

Adalid; del ár. Hisp. Addalíl, y este del ár. Clás. Dalīl

Adaraja; del ár. Hisp. Addaráǧa, y este del ár. Clás. Daraǧah

Adarga; del ár. Hisp. Addárqa, y este del ár. Clás. Daraqah

Adarme; del ár. Hisp. Addárham, este del ár. Clás. Dirham, y este del gr. Δραχμή, dracma

Adarvar; der. Del ár. Hisp. [aḍ]ḍárb, y este del ár. Clás. ḍarb, golpe

Adarve: del ár. Hisp. Addárb, este del ár. Clás. Darb, y este del pelvi dar, puerta. Muro de una fortaleza.

Adaza: del ár. Hisp. *addáqsa, y este del ár. Clás. Duqsah. Sorgo

Adefera; del ár. Hisp. Aḍḍafíra, y este del ár. Clás. ḍafīrah, trenza

Adehala; del mozár. *ad iḥála o *et iḥála; cf. Alifara

Adelfa del ár. Hisp. Addífla, este del ár. Clás. Diflà, y este del gr. Δάφνη, laurel)

Ademán: del ár. Hisp. Aḍḍíman o aḍḍamán, y este del ár. Clás. ḍamān

Ademe, adema : del ár. Hisp. *addí‘ma, y este del ár. Clás. Di‘mah. En las minas, madero que sirve para entibar.

Aderra; del ár. Hisp. Addírra, y este del ár. Clás. Dirrah, soguilla, en especial la que usaba el almotacén como látigo para castigar los fraudes

Adiafa; del ár. Hisp. Aḍḍiyáfa, y este del ár. Clás. ḍiyāfah, [presente de] hospitalidad

Adivas: del ár. Clás. Aḏḏībah, loba, antigua designación de esta enfermedad. Inflamación de garganta en las bestias.

Adive del ár. Hisp. Aḏḏíb, y este del ár. Clás. ḏi’b

Adobe: del ár. Hisp. Aṭṭúb, este del ár. Clás. ṭūb, y este del egipcio ḏbt. Hierros que ponían en los pies a un criminal. Masa de barro mezclado a veces con pajamoldeada en forma de ladrillo y secada al aire

Adoquín: del ár. Hisp. Addukkán o addukkín, y este del ár. Clás. Dukkān, banco de madera o de piedra

Ador: del ár. Hisp. Addáwr, y este del ár. Clás. Dawr. Tiempo señalado a cada uno para regar.

Adra; adrar, de *adorar, repartir el turno de riego, ador

Adrolla. De la raíz del ár. Hisp. {ḥṭr}, chocarrear

Aduana del ár. Hisp. Addiwán, este del ár. Clás. Dīwān, y este del pelvi dēwān, archivo

Aduar del ár. Beduino duwwār

Adúcar: quizá del ár. Hisp. *ḥaddúqa

Adufe; del ár. Hisp. Adduff, y este del ár. Clás. Duff

Adul; del ár. Clás. ‘udūl, pl. De ‘adl, persona fehaciente, con pronun. Norteafricana

Adula: dula: del ár. Hisp. Dúla, y este del ár. Clás. Dawlah, turno. Porción de tierra que, siguiendo un turno, recibe riego de una acequia. Sitio donde se echan a pastar los ganados de los vecinos de un pueblo. Cada una de las porciones del terreno comunal o en rastrojera donde por turno pacen los ganados de los vecinos de un pueblo. Conjunto de las cabezas de ganado de los vecinos de un pueblo, que se envían a pastar juntas a un terreno comunal. Se usa especialmente hablando del ganado caballar.

Adunia; del ár. Hisp. Addúnya, mucho, literalmente, el mundo [entero], y este del ár. Clás. Dunyā

Adutaque; del ár. Hisp. *adduqáq, y este del ár. Clás. Duqāq, harina fina, en particular la de altramuces

Afán: der. Del ár. Hisp. Faná, y este del ár. Clás. Fanā’, extinción o agotamiento por la pasióncongoja.

Aguajaque; del ár. Hisp. *alwuššáq, contaminado por agua

Agüela; del ár. Hisp. ḥawála, y este del ár. Clás. ḥawālah

Ajabeba; del ár. Hisp. Aššabbába, y este del ár. Clás. Šabbābah

Ajaquefa; de azaquefa

Ajaraca; del ár. Hisp. Aššaráka, lazo, y este del ár. Clás. Šarakah, red

Ajarafe; del ár. Hisp. Aššaráf, y este del ár. Clás. Šaraf, altura dominante

Ajebe; del ár. Hisp. Aššább, y este del ár. Clás. Šabb

Ajedrea; del ár. Hisp. Aššaṭríyya o aššiṭríyya, y este del lat. Satureia

Ajedrez: del ár. Hisp. Aššaṭranǧ o aššiṭranǧ, este del ár. Clás. Šiṭranǧ, este del pelvi čatrang, y este del sánscr. Čaturaṅga, de cuatro miembros.

Ajenuz; del ár. Hisp. Šanúz, este del ár. Clás. Šūnīz, y este del persa šuniz

Ajimez: del ár. Hisp. Šamís. Ventana arqueada, dividida por una columna.

Ajomate; del ár. Hisp. Aǧǧummát, cabelleras, y este del ár. Clás. Ǧumam

Ajonjolí (del ár. Hisp. Aǧǧulgulín, y este del ár. Clás. Ǧulǧulān)

Ajorrar; de jorro : del ár. Hisp. Ǧúrr, imper. De ǧárr, y este del ár. Clás. Ǧarra, arrastrar

Ajuagas: del ár. Hisp. Aššuqáq, y este del ár. Clás. Šuqāq. Úlcera(s) en el caso de la bestia.

Ajuar: del ár. Hisp. Aššiwár o aššuwár, y este del ár. Clás. Šawār o šiwār

Alacena: del ár. Hisp. Alẖazána, y este del ár. Clás. ẖizānah

Alacet; del arag. *alacez, este del ár. Hisp. Alasás, y este del ár. Clás. Asās

Alacrán: del ár. Hisp. Al‘aqráb, y este del ár. Clás. ‘aqrab

Aladar; del ár. Hisp. *al‘aḏár, y este del ár. Clás. ‘iḏār

Aladroque; del ár. Hisp. *alḥaṭrúk, literalmente, ‘bocazas’, por el gran tamaño de la boca de este pez, y este der. De *ḥaṭr, chocarrería

Alafa: del ár. Clás. ‘alafah, dietas. Salario.

Alafia; del ár. Hisp. Al‘áfya, y este del ár. Clás. ‘āfiyah, salud

Alahilca; quizá de *alailaca, este del ár. Hisp. Al‘iláqa, y este del ár. Clás. ‘ilāqah

Alajor; quizá del ár. Hisp. ‘ašúr, período de diez días antes de la pascua grande en que se pagaban deudas y se hacían limosnas

Alajú; del ár. Hisp. Alḥašú, y este del ár. Clás. ḥašw, relleno

Alamar; del ár. Hisp. ‘alam, adorno [en la ropa]

Alambique del ár. Hisp. Alanbíq, este del ár. Clás. Inbīq, y este del gr. ἄμβιξ, -ικος

Alambique; del ár. Hisp. Alanbíq, este del ár. Clás. Inbīq, y este del gr. ἄμβιξ, -ικος

Alambor; 1 del ár. Hisp. ḥarabúl, orla, borde, revuelta, y este der. Del verbo clás. ḥawwala, alterar. 2 quizá del cat. *el ambor, sing. De *els zambors, y este del ár. Hisp. Azzanbú‘

Alamín; del ár. Hisp. Alamín, y este del ár. Clás. Amīn

Alamina: del ár. Hisp. Alamín, y este del ár. Clás. Amīn. Multa a los olleros por la excesiva carga del horno.

Alamud: del ár. Hisp. Al‘amúd, y este del ár. Clás. ‘amūd. Barra de hierro, de base cuadrada o rectangular, que servía de pasador o cerrojo para asegurar puertas y ventanas

Alarábe; del ár. Hisp. Al‘aráb, y este del ár. Clás. ‘arab, árabes, beduinos

Alarde: del ár. Hisp. Al‘árḍ, y este del ár. Clás. ‘arḍ revista militar.

Alarife del ár. Hisp. Al‘aríf, y este del ár. Clás. ‘arīf, experto

Alarije; del ár. Hisp. Al‘aríš, y este del ár. Clás. ‘arīš

Alaroz; del ár. Hisp. *al‘arúḍ, y este del ár. Clás. ‘arūḍ, poste de tienda, objeto colocado en el centro para cerrar el paso

Alaroza; del ár. Hisp. Al‘arúsa, y este del ár. Clás. ‘arūs

Alatar; del ár. Hisp. Al‘aṭṭár, y este del ár. Clás. ‘aṭṭār

Alatrón del ár. Hisp. Annaṭrún, este del ár. Clás. Naṭrūn, y este del gr. Νίτρον

Alazán: del ár. Hisp. *alaṣháb, y este del ár. Clás. Aṣhab de color rojizo o canela.

Alazor del ár. Hisp. Al‘aṣfúr, y este del ár. Clás. ‘uṣfur

Albacara del ár. Hisp. *báb albaqqára, la puerta de los boyeros; cf. Ár. Clás. Baqqār, boyero 2 del ár. Hisp. Albakkára, y este del ár. Clás. Bak[a]rah

Albacea del ár. Hisp. *ṣáḥb alwaṣíyya

Albacora del ár. Hisp. Albakúra, y este del ár. Clás. Bākūrah, fruta temprana

Albacorón, alboquerón quizá del ár. Hisp. Abulqurún, cornudo

Albada de albaida jabonera

Albadena del ár. Hisp. Albadán, y este del ár. Clás. Badan, corpiño

Albahaca, albaca del ár. Hisp. Alḥabáqa, y este del ár. Clás. ḥabaqah

Albahío: del ár. Hisp. Albahí, y este del ár. Clás. Bahī, resplandeciente. Dicho de una res vacuna: de color blanco amarillento

Albaida: del ár. Hisp. Albáyḍa, y este del ár. Clás. Bayḍā’, blanca

Albañal: del ár. Hisp. Alballá‘a; literalmente, tragona

Albanega del ár. Hisp. Albaníqa, este del ár. Clás. Banīqah, y este del lat. Paganĭca, t. F. De paganĭcus, aldeano, rústico, por ser indumentaria rústica

Albañil :del ár. Hisp. Albanní, y este del ár. Clás. Bannā’; cf. Port. Alvanel

Albaquía del ár. Hisp. Albaqíyya, y este del ár. Clás. Baqiyyah

Albarán, albalá del ár. Hisp. Albará, y este del ár. Clás. Barā’ah

Albarazo, albarazado del ár. Hisp. Albaráṣ, y este del ár. Clás. Baraṣ

Albarda, albardar albardero, enalbardar, del ár. Hisp. Albárda‘ah, y este del ár. Clás. Barda‘ah

Albardán del ár. Hisp. *albardán, descarado, y este del ár. Clás. Bardān, friolero, en el sentido de fresco de mollera, necio

Albardín del ár. Hisp. Albardí, y este del ár. Clás. Bardī, papiro; cf. Copto pi rōti, la vegetación

Albaricoque del ár. Hisp. Albarqúq, este del ár. Clás. Burqūq, y este del gr. Βερίκοκκον

Albarrada: del ár. Hisp. Y este del lat. Parata. Pared de piedra seca. Albarrada: del ár. Hisp. Albarráda, y este del ár. Clás. Barrādah, literalmente, refrescadora .alcarraza: del ár. Hisp. Alkarráza, este del ár. Clás. Kur[r]āz, y este del persa korāz, buche, por alus. A su forma..

Albarran: del ár. Hisp. Albarráni, forastero; cf. Arameo bār[r]ā, tierra exterior. Se decía del mozo soltero dedicado al servicio agrícola. Mayoral.

Albarsa, del ár. Al y lat. Bursa

Albatoza; quizá del ár. Hisp. *alḡaṭṭúsa, hipocorístico del ár. Clás. ḡaṭṭās[ah], somorgujo, por ser habitual en árabe dar a las naves nombres de aves

Albayalde: del ár. Hisp. Albayáḍ, y este del ár. Clás. Bayāḍ

Albéitar: del ár. Hisp. Albáyṭar, este del ár. Clás. Bayṭar o bayṭār, y este del gr. ἱππιατρός

Alberca del ár. Hisp. Albírka, y este del ár. Clás. Birkah

Albérchigo del ár. Hisp. *albéršiq, y este del gr. Περσικόν

Albihar; del ár. Hisp. Albihár, y este del ár. Clás. Bahār

Albitana; del ár. Hisp. Albiṭána, y este del ár. Clás. Biṭānah

Alboaire; del ár. Hisp. Albuḥáyra, laguna

Albogue del ár. Hisp. Albúq, y este del ár. Clás. Būq

Alboheza; del ár. Hisp. ẖubbáyz[a], y este metát. Del ár. Clás. ẖubbayz[ah]

Albohol; del ár. Hisp. Alḥubúl, cuerda, y este del ár. Clás. ḥubūl, pl. De ḥabl

Albollón del mozár. *balla‘ón, y este aum. Del ár. Clás. Ballā‘ah

Albóndiga: del ár. Hisp. Albúnduqa, este del ár. Clás.

Alborbola; del ár. Hisp. Alwálwala, y este del ár. Clás. Walwalah

Alborga: del ár. Hisp. Albúlḡa, y este de or. Prerromano; cf. Abarca. Calzado rústico. Alpargata: de ár. Hisp. Alparḡát, pl. De párḡa; cf. Abarca

Albornia; del ár. Hisp. *alburníyya, este del ár. Clás. Barniyyah, y este del persa barni

Albornoz: del ár. Hisp. Burnús o barnús, este del ár. Clás. Burnūs, y este del gr. Βίρρος

Alboronia; del ár. Al-būrāniyya, guiso que lleva el nombre de būrān, esposa del califa al-ma’mūn

Alboroque: quizá del ár. Hisp. *alborók, y este del ár. Clás. ‘arbūn).agasajo.

Alborozo; del ár. Hisp. Alburúz, y este del ár. Clás. Burūz, parada militar previa a una expedición

Albotín quizá del ár. Hisp. *albuṭm, y este del ár. Clás. Buṭm, terebinto

Albricias del ár. Hisp. Albúšra, y este del ár. Clás. Bušrà

Albudeca; del ár. Hisp. Albaṭṭíẖa, y este del ár. Clás. Biṭṭāẖah

Albufera: del ár. Hisp. Albuḥáyra, y este del ár. Clás. Buḥayrah, dim. De baḥr, mar

Albur; del ár. Hisp. Albúri,, este del ár. Clás. Būrī, y este del egipcio br; cf. Copto bōre

Alcabala: del ár. Hisp. Alqabála

Alcabor: del ár. Hisp. Alqabú, y este del ár. Clás. Qabw. Hueco de la campana del horno o chimenea.. Hueco de la campana del horno o chimenea.

Alcabtea; del ár. Hisp. Alqabṭíyya, este del ár. Clás. Qubṭiyyah o qibṭiyyah, este del copto gyptios, y este del gr. Αἰγύπτιος, [tela] egipcia

Alcacel, alcacer: del ár. Hisp. Alqaṣíl, y este del ár. Clás. Qaṣīl. Cebada verde para pasto, huerto

Alcachofa: del ár. Hisp. Alẖaršúf[a], este del ár. ẖuršūf[ah], y este quizá del pelvi *hār čōb, palo de espinas

Alcadafe: vaso para las escurriduras que caen al medir el vino.

Alcaduz, arcaduz: del ár. Hisp. Alqadús, este del ár. Clás. Qādūs, y este del gr. Κάδος, tonel, cántaro

Alcafar; del ár. Hisp. Alkafál, y este del ár. Clás. Kafal

Alcahaz; del ár. Hisp. Alqafáṣ, este del ár. Clás. Qafaṣ, este del arameo qafṣā, y este del lat. Capsa

Alcahuete: del ár. Hisp. Alqawwád, y este del ár. Clás. Qawwād

Alcaiceria; del ár. Hisp. Alqaysaríyya, y este del lat. Caesarĕa, por levantarse tales edificios por privilegio imperial

Alcaide, alcalde: del ár. Hisp. Alqáyid, y este del ár. Clás. Qā’id, conductor de tropas

Alcali; del ár. Hisp. *alqalí, y este del ár. Clás. Qily, sosa

Alcaller: del ár. Hisp. Alqallál. Alfarero. De alfaharero. Alfar: de alfahar: taller

Alcamiz; transmisión errónea de *atamiz o *altamiz, este del ár. Hisp. Attamyíz o attamíz, revista y rol de soldados, y este del ár. Clás. Tamyīz, distinción

Alcamonías: del ár. Hisp. Kammuníyya, este del ár. Clás. Kammūniyyah, electuario de cominos, y este del gr. Κύμινον, comino

Alcana; del ár. Hisp. Alḥínna, y este del ár. Clás. ḥinnā’

Alcancía: del ár. Hisp. *alkanzíyya, este del ár. Clás. Kanz, tesoro, y este del pelvi ganǰ

Alcandia; del ár. Hisp. Qaṭníyya, y este del ár. Clás. Quṭniyyah

Alcandora, alcándora, alcándara del ár. Hisp. Alqandúra, y este del persa qanture vestimenta a modo de camisa. 2 del ár. Hisp. Alkándara, este del ár. Clás. Kandarah, y este quizá del persa kande rāh, camino en la jaula del halcón

Alcanería del ár. Hisp. Alqannaríyya, este del b. Lat. *cannaria, y este del gr. Κινάρα

Alcanfor; del ár. Hisp. Alkafúr, este del ár. Clás. Kāfūr, este del pelvi kāpūr, y este del sánscr. Karpūrā

Alcántara, alcantarilla. Del ár. Hisp. Alqánṭara, este del ár. Clás. Qanṭarah, y este quizá del gr. Κέντρον, centro de círculo

Alcanzar: del lat. *incalciare, con infl. Del art. Ár. Al-

Alcaparra: del ár. Hisp. Alkappárra, este del lat. Cappăris, y este del gr. Κάππαρις

Alcaraván del ár. Hisp. *alkarawán, este del ár. Clás. Karawān, y este del persa karvān

Alcaravea del ár. Hisp. Alkarawíyya, este del arameo karawyā, y este del gr. Καρώ

Alcarceña: del ár. Hisp. Alkarsánna, y este del arameo karsannā, ventrudo, porque, ingerida en exceso, hincha el vientre

Alcarchofa; alcachofa: del ár. Hisp. Alẖaršúf[a], este del ár. ẖuršūf[ah], y este quizá del pelvi *hār čōb, palo de espinas

Alcaria; alquería: del ár. Hisp. Alqaríyya, y este del ár. Clás. Qaryah

Alcarraza (del ár. Hisp. Alkarráza, este del ár. Clás. Kur[r]āz, y este del persa korāz, buche, por alus. A su forma

Alcartaz: del ár. Hisp. Alqarṭás o alqirṭás, este del ár. Clás. Qirṭās, y este del gr. Χάρτης, hoja de papiro

Alcatara del ár. Hisp. Alqaṭṭára, y este de la raíz {qṭr}, destilar

Alcatenes; del ár. Hisp. Alkattán, y este del ár. Clás. Kattān, lino

Alcatifa: del ár. Hisp. Alqaṭífa, y este del ár. Clás. Qaṭīfah. Tapete fino.

Alcatraz; quizá del ár. Hisp. *qaṭrás, el de andares ufanos

Alcaudón del ár. Hisp. *alqabṭún, y este quizá del lat. Capĭto, -ōnis, cabezón

Alcavela; del ár. Hisp. Alqabíla, y este del ár. Clás. Qabīlah

Alcayata: del ár. Hisp. *alkayáṭa, y este del lat. Cāia. Escarpia.

Alcazaba: del ár. Hisp. Alqaṣába, y este del ár. Clás. Qaṣabah. Recinto fortificado.

Alcázar: del ár. Hisp. Alqáṣr, este del ár. Clás. Qaṣr, y este del lat. Castra, campamento. Fortaleza, recinto fortificado.

Alcazuz; del ár. Hisp. ‘írq assús, y este del ár. Clás. ‘irq assūs

Alcoba: del ár. Hisp. Alqúbba, este del ár. Clás. Qubbah, y este del pelvi gumbad, cúpula [de un templo del fuego

Alcohela; del ár. Hisp. Alkuḥáyla, y este del ár. Clás. Kuḥaylā

Alcohol: del ár. Hisp. Kuḥúl, y este del ár. Clás. Kuḥl

Alcoholar; de alcohol, polvo finísimo

Alcolla; del ár. Hisp. Alqúlla, y este del ár. Clás. Qullah; cf. Copto kelōl

Alcor: del ár. Hisp. Alqúll, y este del lat. Collis. Cerro.

Alcorán: del ár. Clás. Alqur’ān, lectura

Alcorci; del ár. Hisp. Alkursí, este del ár. Clás. Kursī, silla, soporte, y este del arameo kūrs[iy]yā)

Alcornoque: del ár. Hisp. Alqúrq, y este del arameo qarqā o qurqā. Chanclo con suela de corcho.

Alcorque del ár. Hisp. Alqúrq, y este del arameo qarqā o qurqā

Alcorza; del ár. Hisp. Alqúrṣa, y este del ár. Clás. Qurṣah

Alcotán, alcotana del ár. Hisp. Quṭán, y este del ár. Clás. Qaṭām

Alcrebite; del ár. Hisp. Alkibrít, este del ár. Clás. Kibrīt, y este del acadio kibrītu[m]

Alcuacil del ár. Hisp. Alqabsíl[a], este del mozár. *kapićéḻa, y este dim. Del lat. Hisp. Capĭtia, cabeza, por alus. A su forma

Alcubilla: del dim. Del ár. Hisp. Alkúba, y este quizá del lat. Vulg. *cova, f. De covus, hueco. Arca de agua.

Alcuna; alcurnia: del ár. Hisp. Alkúnya, y este del ár. Clás. Kunyah

Alcuza: del ár. Hisp. Alkúza, este del ár. Clás. Kūzah, este del arameo kūz[ā], y este del persa kuze

Alcuzcuz; del ár. Hisp. *alkuskús

Aldaba: del ár. Hisp. Aḍḍabba, y este del ár. Clás. ḍabbah, literalmente, ‘lagarta’, por su forma, en origen semejante a la de este reptil

Aldea: del ár. Hisp. Aḍḍáy‘a, y este del ár. Clás. ḍay‘ah

Aldiza: del ár. Hisp. Addísa. Aciano.

Alefriz; del ár. Hisp. *alifríz, este del ár. Clás. Ifīz, apóc. Del siriaco prāzūmā, y este del gr. Περίζωμα, faja

Aleja; der. Del ant. Lexar, dejar, y este del lat. Laxare, ensanchar, aflojar

Alejija; del ár. Hisp. Addašíša, y este del ár. Clás. Ǧašīšah

Alema: del ár. Hisp. Alẖídma, y este del ár. Clás. ẖidmah, servicio. Porción de agua de regadío que se reparte por turno.

Alerce del ár. Hisp. Alárz[a], y este del ár. Clás. Arz[ah], cedro[s]

Aletría; del ár. Hisp. Alaṭríyya o aliṭríyya, este del ár. Clás. Iṭriyah, este del arameo rabínico iṭṭĕrī[tā], especie de fideos, y este del lat. Attrīta, desmigajada, sopa

Aleve: del ár. Hisp. Al‘áyb, y este del ár. Clás. ‘ayb, defecto, tacha o nota de infamia. Alevosía, alevoso.

Aleya; del ár. Hisp. Aláya, y este del ár. Clás. Al’āyah

Alfaba; del ár. Hisp. Alḥábba, y este del ár. Clás. ḥabbah, grano, porción pequeña

Alfábega; albahaca

Alfadía: del ár. Hisp. Alhadíyya, y este del ár. Clás. Hadíyyah. Soborno.

Alfaguara: del ár. Hisp. Alfawwára, y este del ár. Clás. Fawwārah, surtidor

Alfahar; del ár. Hisp. Alfaẖ ẖár, y este del ár. Clás. Faẖ ẖār, cerámica, alfarería

Alfaida: del ár. Hisp. Alfáyiḍa, y este del ár. Clás. Fā’iḍah, desbordante. Crecida de río.

Alfajeme del ár. Hisp. Alḥaǧǧám, y este del ár. Clás. ḥaǧǧām

Alfajor: del ár. Hisp. Fašúr, este del persa afšor, jugo, y este del pelvi afšurdan, exprimir. Alajú: del ár. Hisp. Alḥašú, y este del ár. Clás. ḥašw, relleno.

Alfalfa: del ár. Hisp. Alfáṣfaṣ[a], este del ár. Clás. Fiṣfiṣah, y este del pelvi aspast

Alfaneque quizá del ár. Hisp. ḥanakí, negro 2 del ár. Hisp. *alfaráq, y este del berb. Afrag, cercado

Alfanje: del ár. Hisp. Alẖánǧar o alẖánǧal, y este del ár. Clás. ẖanǧar

Alfaque del ár. Hisp. Alḥáǧiz, y este del ár. Clás. ḥāǧiz, obstáculo, impedimento

Alfaqueque del ár. Hisp. Alfakkák, y este del ár. Clás. Fakkāk

Alfaquí del ár. Hisp. Alfaqí, y este del ár. Clás. Faqīh

Alfaquín del ár. Hisp. Alḥakím, y este del ár. Clás. ḥakīm

Alfar de alfahar

Alfaraz: del ár. Hisp. Alfarás, y este del ár. Clás. Faras. Caballo para la tropas ligeras.

Alfarda: del ár. Hisp. 1 alfárḍa, y este del ár. Clás. Farḍah, imposición, deber, cuota. 2 del ár. Hisp. Alfárda, y este del ár. Clás. Fardah, uno de un par

Alfardón 1 del ár. Al-fara, el impar 2 quizá del ár. Hisp. Alḥarḍún, y este del ár. Clás. ḥirḏawn, lagarto

Alfareme del ár. Hisp. Alḥarám, y este del ár. Clás. Iḥrām

Alfarje del ár. Hisp. Alfárš, y este del ár. Clás. Farš, lecho o tapiz que lo suple

Alfarjía del ár. Hisp. *alfaršíyya, adj. De alfárš, alfarje

Alfarnate: quizá del ár. Hisp. Y mozár. *alfarnáṭ, y este del lat. Tardío farinātus, enharinado

Alfarrazar der. Del ár. Hisp. Alẖarráṣ, evaluador de cosechas

Alfaya:del ár. Hisp. Alháyya, y este del ár. Clás. Hay’ah, prestancia.

Alfayate:del ár. Hisp. Alẖayyáṭ, y este del ár. Clás. ẖayyāṭ. Sastre.

Alfazaque del ár. Hisp. *alḥazzáq, pedorrero

Alfeizár:del ár. Hisp. *alḥáyza, y este del ár. Clás. ḥā’izah, la que toma posesión

Alfeñique:del ár. Hisp. Fa[y]níd, este del ár. Clás. Fānīd, este del persa pānid, y este del sánscr. Phaṇita, concentrado de guarapo

Alferazgo, empleo o dignidad de alférez

Alferecía del ár. Hisp. Alfaliǧíyya, este del ár. Clás. Fāliǧ, y este del gr. ἀποπληξία, apoplejía

Alférez:del ár. Hisp. Alfáris, y este del ár. Clás. Fāris, caballero

Alferraz quizá del ár. Hisp. *alfarrás, y este del ár. Clás. Farrās, apresador

Alferza:del ár. Hisp. Alfarza, abrev. Del ár. Clás. Firzān, este del persa farzin, y este del pelvi frāzen, guardián

Alficoz del ár. Hisp. *alfiqqús, y este del arameo rabínico pikkūsā, acción de quitar el rabillo al cohombro para consumirlo

Alfil:del ár. Hisp. Alfíl, este del ár. Clás. Fīl, y este del pelvi pīl, elefante. 2 del ár. Hisp. Alfi[l], y este del ár. Clás. Fa’l

Alfilel; alfiler

Alfiler:del ant. Alfilel, este del ár. Hisp. Alẖilál, y este del ár. Clás. ẖilāl

Alfinge del ár. Hisp. Isfánja, este del lat. Spongĭa, esponja, y este del gr. Σπογγία

Alfitete del ár. Hisp. Alfitát[a], y este del ár. Clás. Futāt, migajas de pan; cf. Port. Alfitete, tipo de dulce

Alfiz:quizá del ár. Hisp. *alḥíz, este de alḥáyyiz, y este del ár. Clás. ḥayyiz

Alfolí del ant. Alhorí, este del ár. Hisp. Alhurí, y este del ár. Clás. Hury; cf. Egipcio mẖr y copto ahor

Alfombra: del ár. Hisp. Alḥánbal, especie de poyal o tapiz para estrados, aún muy usado en marruecos, y este del ár. Clás. ḥanbal, pelliza usada

Alfóncigo, alfonsigo del ár. Hisp. Alfústaq, este del ár. Clás. Fustuq, este del pelvi pistag, y este del gr. Πιστάκη

Alforfa, alfolfol, alforfón. Del ár, al-farfur. Trigo sarraceno

Alforja:del ár. Hisp. Alẖurǧ, y este del ár. Clás. ẖurǧ

Alforre del ár. Hisp. *[aṭṭáyr] alḥúrr, y este del ár. Clás. Aṭṭā’iru lḥurr, el ave noble

Alforrocho del ár. Hisp. Alfurrúǧ, y este del ár. Clás. Farrūǧ o furrūǧ

Alforza: del ár. Hisp. Alḥúzza, y este del ár. Clás. ḥuǧzah

Alfoz:del ár. Hisp. Alḥáwz, y este del ár. Clás. ḥawz. Arrabal, término.

Algaba:del ár. Hisp. Alḡába, y este del ár. Clás. ḡābah. Bosque, selva.

Algaida del ár. Hisp. Alḡáyḍa, y este del ár. Clás. ḡayḍah

Algalia del ár. Hisp. Alḡál[i]ya, y este del ár. Clás. ḡāliyah

Algar:del ár. Hisp. Alḡár, y este del ár. Clás. ḡār. Cueva o caverna.

Algara:del ár. Hisp. 1 alḡára, y este del ár. Clás. ḡārah. Tropa de a caballo que salía a correr y saquear la tierra del enemigo 2 del ár. Hisp. Alḡilála, y este del ár. Clás. ḡalālah o ḡilālah, túnica. Fárfara: quizá del ár. Hisp. *falḡalála, en fárfara

Algarabía del ár. Hisp. Al‘arabíyya, y este del ár. Clás. ‘arabiyyah

Algarabío del ár. Hisp. Al‘arabí, y este del ár. Clás. ‘arabī

Algarivo, va del ár. Hisp. Alḡaríb, y este del ár. Clás. ḡarīb

Algarrada:del ár. Hisp. Al‘arráḍa, y este del ár. Clás. ‘arrādah. Máquina de guerra

Algarroba: del ár. Hisp. Alẖarrúba, este del ár. Clás. ẖarrūbah o ẖarnūbah, y este del persa ẖar lup, quijada de burro

Algavaro del ár. Hisp. Alḡawwár, el algarero, porque sus largas antenas parecen picas

Algazara:del ár. Hisp. Alḡazara, locuacidad, y este del ár. Clás. ḡazārah, abundancia. Ver: algara.

Algazul del ár. Hisp. Alḡasúl, y este del ár. Clás. ḡāsūl

Álgebra:del lat. Tardío algĕbra, y éste abrev. Del ár. Clás. Alǧabru walmuqābalah, reducción y cotejo

Algodón del ár. Hisp. Alquṭún, y este del ár. Clás. Quṭn

Algorfa del ár. Hisp. Alḡúrfa, y este del ár. Clás. ḡurfah

Algorín del ant. Alhorí, este del ár. Hisp. Alhurí, y este del ár. Clás. Hury; cf. Egipcio mẖr y copto ahor

Algoritmo quizá del lat. Tardío *algobarismus, y este abrev. Del ár. Clás. ḥisābu lḡubār, cálculo mediante cifras arábigas

Algorza:del ár. Hisp. Y mozár. * alḡúrsa, y este del celta *gŏrtia. Cubierta que se pone a las tapias.

Alguacil: del ár. Hisp. Alwazír, y este del ár. Clás. Wazīr

Alguaquida; del ár. Hisp. Alwaqída, y este del ár. Clás. Waqīd, combustible

Alguarismo: del ár. Al-jwārizmī, sobrenombre del célebre matemático mohámed ben musa. Número.

Alguaza del ár. Hisp. Alwáṣl, tira de cuero añadida que servía de gozne, y este del ár. Clás. Waṣl, juntura

Alhaite del ár. Hisp. Alẖáyṭ, y este del ár. Clás. ẖayṭ, hilo

Alhaja: del ár. Hisp. Alḥáǧa, y este del ár. Clás. ḥāǧah, cosa necesaria o valiosa

Alhamar del ár. Hisp. Alḥánbal, especie de poyal o tapiz para estrados, y este del ár. Clás. ḥanbal, pelliza usada

Alhamel del ár. Hisp. Alḥammál, y este del ár. Clás. ḥammāl

Alhamí quizá de alhama, localidad granadina

Alhandal del ár. Hisp. Alḥánẓal, y este del ár. Clás. ḥanẓal

Alhanía:del ár. Hisp. Alḥaníyya, alcoba, y este del ár. Clás. ḥaniyyah, bóveda

Alhaquín transmisión errónea del ár. Hisp. Alḥay[i]kín, tejedores

Alharaca:del ár. Hisp. Alḥaráka, y este del ár. Clás. ḥarakah

Alharma del ár. Alḥarmal

Alhavara del ár. Hisp. *alḥawwára, y este del ár. Clás. ḥuwwārà, flor de harina

Alhelí. Del ár. Hisp. Alẖayrí, este del ár. Clás. ẖīrī, y este del persa xiri.

Alheña: del ár. Hisp. Alḥínna, y este del ár. Clás. ḥinnā’

Alhinde; alinde: abrev. Del ár. Hisp. Mirí min hind, espejo de acero

Alholva; del ár. Hisp. Alḥúlba, y este del ár. Clás. ḥulbah

Alhóndiga:del ár. Hisp. Alfúndaq, este del ár. Clás. Funduq, este del arameo panduqiūm, y este del gr. Πανδοχεῖον, albergue. Casa pública destinada a la venta de trigo.

Alhori; alfolí

Alhorre; 1 quizá del ár. Hisp. *alẖúrr, y este del ár. Clás. ẖur’, excremento 2 del ár. Hisp. *alḥúrr, y este del ár. Clás. Šakātu lḥúrr, afección cutánea infantil

Alhorría: del ár. Hisp. Alḥurríyya, y este del ár. Clás. ḥurriyyah

Alhucema:del ár. Hisp. Alẖuzáma, y este del ár. Clás. ẖuzāmà

Alhurreca; quizá del ár. Hisp. Alḥurrayqa, ortiga

Aliacán del ár. Hisp. Alyaraqán, y este del ár. Clás. Yaraqān

Aliara; del ár. Hisp. Y mozár. *alfiyára, este del lat. Phiăla, especie de pátera, y este del gr. Φιάλη

Alicatar:der. Del ár. Hisp. Alqáṭ[a]‘, y este del ár. Clás. Qaṭ’, corte. Azulejar: colocar azulejos. Azulejo:del ár. Hisp. Azzuláyǧ[a]).

Alicate:del ár. Hisp. *allaqqáṭ, y este del ár. Clás. Laqqāṭ, tenazas

Alidada; del ár. Hisp. Al‘iḍáda, y este del ár. Clás. ‘iḍādah

Alifa; del ár. Hisp. ẖalífa, y este del ár. Clás. ẖalīfah, sucesor

Alifafe:1 del ár. Hisp. Al‘ifáṣ, y este del ár. Clás. ‘ifāṣ, bolsa del sembrador. 2 del ár. Hisp. Alliḥáf, y este del ár. Clás. Liḥāf, cobertor.

Alifara; del ár. Hisp. Aliḥála, y este del ár. Clás. Iḥālah, cesión de crédito

Alijar; del ár. Hisp. Addišár, y este del ár. Clás. Ǧušār. Dehesa

Alimara:del ár. Hisp. Alimára, y este del ár. Clás. Imārah. Señal desde un atalaya.

Alioj; quizá del ár. Hisp. Yašb, este del arameo yašpe, y este del acadio [j]ašpū, jaspe

Alizace; del ár. Hisp. Alisas, y este del ár. Clás. Isās

Alizar; del ár. Hisp. Aliḥṣár, y este del ár. Clás. Iḥṣār

Aljaba:del ár. Hisp. Alǧá‘ba, y este del ár. Clás. Ǧa‘bah

Aljabibe; del ár. Hisp. *alǧabbíb

Aljama:del ár. Hisp. Alǧamá‘a, y este del ár. Clás. Ǧamā‘ah, infl. En su forma por aljama. Sinagoga, junta de moros o judíos. 2 del ár. Hisp. Alǧáma‘, y este del ár. Clás. Ǧāmi. Mezquita.

Aljamía del ár. Hisp. Al‘aǧamíyya, y este del ár. Clás. A‘ǧamiyyah. Lengua.

Aljarafe, ajarafe: del ár. Hisp. Aššaráf, y este del ár. Clás. Šaraf. Altura dominante, terreno elevado.

Aljaraz; del ár. Hisp. Alǧarás, y este del ár. Clás. Ǧaras

Aljarfa aljarfe quizá del ár. Hisp. *aljárifa

Aljebana; del ár. Hisp. Alǧáfna, y este del ár. Clás. Ǧafnah

Aljerife; quizá del ár. Hisp. *aljárifa

Aljez:del ár. Hisp. Alǧiṣṣ, este del ár. Clás. Ǧaṣṣ o ǧiṣṣ, este del pelvi gač, y este del gr. Γύψος, yeso

Aljibe:del ár. Hisp. Alǧúbb, y este del ár. Clás. Ǧubb

Aljofaina: del ár. Hisp. Alǧufáyna, y este del ár. Clás. Ǧufaynah, dim. De ǧafnah. Jofaina

Aljófar del ár. Hisp. Alǧáwhar, este del ár. Clás. Ǧawhar, y este del pelvi gōhr, perlas

Aljofifa; del ár. Hisp. Alǧaffífa. Esponja

Aljor; quizá del ár. Hisp. Al[l]aǧúr, este del ár. Clás. Āǧurr, este del arameo āgūrā, y este del acadio agurrum, ladrillos

Aljorca, ajorca: del ár. Hisp. Aššúrka, y este del ár. Clás. Šuruk, pl. De širāk. Correa.

Aljuba, jubón, juba: : del ár. Hisp. Alǧúbba, y este del ár. Clás. Ǧubbah. Vestidura

Aljuma: del ár. Hisp. Alǧúmma, y este del ár. Clás. Ǧummah, cabellera

Alloza: del ár. Hisp. Alláwza, y este del ár. Clás. Lawzah, almendra

Almacabra: del ár. Hisp. Almaqbára, y este del ár. Clás. Maqbarah. Cementerio de moros.

Almacén: del ár. Hisp. Almaẖzán, y este del ár. Clás. Maẖzan

Almaceria: del ár. Hisp. Almaṣríyya, literalmente, ‘la egipcia

Almáciga, almástica, almáciga, almazaque: 1 del ár. Hisp. Almáṣṭaka, este del ár. Clás. Maṣṭakā[‘], y este del gr. Μαστίχη 2 del ár. Hisp. Almásqa, y este del ár. Clás. Masqāh, depósito de agua

Almadén:del ár. Hisp. Alma‘dán o alma‘dín, y este del ár. Clás. Ma‘din. Mina, minero.

Almádena:del ár. Hisp. Almáṭana, y este cruce del ár. Clás. Mi‘dan y el ár. Hisp. Patána, trasto, cacharro

Almadía del ár. Hisp. Alma‘díyya

Almadraba:del ár. Hisp. Almaḍrába, lugar donde se golpea o lucha. Pesca de atunes.

Almadraque:del ár. Hisp. Almaṭráḥ, colchón

Almadreña; del mozár. *matr[w]éṉa, y este del lat. Materĭa, madera)

Almagacén; almacén

Almagre, almagra, almazarrón del ár. Hisp. Almáḡra, y este del ár. Clás. Maḡ[a]rah, tierra roja

Almaizar; del ár. Hisp. Almayzár, y este del ár. Clás. Mi’zar

Almaja:quizá del ár. Hisp. Almáks. Derecho que se pagaba en murcia por algunos frutos cogidos en secano

Almajaneque:del ár. Hisp. Almanǧaníq, este del ár. Clás. Manǧanīq, y este del gr. Μηχανική. Maganel ( provenzal) máquina militar que servía para batir murallas

Almajar; del ár. Hisp. Alma‘ǧár, y este del ár. Clás. Mi‘ǧar

Almajara del ár. Hisp. Almašǧára, y este del ár. Clás. Mašǧarah

Almalafa del ár. Hisp. Almalḥáfa o almaláḥfa, y este del ár. Clás. Milḥafah

Almanaca; del ár. Hisp. *almaẖnáqa, y este del ár. Clás. Miẖnaqah

Almanaque del ár. Hisp. Almanáẖ, calendario, y este del ár. Clás. Munāẖ, alto de caravana, porque los pueblos semíticos comparaban los astros y sus posiciones con camellos en ruta

Almancebe del ár. Hisp. Almanṣába, banco

Almandina, alabandino del lat. Alabandīna [gemma], piedra preciosa de alabanda, ciudad de caria

Almarada del ár. Hisp. *almaẖráz, y este del ár. Clás. Miẖraz

Almarada:del ár. Hisp. *almaẖráz, y este del ár. Clás. Miẖraz. Puñal agudo de tres aristas y sin corte. Aguja para coser alpargatas.

Almarbate, almarbatar del ár. Hisp. Almarbáṭ, cinturón, y este del ár. Clás. Mirbaṭ, traba

Almarcha:del ár. Hisp. Almárǧ, este del ár. Clás. Marǧ, y este del avéstico margu. Población situada en vega o tierra baja

Almarjo quizá del ár. Hisp. Almárǧ, este del ár. Clás. Marǧ, y este del avéstico margu

Almaro del ár. Hisp. *almáru, este del lat. Mārum, y este del gr. Μᾶρον

Almarrá del ár. Hisp. *almaḥláǧ, y este del ár. Clás. Miḥlāǧ

Almarraja, almarrafa del ár. Hisp. Almarášša, y este del ár. Clás. Miraššah

Almártaga 1 del ár. Hisp. *almárta‘a por ritá‘, traba del ganado 2 (del ár. Hisp. Almártaq o almártak, este del ár. Clás. Martak, y este del persa martak o mortak

Almatriche del mozár. Y ár. Hisp. Almatríǧ o almatríč, acequia madre, y este del lat. Matrix, -īcis, fuente, origen

Almatroque quizá del ár. Hisp. Maṭrúḥ, y este del ár. Clás. Maṭrūḥ, arrojado

Almazara:del ár. Hisp. Alma‘ṣára, y este del ár. Clás. Ma‘ṣarah. Molino de aceite.

Almazarron; quizá metát. De *almagrazón, aum. De almagra

Almea 1 del ár. Hisp. Almáy‘a, y este del ár. Clás. May‘ah 2 del fr. Almée, este del ár. Dialect. ‘ālmeh, maestra de bailarinas o músicas, y este del ár. Clás. ‘ālimah,entendida

Almejí, almejía del ár. Mawšīý, recamada

Almena del art. Ár. Al- y el lat. Minae, almenas

Almenara:del ár. Hisp. Almanára, y este del ár. Clás. Manārah, lugar donde hay luz, faro. 2 del ár. Hisp. Manhár, y este del ár. Clás. Manhar, arroyo

Almez. Del ár. Hisp. Almáys, y este del ár. Clás. Mays

Almíbar:del ár. Hisp. Almíba, este del ár. Clás. Maybah, y este del persa mey be, néctar de membrillo

Almicantarat, almucantarat del ár. Clás. Almuqanṭarāt

Almidón (del art. Ár. Al- y el gr. ἄμυλον, lat. Amy̆lum, b. Lat. Amidum (del art. Ár. Al- y el gr. ἄμυλον, lat. Amy̆lum, b. Lat. Amidum

Almifor, almifar, almiforo, del ár. Almifar, caballo mula drae 1947

Almijar del ár. Hisp. Almanšár, de la raíz clás. {nšr}, extender para secar

Almijara quizá del ár. Hisp. *almiš‘ála, y este del ár. Clás. Maš‘alah, linterna, antorcha

Almimbar:del fr. Minbar, y este del ár. Clás. Minbar. Púlpito de la mezquita

Alminar:del fr. Minaret, y este del turco minare. Torre de la mezquita. Minarete.

Almirante, almiral, aliraje, almiral:del ant. Amirate, interpretado como part. Act. Y con infl. Del art. Ár. Al, este del b. Lat. Amiratus, este del gr. Bizant. ἀμιράς, -άδος, y este del ár. Clás. Amīr

Almirez, almofariz:del ár. Hisp. Almihrás o almihráz, y este del ár. Clás. Mihrās

Almizate. Del ár. Almaucata. Punto central del arneruelo

Almizque, almizcle del ár. Hisp. Almísk, este del ár. Clás. Misk, y este del pelvi mušk

Almocadén:del ár. Hisp. Almuqaddám, y este del ár. Clás. Muqaddam. En la milicia antigua, caudillo o capitán de tropa de a pie

Almocafre:quizá del ár. Hisp. *abu káff, y este del ár. Clás. Abū kaff, el de la mano. Instrumento que sirve para escardar y limpiar la tierra de malas hierbas

Almocarbe. Del ár. Hisp. Almuqárbas, construido como bóveda de estalactitas, con infl. De árabe, y este del gr. Κρηπίς, base

Almocati. Del ár. “al-mujjat”, las médulas.

Almoceda. Quiza del ár. “al-musdaá, lo que no se deja fluir o correr libremente.

Almocrebe. Del ár. Hisp. Almukári, y este del ár. Clás. Mukārī. Arriero de mulos

Almocri; del ár. Hisp. Almuqrí, y este del ár. Clás. Muqri‘, maestro de recitación coránica

Almodí, almudí, almudían, del ár. Hisp. Almudí, este del ár. Clás. Mudy, y este del lat. Modĭus, modio

Almodon. Del ár. Hisp. Almadhún, y este del ár. Clás. Madhūn, literalmente, ‘untado

Almodrote del ár. Hisp. Almaṭrúq, y este del ár. Clás. Maṭrūq, majado

Almofalla:cf. Almahala . Hueste de guerra

Almófar almofre:del ár. Hisp. Almáḡfar, y este del ár. Clás. Miḡfar. Parte de la armadura antigua, especie de cofia de malla, sobre la cual se ponía el capacete

Almofariz; almirez

Almofía: jofaina: del ár. Hisp. Almuẖfíyya, literalmente, ‘oculta’

Almofrej del ár. Hisp. Almafráš

Almogama; del ár. Hisp. Almuǧámma‘, y este del ár. Clás. Muǧamma‘, juntado

Almogávar; del ár. Hisp. Almuḡáwir, y este del ár. Clás. Muḡāwir

Almohada:del ár. Hisp. Almuẖádda, y este del ár. Clás. Miẖaddah

Almohade del ár. Hisp. *almuwaḥḥád, unificado, y este del ár. Clás. Muwaḥḥid, monoteísta

Almoharrefa, almorrefa del ár. Hisp. Almuḥarrífa, la que hace zócalo

Almohater, almohatre;

Almohaza: del ár. Hisp. Almuḥássa, y este del ár. Clás. Miḥassah

Almojábana del ár. Hisp. Almuǧábbana, hecha de queso, y este del ár. Clás. Ǧubn, queso

Almojama, mojama : del ár. Hisp. Almušámma‘, hecho como carne momia, y este del ár. Clás. Mušamma‘, hecho ceracecina de atún.

Almojarife del ár. Hisp. Almušríf, y este del ár. Clás. Mušrif

Almojaya del ár. Hisp. Almušayya‘, y este del ár. Clás. Mušayyi‘, acompañante

Almona; del ár. Hisp. *máwna, y este del ár. Clás. Ma’ūnah

Almoneda:del ár. Hisp. Almunáda, y este del ár. Clás. Munādāh. Venta pública de bienes muebles con licitación y puja

Almora; quizá del mozár. *móra, voz de or. Prerromano

Almoraduj, almoradux (del ár. Hisp. Almarda[d]dúš, este del ár. Clás. Marzanǧūš, y este del persa marzān guš, oreja de ratón

Almorarife del ár. Hisp. Almušríf, y este del ár. Clás. Mušrif

Almorávide:del ár. Hisp. Almurábiṭ, y este del ár. Clás. Murābiṭ, acantonado

Almorí del ár. Hisp. Almurí, este del ár. Clás. Murrī, este del arameo mūryā, y este del lat. Murĭa, salmuera

Almotalafe; quizá del ár. Hisp. Almustaẖlaf, delegado

Almotazaf, almotazan;

Almozala, almozalla;

Almud, almudada, almudero, almudejo:.del ár. Hisp. Almúdd, y este del ár. Clás. Mudd. Unidad de medida.

Almudi, almudin;

Almuédano, almuecín:del ár. Hisp. Almuwáḏḏan, y este del ár. Clás. Mu’aḏḏin

Almuerzo, del art. Ár. Al- y el lat. Morsus, mordisco

Almunia: del ár. Hisp. Almúnya, quinta, y este del ár. Clás. Munyah, deseo

Almutacén, almotacén: del ár. Hisp. Almuḥtasáb, y este del ár. Clás. Muḥŏtasib, literalmente, ‘el que gana tantos ante dios, con sus desvelos por la comunidad’

Aloque; del ár. Hisp. ẖalúqi, y este del ár. Clás. ẖalūqī, del color del azafrán diluido

Aloquin; adoquín

Alparecero del art. Ár. Al- y aparcero

Alpargata:de ár. Hisp. Alparḡát, pl. De párḡa; cf. Abarca

Alpatana del ár. Hisp. Y mozár. Alpaṭana, y este del gr. Πατάνη, plato

Alpechín: del ár. Hisp. *alpič ín, este del mozár. Péč, alquitrán, y este del lat. Pix, picis, pez2, con el suf. Romance -ínlíquido fétido que rezuma de las aceitunas

Alpiste del ár. Hisp. Y mozár. Alpíšṭ, y este del lat. Pistum, part. Pas. De pinsĕre, moler, machacar

Alporchón del ar. Al y porche edificio donde se celebra la subasta de las aguas para el riego. Drae 1970

Alquaquida del ár. Hisp. Alwaqída, y este del ár. Clás. Waqīd, combustible

Alquequenje del ár. Hisp. Alkakánǧ, este del ár. Clás. Kākanǧ, y este del persa kāknaǧ

Alquería:del ár. Hisp. Alqaríyya, y este del ár. Clás. Qaryah

Alquermes del ár. Hisp. Qármaz, este del ár. Clás. Qirmiz, y este del persa kirm e azi, grana, cochinilla

Alquerque:del ár. Hisp. Alqírq, y este del ár. Clás. Qirq

Alquez:del ár. Hisp. Alqísṭ, este del ár. Clás. Qisṭ, este del siriaco qesṭā o qisṭā, y este del lat. Sextarĭus. Medida de vino de doce cántaras

Alquezar:del ár. Hisp. Alqiṣár, y este del ár. Clás. Qiṣar, cortedad. Corte que se hace en las aguas de un río para utilizarlas en el riego

Alquibla:del ár. Hisp. Alqíbla, y este del ár. Clás. Qiblah. Punto del horizonte o lugar de la mezquita hacia donde los musulmanes dirigen la vista cuando rezan

Alquicel del ár. Hisp. Alkisá o alkisí, y este del ár. Clás. Kisā’

Alquilate del art. Ár. Al- y quilate, moneda

Alquiler:del ár. Hisp. Alkirá o alkirí, y este del ár. Clás. Kirā’

Alquimia del ár. Hisp. Alkímya, este del ár. Clás. Kīmiyā[‘], y este del gr. Χυμεία, mezcla de líquidos

Alquinal del ár. Hisp. Alqiná‘, y este del ár. Clás. Qina‘

Alquitara var. De alcatara, con infl. De alquitrán

Alquitara, alambique:del ár. Hisp. Alanbíq, este del ár. Clás. Inbīq, y este del gr. ἄμβιξ, -ικος

Alquitran:del ár. Hisp. Alqiṭrán o alqaṭrán

Alrota quizá de *aldrota, y este del mozár. Y ár. Hisp. *ḥaṭróṭa

Altabaca; del ár. Hisp. Aṭṭabbáqa o aṭṭubbáqa, y este del ár. Clás. ṭub[b]āq

Altamia; quizá del ár. Hisp. *ḥaltamíyya, adj. De ḥaltam, cacharro de cerámica; cf. Port. Altamia, jofaina)

Altramuz: del ár. Hisp. Attarmús, este del ár. Clás. Turmus, y este del gr. Θέρμος. Altramuz; lupinus spp.

Alubia:del ár. Hisp. Allúbya, este del ár. Clás. Lúbiyā’, y este del persa lubeyā

Aman; del ár. Amān, seguridad

Ámbar:del ár. Hisp. ‘ánbar, y este del ár. Clás. ‘anbar

Ámel; del ár. Marroquí ‘āmel, gobernador

Amin; alamín

Amir; del ár. Clás. Amīr

Amiri; del ár. ‘āmirī

Añacal:del ár. Hisp. Annaqqál, y este del ár. Clás. Naqqāl, literalmente, ‘acarreador’. Encargado de llevar el trigo al molino

Anafalla, anafaya;

Anafe, alnafe,anafre:del ár. Hisp. Annáfiẖ, y este del ár. Clás. Nāfiẖ, soplador. Hornillo

Añafil; del ár. Hisp. Annafír, y este del ár. Clás. Nafīr

Añagaza: del ár. Hisp. Annaqqáza, señuelo, y este del ár. Clás. Naqqāz, pájaro saltarín

Anaquel:quizá del ár. Hisp. Manáqil, pl. De manqálah, y este del ár. Clás. Minqalah, banco, soporte

Añascar; del verbo romance *adnasaqár, der. Del ár. Hisp. Annasáq, y este del ár. Clás. Nasaq, orden, secuencia

Añazme; del ár. Hisp. Annáẓm, y este del ár. Clás. Naẓm, sarta del collar

Andorra:del ár. Hisp. *haḏḏúra o *haḏúrra, y este del ár. Clás. Huḏurrah, charlatana

Andrajo:del ár. Hisp. ḥaṭráč, necio, pelagatos, evolución del ár. Clás. {ht} o {dr}, parlotear

Anea; quizá del ár. Hisp. Annáyifa, y este del ár. Clás. Nā’ifah, la que sobresale

Anejir; del ár. Hisp. Annašíd, y este del ár. Clás. Našīd

Anfión; del ár. Hisp. Afyún, este del ár. Clás. Afyūn, este del arameo afiyūn, y este del gr. ὄπιον

Añil:del ár. Hisp. Anníl o annír, este del ár. Clás. Níl[aǧ], este del persa nil, y este del sánscr. Nīla

Anoria; noria

Anúteba; del ár. Hisp. Annúdba, y este del ár. Clás. Nudbah, llamada, lamento

Arabí del ár. Hisp. ‘arabí, y este del ár. Clás. ‘arabī

Arancel:de ár. Hisp. Alinzál, y este del ár. Clás. Inzāl

Arbellón, albollón

Arbollon; albollón

Argadillo:quizá del mozár. *allaqatéḻ, y este del ár. ‘allāqah, accesorio para colgar

Argamula; metát. Del ár. Hisp. Alḥalúma

Argan; del berb. Argan

Argolla:del ár. Hisp. Alḡúlla, y este del ár. Clás. ḡull, cepo, instrumento hecho de dos maderos gruesos

Arije; alarije

Arimez; del ár. Hisp. Al‘imád, y este del ár. Clás. ‘imād, pilastra

Arjoran; del ár. Clás. Arǧuwān, este del persa arǧawān, y este del pelvi argawān, literalmente, ‘púrpura’

Arnadí del ár. Hisp. ḡarnaṭí, granadino

Arrabá; quizá del ár. Hisp. Arráḥba, y este del ár. Clás. Raḥbah, explanada

Arrabal: del ár. Hisp. Arrabáḍ, y este del ár. Clás. Rabaḍsuburbio.

Arracada; quizá del ár. Hisp. ‘arraqqáda, la que duerme constantemente

Arráez; del ár. Hisp. Arráyis, y este del ár. Clás. Ra’īs, jefe

Arrayán del ár. Hisp. Arrayḥán, y este del ár. Clás. Arrayḥān

Arrecife:del ár. Hisp. Arraṣíf, y este del ár. Clás. Raṣīf, empedrado

Arrejaque:del ár. Hisp. Arraššáqa, de la raíz del ár. Clás. {ršq}, disparar

Arrelde; del ár. Hisp. Arríṭl, este del ár. Clás. Raṭl o riṭl, y este del gr. Λίτρα

Arrequife; del ár. Hisp. Arrikíb, y este del ár. Clás. Rikāb, estribo

Arrequive; quizá del ár. Clás. Rabīk[ah], plato pesado de dátiles, mantequilla y cuajada; cf. Port. Requife

Arriate:del ár. Hisp. Arriyáḍ, y este del ár. Clás. Riyāḍ, pl. De rawḍ, huerto

Arriaz; del ár. Hisp. Arriyás, y este del ár. Clás. Ri’ās, empuñadura

Arrices; del ár. Hisp. Arrizáz, pl. De rázza, y este del ár. Clás. Razzah, ojal, armella

Arroba:del ár. Hisp. Arrúb‘, y este del ár. Clás. Rub‘, cuarta parte

Arrocabe:del ár. Hisp. Arrukkáb, y este del ár. Clás. Rukkāb, cabalgadores

Arrope:del ár. Hisp. Arrúbb, y este del ár. Clás. Rubb

Arroz:del ár. Hisp. Arráwz, este del ár. Clás. Āruz[z] o aruz[z], y este del gr. ὄρυζα

Arsenal, dársena, ataranzana: del ár. Hisp. *ãdár aṣṣán‘a, este de dár aṣṣiná‘a, y este del ár. Clás. Dār aṣṣinā‘ah, casa de la industria

Áscar; del ár. Marroquí ‘esker y ‘eskri, este del ár. Clás. ‘askar, tropa, y ‘askarī, soldado, y este del pelvi laškar, ejército

Áscari; del ár. ‘askarī, soldado

Asequí, azaque:del ár. Hisp. *azzakí, este del ár. Clás. Zarāh, este del arameo zkū[tā], y este del hebr. Zākāh, pureza. Tributo que los muslimes están obligados a pagar de sus bienes y consagrar a dios.

Asesino:del ár. ḥaššāšīn, adictos al cáñamo indio

Atabaca; del ár. Hisp. Aṭṭabbáqa o aṭṭubbáqa, y este del ár. Clás. ṭub[b]āq

Atabal:del ár. Hisp. Aṭṭabál, y este del ár. Clás. ṭabl

Atabe:quizá del ár. Hisp. Aṯṯáqb, perforación, y este del ár. Clás. ṯaqb. Abertura pequeña que dejan los fontaneros a las cañerías que suben por las paredes

Atacar:der. Del ár. Hisp. Tákka, y este del ár. Clás. Tikkah, cinta para sujetar una prenda. Atar, abrochar, ajustar al cuerpo cualquier pieza del

Atacir; del ár. Clás. Tasyīr, curso de los astros

Atafarra; del ár. Hisp. Aṯṯafár, y este del ár. Clás. ṯafar

Atafea; del ár. Hisp. Attaṭfíḥa, y este del ár. Clás. Taṭfīḥah

Ataharre:de atafarra del ár. Hisp. Aṯṯafár, y este del ár. Clás. ṯafar. Banda de cuero, cáñamo o esparto que, sujeta por sus puntas o cabos a los bordes laterales y posteriores de la silla, albarda o albardón, rodea los ijares y las ancas de la caballería.

Atahona: del ár. Hisp. Aṭṭaḥúna, y este del ár. Clás. Aṭṭāḥūn[ah], molino; horno de pan.

Atahorma; del ár. Hisp. Tafúrma,

Ataifor; del ár. Hisp. Aṭṭayfúr, y este del ár. Clás. ṭayfūr

Ataire; del ár. Hisp. Addáy[i]ra, y este del ár. Clás. Dā’irah, círculo

Atalaya:del ár. Hisp. Aṭṭaláya‘, y este del ár. Clás. ṭalā’i

Atalvina; talvina del ár. Hisp. Attalbína, y este del ár. Clás. Talbīnah

Atambor; tambor quizá del ár. Hisp. *ṭabbūl, hipocorístico del ṭabál

Atanor:del ár. Hisp. Attannúr, este del ár. Clás. Tannūr, horno, atarjea o brocal, este del arameo tannūrā, y este del acadio tinūru[m]

Atanquía; del ár. Hisp. Altanqíyya, y este del ár. Clás. Tanqiyah, limpieza

Ataquizar; del ár. Hisp. *attakbísa

Ataracea; taracea del ár. Hisp. Tarsí’, y este del ár. Clás. Tarṣī‘, incrustación

Atarazana del ár. Hisp. *ãdár aṣṣán‘a, este de dár aṣṣiná‘a, y este del ár. Clás. Dār aṣṣinā‘ah, casa de la industria

Atarfe; del ár. Hisp. Aṭṭárfa, y este del ár. Clás. ṭarfāh

Atarjea del ár. Hisp. Attašyí‘, y este del ár. Clás. Tašyī‘, acompañamiento

Atarraga; del ár. Hisp. *aṭṭarráqa, por maṭráqa, y este del ár. Clás. Miṭraqah, martillo, der. De ṭáraq, golpear

Atarragar: del ár. Hisp. *aṭṭarráqa, por maṭráqa, y este del ár. Clás. Miṭraqah, martillo, der. De ṭáraq, golpear

Atarraya; del ár. Hisp. Aṭṭarráḥa, de la raíz del ár. Clás. {ṭrḥ}, arrojar

Ataúd:del ár. Hisp. Attabút, este del arameo tēbūtā, este del hebr. Tēbāh, y este del egipcio ḏb’t

Ataujia; del ár. Hisp. Attawšíyya, y este del ár. Clás. Tawšiyah

Ataurique:del ár. Hisp. Attawríq, y este del ár. Clás. Tawrīq, echar ramas

Atifle; del ár. Hisp. Atífil, este de aṯáfil, y este del ár. Clás. Aṯafī, piedras en las que se apoya la marmita, trébedes

Atijara; del ár. Hisp. Attiǧára, este del ár. Clás. Tiǧārah, este del arameo taggārā, y este del acadio tamkārum, comerciante

Atincar; del ár. At-tinkār, el bórax

Atoba; adobe

Atocha:del mozár. Y ár. Hisp. Aṭṭáwča, y este de la voz prerromana *taucia, mata, matorral

Atracar:del ár. [a]traqqà, y este del ár. Clás. Taraqqà, propiamente ‘ascender’

Atún:del ár. Hisp. Attún, este del ár. Clás. Tunn, y este del gr. Θύννος

Atutía: del ár. Hisp. Attutíyya, este del ár. Clás. Tūtiyā[‘], y este del sánscr. Tuttha. Ungüento de óxido de zinc.

Auge:del ár. Clás. Awǧ, apogeo, y este del persa owg

Aulaga: del mozár. Y ár. Hisp. Alyiláqa, este de *alǧiláqa, este de alǧawláqa, y este del ár. Clás. Ǧawlaqah. Genista o ulex spp.

Avería:quizá del cat. Avaria, este del ár. ‘awāriyyah, mercaderías estropeadas, y este del ár. Clás. ‘awār, defecto, vicio

Ayatola; del ár. Clás. Āyatu ḷḷāh, señal de dios

Azabache; del ár. Hisp. Azzabáǧ, este del ár. Clás. Sabaǧ, y este del pelvi šabag

Azabara; (del ár. Hisp. Aṣṣabbára, var. Del ár. Clás. ṣibr; cf. Port. Acibara

Azacán, na del ár. Hisp. Assaqqá, y este del ár. Clás. Saqqā’ . Que se ocupa en trabajos humildes y penosos. Aguador, quien vende o transporta agua.

Azacaya; del ár. Hisp. *siqáya, y este del ár. Clás. Sigāyah

Azache; del ár. Hisp. Y mozár. ẖazzáč, y este del ár. ẖazz

Azafata. Criada de la reina, a quien servía los vestidos y alhajas que se había de poner y los recogía cuando se los quitaba . Azafate: del ár. Hisp. *assafáṭ, y este del ár. Clás. Safaṭ, canastillo

Azafrán. Del ár. Hisp. Azza‘farán, y este del ár. Clás. Za‘farān

Azahar:del ár. Hisp. Azzahár, y este del ár. Clás. Zahr, flores

Azalá; del ár. Hisp. Aṣṣalá, y este del ár. Clás. ṣalāh

Azamboa; del ár. Hisp. Azzanbú‘

Azandar; del ár. Hisp. Aṣṣándal, este del ár. Clás. ṣandal, madera de sándalo, este del pelvi čandal, y este del sánscr. Čandana

Azanoria; zanahoria

Azaque; del ár. Hisp. *azzakí, este del ár. Clás. Zarāh, este del arameo zkū[tā], y este del hebr. Zākāh, pureza

Azaquefa del ár. Hisp. Assaqífa, pórtico, y este del ár. Clás. Saqīfah, cubierta de un pórtico

Azaquefa; del ár. Hisp. Assaqífa, pórtico, y este del ár. Clás. Saqīfah, cubierta de un pórtico

Azar:del ár. Hisp. *azzahr, y este del ár. Zahr, dado1, literalmente ‘flores’. Casualidad, caso fortuito

Azarbe:del ár. Hisp. Assárb, y este del ár. Clás. Sarab. Cauce adonde van a parar por las azarbetas los sobrantes o filtraciones de los riegos

Azarbeta: cada una de las acequias o cauces pequeños que recogen los sobrantes o filtraciones de un riego y los llevan al azarbe.

Azarcón:del ár. Hisp. Azzarqún, este del ár. Zarqūn, y este del persa zargun, color de oro. Minio

Azarja; del ár. Hisp. Aṣṣárǧa, y este del arameo rabínico sārag, trenzar

Azarnefe; del ár. Hisp. Azzarníẖ, este del ár. Clás. Zarnīẖ, y este del pelvi zarr nēk, oro hermoso

Azófar del ár. Hisp. Aṣṣúfr, y este del ár. Clás. ṣufr. Latón

Azofra del ár. Hisp. Assúẖra, y este del ár. Clás. Saẖr. 1 sufra: correón que sostiene las varas, apoyado en el sillín de la caballería de tiro. 2 prestación personal: servicio personal obligatorio exigido por la ley a los vecinos de un pueblo para obras o servicios de utilidad común

Azogue del ár. Hisp. Azzáwq, este del ár. Clás. Zāwq o zā’ūq, y este del pelvi zīwag: 1 mercurio. 2 nave destinada al transporte de azogue de españa a america. Azogue del ár. Hisp. Assúq, este del ár. Clás. Sūq, este del arameo sūqā, y este del acadio sūqu[m], ver zoco

Azolvar; der. Del ár. Hisp. *ṣúlb, duro

Azor:del ár. Hisp. Assúr, y este del ár. Clás. Sūr. Muro

Azorafa, jirafa:del ár. Hisp. Azzuráfa, y este del ár. Clás. Zarāfah o zurāfah

Azote del ár. Hisp. Assáwṭ, y este del ár. Clás. Sawṭ

Azotea del ár. Hisp. *assuṭáyḥa, dim. De sáṭḥ, y este del ár. Clás. Saṭḥ, terraza

Azoya: az-zawiya, oratorio, capilla, ermita (abellán pérez, j.: toponimia hispano-árabe y romance: fuentes para la historia medieval, cádiz, aguija ediciones, 1999).

Azúcar:del ár. Hisp. Assúkkar, este del ár. Clás. Sukkar, este del gr. Σάκχαρι, y este del pelvi šakar

Azucena. Del ár. Hisp. Asussána, este del ár. Clás. Sūsanah, y este del pelvi sōsan.

Azuche:del ár. Hisp. Zúǧǧ, y este del ár. Clás. Zuǧǧ, cuento de la lanza; cf. Chuzo

Azufaifo, azufeifa, azufaifa: del ár. Hisp. Azzufáyzafa, este del arameo zūzfā, y este del gr. Ζίζυφον

Azulaque; zulaque

Azulejo:del ár. Hisp. Azzuláyǧ[a]

Azumbre:del ár. Hisp. Aṯṯúmn, y este del ár. Clás. ṯum[u]n, octava parte

Azummbar; del ár. Hisp. Assúnbar o assúnbal, y este del ár. Clás. Sunbul, literalmente, ‘espigas’

BBabismo: del ár. Bāb, puerta, en el sentido místico de medio que permite comunicar con el interior

Babucha: del fr. Babouche, este del ár. Babuš, y este del persa papuš, cubrepié

Badal: del ár. Hisp. Báḍ‘a, molla, y este del ár. Clás. Baḍ‘ah, trozo. En las reses que sirven para el abasto, carne de la espalda y las costillas

Badán: del ár. Hisp. Badán, y este del ár. Clás. Badan. En el animal, tronco del cuerpo.

Badana: del ár. Hisp. Baṭána, y este del ár. Clás. Biṭānah, forro. Piel curtida y fina de carnero u oveja

Badea: del ár. Hisp. Baṭṭíẖa, melón de mala calidad, y este del ár. Clás. Biṭṭīẖah

Badén: del ár. Hisp. *baṭín, y este del ár. Clás. Baṭin, [suelo] hundido

Bagarino: cf. Baharí. Remero libre asalariado a diferencia del galeote.

Bahaísmo: del ár. Clás. Bahā’u ḷḷāh, esplendor de dios, n. P. Del fundador de dicha secta.

Baharí: del ár. Hisp. Baḥrí, y este del ár. Clás. Baḥrī, marino. Halcón

Bajá: del ár. Bāšā, y este del turco paşa

Baladí: del ár. Hisp. Baladí, y este del ár. Clás. Baladī, del país

Balaj; del ár. Balaẖš, reducción de la voz balaẖšī, gentilicio de badaẖš[ān], región de asia central donde se encuentran estas piedras

Balaje: de balaj, region de asia. Rubí morado.

Balate: del ár. Hisp. Baláṭ, este del ár. Clás. Balāṭ, camino empedrado, y este del gr. Πλατεῖα, calle ancha, plaza

Balda, baldío: del ár. Hisp. Báṭ[i]la, y este del ár. Clás. Bāṭilah, cosa vana. Cosa de poco precio y ningun provecho.

Baldar: de balde

Balde: del ár. Hisp. Báṭil, y este del ár. Clás. Bāṭil, vano, inútil, sin valor

Baraca: del ár. Marroquí bārāka, y este del ár. Clás. Barakah, bendición, gracia especial divina

Barbacana: del ár. Hisp. Báb albaqqára, puerta vaquera

Barda; del it. Barda, y este del ár. Clás. Barda‘ah

Bardaje: del pelvi *bardag, cautivo, y este del ár. Bardaǧ

Barragán: 1 quizá del lat. Tardío *barican, -ānis, y este del gót. *barĭka, de baro, hombre libre. 2 del ár. Hisp. Bar[ra]kán[i], este del ár. Barkānī, tipo de paño negro indio, y este del persa pargār o pargāl

Barrio: del ár. Hisp. *bárri, exterior, y este del ár. Clás. Barrī, salvaje

Batán: quizá del ár. Hisp. *baṭán

Batea: del ár. Hisp. *baṭíḥa, y este del ár. Clás. Baṭīḥah, lugar llano

Baurac: bórax: del ár. Clás. Bawraq, y este del persa bure

Bayal: quizá del b. Lat. *badialis, y este del lat. Badĭus, bayo

Beduino/na: del fr. Bédouin, y este del ár. Clás. Badawī

Belez: de or. Inc., quizá ár. Hisp. *[a]b alḥíss, cosa que suena

Bellota: del ár. Hisp. Ballúṭa, este del ár. Clás. Ballūṭa, y este quizá del gr. Βαλανωτή, fruto en forma de bellota

Ben: del ár. Clás. Bān

Benimerín: del ár. Hisp. Bani marín, los descendientes de marīn

Benjuí: del ár. Lubān ǧāwī, incienso de java

Berberí: de bereber: del ár. Marroquí berber, y este del ár. Clás. Barbar, voz de or. Onomat

Berberís: del ár. [am]barbarīs. Arbusto de la familia de las berberidáceas.

Berebere / bereber; del ár. Marroquí berber, y este del ár. Clás. Barbar, voz de or. Onomat.

Berenjena: del ár. Hisp. Baḏinǧána, este del ár. Clás. Bāḏinǧānah, y este del persa bātingān

Bezaar: del ár. Bezahār, antídoto, contraveneno. Bezoar: del ár. Hisp. Bazáhr, este del ár. Clás. Bā[di]zahr, y este del persa pād zahr, defensor contra el veneno

Bezaar; bezoar: del ár. Bezahār, antídoto, contraveneno

Bocací: del turco boǧasi

Bodoque: del ár. Hisp. Búnduq, avellanas, este del ár. Clás. Bunduq, y este del gr. [κάρυον] ποντικόν, [nuez] póntica

Bófeta: del ár. Baft[ah], este del persa bāfte, tejido de algodón

Borní: del ár. Hisp. Burní, quizá gentilicio de hibernia, antiguo nombre de irlanda

Boronía: del ár. Hisp. Buraníyya, y este del ár. Clás. Būrāniyyah, la de buran, inventora de este plato. Alborinía: del ár. Al-būrāniyya, guiso que lleva el nombre de būrān, esposa del califa al-ma’mūn. Guisado de verduras picadas y revueltas.

Botor: del ár. Clás. Buṯūr, pústulas. Buba.

Bulbul: del ár. Clás. Bulbul, ruiseñor

Bunduqah, y este del gr. [κάρυον] ποντικόν, [nuez] póntica. Bola de carne o pescado.

Burche: quizá del ár. Hisp. Búrǧ, este del ár. Clás. Burǧ, y este del gr. Πύργος. Torre

Buzaque: quizá del ár. Hisp. [a]bu záqq, el del odre

C

Cabila : quizá del ár. Marroquí qbila, y este del ár. Clás. Qabīlah

Cadí – del fr. Cadi, y este del ár. Clás. Qāḍī

Cadira – del ár. Hisp. Qádra, olla, y este del ár. Clás. Qidrah. Olla pequeña

Cadira; del ár. Hisp. Qádra, olla, y este del ár. Clás. Qidrah

Café – del it. Caffe, este del turco kahve, y este del ár. Clás. Qahwah

Cáfila – del ár. Qāfilah.

Cafiz – cahíz. Del ant. Cafiz, este del ár. Hisp. Qafíz, este del ár. Clás. Qafīz, este del gr. Καπίθη, y este del pelvi kabīz. Medida de capacidad para áridos

Cafre -del port. Cáfer[e], y este del ár. Clás. Kāfir, pagano

Caftán – del ár. Qafṭān o del turco kaftan, y estos del persa ẖaftān

Caimacán – del ár. Qā’im maqām, lugarteniente

Cala; del ár.kalla. Fondeadero abrigado

Calafate – del ár. Hisp. Qalafáṭ. Hombre que calafatea las embarcaciones

Cali – álcali: del ár. Hisp. *alqalí, y este del ár. Clás. Qily, sosa

Cálibo – del ár. Hisp. Qálib, este del ár. Clás. Qālab o qālib, este del pelvi kālbod, y este del gr. Καλόπους, horma. Calibre: cdel fr. Calibre, este del ár. Clás. Qālab o qālib, este del pelvi kālbod, y este del gr. Καλόπους, horma

Califa – del fr. Calife, y este del ár. Clás. ẖalīfah, vicario

Cambuj -del ár. Hisp. Kanbúš, y este del lat. Tardío caputĭum, capucho

Camocán -del fr. Ant. Camocas, y este del persa kamẖā. Brocado usado en oriente y españa

Cande – del ár. Qand, este del persa kand, y este del sánscr. Khaṇḍa, polvo de azúcar

Candil – del ár. Hisp. Qandíl, este del ár. Clás. Qindīl, y este del lat. Candēla

Canfor – alcanfor del ár. Hisp. Alkafúr, este del ár. Clás. Kāfūr, este del pelvi kāpūr, y este del sánscr. Karpūrā

Caqui del ingl. Khaki, este del hindi khākī, y este del pelvi ẖāk, polvo

Caraba – del ár. Hisp. Qarába, y este del ár. Clás. Qarābah, parientes próximos

Cárabe – del ár. Hisp. Qáhraba, este del ár. Clás. Kahrabā, y este del pelvi kāhrubāy, ladrón de paja. Ámbar.

Cárabo – del ár. Kalb, perro

Caramida – del ár. Qaramīṭ, y este del gr. Καλαμίτης, relativo a la caña, nombre dado al imán en la edad media. Imán

Caramuzal – del turco karamusal. Buque mercante de tres palos.

Caravana – del fr. Caravane, y este del persa kārvān

Carcaj – del fr. Ant. Carcais, este del gr. Tardío καρκάσιον, cruce de ταρκάσιον y el gr. Καρχήσιον, vaso de boca ancha, y este del persa tarkāš

Carcax – 1. Aljaba, carcaj. 2 del ár. Jaljāl, ajorca.

Carmen – del ár. Hisp. Kárm, y este del ár. Clás. Karm, viña. En granada, quinta con viña o huerto.

Carmesí – del ár. Hisp. Qarmazí, del color del quermes

Carraca – quizá del ár. Hisp. ḥarrák

Carrafa – del cat. Carrofa, y este del ár. Hisp. Alẖarrúba. Fruto del algarrobo

Cártamo – del lat. Cient. Carthamus, y este del ár. Qurṭum o qirṭim. Planta anual de la familia de las compuestas,

Casida – del ár. Clás. Qaṣīdah. Composición poética monorrima.

Casimira – cachemir – cachemira

Catifa – de alcatifa, tapete o alfombra fina

Cazuz – del ár. Hisp. Qassús, este del ár. Clás. Qissūs, y este del gr. Κισσός . Hiedra

Cebiche quizá del ár. Hisp. Assukkabáǧ, y este del ár. Sikbāǧ plato de pescado o marisco crudo

Cebti; del ár. Hisp. Sabtí, gentilicio de sábta, ceuta

Ceca – del ár. Hisp. Sákka, y este del ár. Clás. Sikkah

Cedoaria – del lat. Tardío zedoarium, este del ár. Clás. Ǧadwār, y este del persa zadvār

Cegatero/ra – quizá del ár. Hisp. *siqáṭ, y este del ár. Clás. Siqāṭ, tropiezo

Celemín: quizá del ár. Hisp. *ṯamaní, de un octavo

Cenacho – del ár. Hisp. ṣannáč espuerta de esparto o palma, con una o dos asas, que sirve para llevar carne, pescado, hortalizas, frutas o cosas semejantes.

Cenefa – del ár. Hisp. ṣanífa

Cení – del ár. Hisp. ṣíni, latón, este del ár. Clás. ṣīnī, y este del pelvi čīnī, chino

Cenia – del ár. Hisp. Assánya, y este del ár. Clás. Sāniyah, elevadora

Cenit, cénit, asimut, azimut del ár. Assumūt, pl. De samt

Cequí – del ár. Hisp. Sikkí, acuñado por la ceca.

Cequia – acequia del ár. Hisp. Assáqya, y este del ár. Clás. Sāqiyah, irrigadora

Cerbatana – del ár. Hisp. *zarbaṭána, y este del ár. Clás. Sabaṭānah

Cero – del it. Zero, este del b. Lat. Zephy̆rum, este del ár. Hisp. ṣífr, y este del ár. Clás. ṣifr, vacío

Cetis; del ár. Hisp. Sabtí, gentilicio de sábta, ceuta, por haberse acuñado en memoria de la toma de esta ciudad; cf. Port. Ceitil

Chafarote – del ár. Hisp. Šífra o šáfra, y este del ár. Clás. Šafrah, cuchillo; cf. Port. Chifarote. Alfange corto

Chaleco – quizá del it. Giulecco, y este del turco yelek

Chancla: chanca: del lat. Tardío zanca o tzanga, y este quizá del persa ant. Zanga, pierna. Zueco.

Charrán – quizá del ár. Hisp. *šarrál, vendedor de jureles

Cherva – del b. Lat. Cherva, y este del ár. ẖirwa‘. Ricino

Chifla – del ár. Šifra, cuchilla

Chilaba – del ár. Marroquí žellaba, y este del ár. Clás. Ǧilbāb

Chiquero – quizá del mozár. Y ár. Hisp. Širkáyr, y este del lat. Vulg. *circarĭum, der. Del lat. Circus, circo, cercado

Chivo – del ár. Hisp. Alǧúbb, y este del ár. Clás. Ǧubb. Poza o estanque donde se recogen las heces del aceite.

Choz chuzo quizá metát. De *zucho, este del ár. Hisp. Zúǧǧ, y este del ár. Clás. Zuǧǧ, cuento de la lanza

Chupa – del fr. Jupe, y este del ár. Clás. Ǧubbah

Ciani; del ár. Dialect. Zyān, y este del n. P. Abū zayān, rey de tremecén

Cibica – del ár. Hisp. Sabíka, y este del ár. Clás. Sabīkah, barra; cf. Port. Savica . Barra de hierro dulce, que se embute como refuerzo en la parte superior de la manga de los ejes de madera de los carruajes.

Cicalar – acicalar del ár. Hisp. *ṣiqál o siqál, y este del ár. Clás. ṣiqāl, instrumento para pulir o bruñir

Cicatear – der. Del ár. Hisp. *siqáṭ, y este del ár. Clás. Siqāṭ, acción de remolonear un caballo

Ciclán – del ár. Hisp. Siqláb, y este del b. Lat. Sclavus, esclavo. Que tiene unsolo testículo.

Ciclatón – del ár. Hisp. Siqlaṭún, y este del lat. [textum] sigillātum, paño sellado o marcado

Cid – del ár. Hisp. Síd, y este del ár. Clás. Sayyid, señor

Cifaque – del ár. ṣifāq. Desus. Peritoneo

Cifra – del b. Lat. Cifra, este del ár. Hisp. ṣífr, y este del ár. Clás. ṣifr, vacío

Címbara – del ár. Hisp. Zabbára, podadera

Cimboga – azamboa – del ár. Hisp. Azzanbú‘. Fruto del azamboero.

Cimitarra – quizá del ár. ṣimaṣām[ah] ṭāri’a, espada gitana

Circón – del ár. Hisp. Azzarqún, este del ár. Zarqūn, y este del persa zargun, color de oro

Civeto – del fr. Civette, y este del ár. Clás. [qiṭṭ az] zabād

Coba – cf. Alcoba

Cofa – del ár. Clás. Quffah, cesto

Cohol – kohol; del ár. Hisp. Kuḥúl, y este del ár. Clás. Kuḥl

Colcótar -del ár. Hisp. Qulquṭár, este del ár. Qulquṭār, este del siriaco kalqaṭārin, y este del gr. Χαλκάνθη, caparrosa

Cora; del ár. Kūrah, y este del gr. Χώρα, territorio

Corbacho – del ár. Kurbāǧ o del turco kirbaç

Corma – del ár. Hisp. Qúrma, este del ár. Qurmah, y este del gr. Κόρμος, pieza de madera

Cubeba – del ár. Clás. Kubābah, y este del persa kabābe [ye čini], cubeba china

Cúfico/ca – del ár. Clás. Kūfī, gentilicio de alkūfah, ciudad de iraq

Cúrcuma – del ár. Clás. Kurkum, y este del pelvi kurkum, azafrán

Curdo/da – del fr. Kurde, y este del ár. Kurdī

Cuscuta; del b. Lat. Cuscuta, este del ár. Clás. Kušūṯ[ā], y este del arameo kāšūṯ[a]

Cuzcuz – cuscus- alcuscús del fr. Couscous, y este del ár. Kuskús

D

Dado – quizá del ár. Clás. A‘dād, números

Daga – del ár. Hisp. ṭáqa, este del ár. Clás. ṭāqah, y este del persa ṭāq[e]

Dahir; del ár. Marroquí ḍ[a]hir, decreto, y este del ár. Clás. ẓahīr

Daifa – del ár. Hisp. ḍáyfa, señora, y este del ár. Clás. ḍayfah, huéspeda. Concubina

Dante – del ár. Hisp. Lámṭ, quizá de or. Berb. Alce

Darga – ver adarga del ár. Hisp. Addárqa, y este del ár. Clás. Daraqah

Dársena – del ár. Hisp. *ãdár aṣṣán‘a, este de dár aṣṣiná‘a, y este del ár. Clás. Dār aṣṣinā‘ah, casa de la industria

Daza – ver adaza del ár. Marroquí ḍ[a]hir, decreto, y este del ár. Clás. ẓahīr

Derviche – del fr. Derviche, este del turco derviş, y este del persa darviš, pobre, místico errante

Descafilar – del ár. Hisp. Qaffál, cerrar

Dey; del turco dayɩ, tío materno, título que recibía el virrey de argel

Dinar – del ár. Clás. Dīnār, y este del lat. Denarĭus, denario, moneda romana

Dírham; del ár. Dirham, y este del gr. Δραχμή, dracma

Diván – del ár. Clás. Dīwān, y este del pelvi dēwān, archivo

Droga – del ár. Hisp. *ḥaṭrúka; literalmente, ‘charlatanería

Dula – del ár. Hisp. Dúla, y este del ár. Clás. Dawlah, turno. Porción de tierra que, siguiendo un turno, recibe riego de una acequia.

E

Edrisí transcripción del ár. Clás. Idrīsī

Ejarbe del ár. Hisp. *iššárb, y este del ár. Clás. Širb, aguada, cantidad de agua con que se riega

Elche del ár. Hisp. ‘ílǧ, cautivo, renegado, y este del ár. Clás. ‘ilǧ, bárbaro

Elemí del fr. Élémi, y este del ár. Clás. Allāmī

Elixir o elíxir del lat. Cient. Elixir, este del ár. Clás. Al’iksīr, y este del gr. Ξηρά, sustancias secas

Embelecar der. Del ár. Hisp. Balá o balí, calamidad, mal de amores

Emir del ár. Hisp. Amír, y este del ár. Clás. Amīr

Encaramar der. Del ár. Hisp. Karáma, y este del ár. Clás. Karāmah, honor

Enchufar der. Del ár. Hisp. *ǧúf, y este del ár. Clás. Ǧawf, vientre, cavidad interior

Engarzar der. Del ár. Hisp. ḡárza, y este del ár. Clás. ḡarzah, clavazón

Enjalma del mozár. Y ár. Hisp. *iššálma, estos del b. Lat. Salma, este del lat. Sagma, y este del gr. Σάγμα. Albardilla

Enjarje del ár. Hisp. *iššarǧ, y este del ár. Clás. Šarǧ, colocación [de ladrillos]

Enjeco del ár. Hisp. Iššáh, este del ár. Clás. Šāh, y este del pelvi šāh, rey, voz con que se daba jaque

Escabeche del ár. Hisp. Assukkabáǧ, y este del ár. Sikbāǧ; cf. Persa sekbā

Escafilar ver descafilar

Escaque del ár. Hisp. Iššáh, este del ár. Clás. Šāh, y este del persa šāh

Exarico del ár. Hisp. Iššarík, y este del ár. Clás. Šarīk, socio

F

Faca del ár. Hisp. Fárẖa, y este del ár. Clás. Farẖah, hierro de lanza; cf. Port. Faca

Falagar halagar der. Del ár. Hisp. ẖaláq, palomo ladrón

Falca del ár. Hisp. Fálqa, y este del ár. Clás. Filqah, astilla

Faldrido: ca el omne faldrido, et sabio, et manso, si quisiere desfazer la verdat et averiguar la mentira, a las vezes fazerlo ía así commo el buen pintorque pinta las imágenes en la pared que semejan a omne que sale della. Et pintan otras que semejan eso mesmo, et non es así. Calila y dimna, 1251

Falleba del ár. Hisp. ẖallába, y este der. De maẖlab, garra, hoz

Faltriquera del mozár. *ḥaṭrikáyra, lugar para bagatelas

Falúa faluca quizá del ár. *falūkah

Faluca; quizá del ár. *falūkah

Fanega , hanega del ár. Hisp. Faníqa, medida de áridos, y este del ár. Clás. Fanīqah, saco para acarrear tierra

Fanega del ár. Hisp. Faníqa, medida de áridos, y este del ár. Clás. Fanīqah, saco para acarrear tierra

Fanfarrón quizá del ár. Hisp. *farfál o *farfár, y este der. Del ár. Clás. Farfara, romper, desgarrar

Faquir del ár. Clás. Faqīr, pobre, místico mendigo

Faranga haragán quizá del ár. Hisp. ẖará kán, excremento ha sido, dicho para descalificar a alguien

Farda alfarda del ár. Hisp. Alfárḍa, y este del ár. Clás. Farḍah, imposición, deber, cuota

Fardacho del ár. Hisp. ḥarḍún o ḥarḏún, y este del ár. Clás. ḥirḏawn

Farfán quizá del ár. Hisp. *farfál o *farfár, y este del ár. Clás. Farfara, romper, desgarrar

Farnaca del ár. Hisp. ẖárnaq, y este del ár. Clás. ẖirniq

Farota quizá del ár. Hisp. *ḥar[r]úǧ, colérico, y este de la raíz del ár. Clás. {ḥrǧ}, enojarse

Farruco del ár. Hisp. Farrúǧ, y este del ár. Clás. Farrūǧ, pollo, gallo joven

Felús del ár. Marroquí flus, este del ár. Clás. Fulūs, pl. De fals, este del arameo pūlsā, y este del gr. Φόλλις, moneda de un cuarto de onza

Fetua del ár. Clás. Fatwà

Fez del fr. Fez, y este del turco fes

Fideo quizá del mozár. Y ár. Hisp. Fidáwš

Filelí ” cierta tela de lana delgada que se solía traer de berberia” drae. 1732. Del ár. Filalī perteneciente o relativo al tafilalt o tafilete.drae 1992

Foceifiza del ár. Fusayfisā’, este del arameo pĕsipas[a], y este del gr. Ψῆφος, piedrecilla

Fodolí – del ár. Hisp. Fuḍulí, y este del ár. Clás. Fuḍūlī

Fondac fonda del ár. Marroquí fendeq, este del ár. Clás. Funduq, y este del gr. Πανδοχεῖον, albergue

Forja

Foz ” lo mismo que alfoz” drae 1791. Del ár. Hisp. Alḥáwz distrito. Drae 1992

Fulano, na; del ár. Hisp. Fulán, este del ár. Clás. Fulān, y este quizá del egipcio pw rn, este hombre

Fustal, fustán del ár. Fustāt nombre de una ciudad anterior y pegada a la de el cairo. Drae, 1914 a 1992

Fustete quizá del cat. Fustet, este del ár. Clás. Fustuq, y este del gr. Πιστάκη, alfóncigo, árbol

GGabán – quizá del ár. Clás. Qabā’ drae 1884, del árabe clasico, caftan. Drae 1925, del lat capanna, de capere, caber. Desde 1956, quizá del ár. Clás. Qabā’

Gabela – del it. Gabella, y este del ár. Qabála

Gacel / a- del ár. Hisp. ḡazíil, y este del ár. Clás. ḡazāl

Gafetí – del ár. ḡāfaliṯ

Galacho – ‘jaliy, brazo de rio. Drae 1984.

Galanga – del ár. ẖalanǧān o ẖūlanǧān, este del persa xulangān, y este del sánscr. Kulañjana

Galbana – del ár. Hisp. Julbána o jilbána, y este del ár. Clás. Julŭbān

Gálibo – del ár. Hisp. Qálib, este del ár. Clás. Qālab o qālib, y este del gr. Καλόπους, horma

Galima – del ár. Hisp. ḡaníma, y este del ár. Clás. ḡanīmah

Gandul/la – del ár. Hisp. ḡandúr, truhán, este del ár. Clás. ḡundar, mimado, y este del persa gundār, de un color particular

Garama – del ár. Hisp. ḡaráma, y este del ár. Clás. ḡarāmah

Garbino – del ár. Hisp. ḡarbí, y este del ár. Clás. ḡarbī

Gardacho – fardaccho del ár. Hisp. ḥarḍún o ḥarḏún, y este del ár. Clás. ḥirḏawn

Gárgol – del ár. Hisp. ḡárḡal, y este del ár. Clás. ḡarqala, estar huero

Garrafa: quizá del port. Garrafa, botella, y este del ár. Marroquí ḡerraf

Garrama – garama – del ár. Hisp. ḡaráma, y este del ár. Clás. ḡarāmah

Garroba – algarroba del ár. Hisp. Alẖarrúba, este del ár. Clás. ẖarrūbah o ẖarnūbah, y este del persa ẖar lup, quijada de burro

Gazpacho: quizá del ár. Hisp. *gazpáčo, y este del gr. Γαζοφυλάκιον, cepillo de la iglesia, por alus. A la diversidad de su contenido, ya que en él se depositaban como limosna monedas, mendrugos y otros objetos

Gehena: del lat. Bíblico gehenna, y este del hebr. Gē hinnōm, valle de h., topónimo maldito a causa de los ritos paganos; cf. Siriaco gihannā

Gilí – del caló jili, inocente, cándido, der. De jil, fresco. Drae 22 edicion , usual. Drae 1970, del ár. Yahil, yihil

Gomer – del ár. Hisp. ḡumári, y este del ár. ḡumārah, gomara

Granadí – granadino del ár. Hisp. ḡarnáṭi o iḡranáti

Grisgrís – quizá del ár. Hisp. ḥírz, y este del ár. Clás. ḥirz, amuleto

Guadamací, guadama/ecil del ár. Hisp. ḡadamisí, y este del ár. ḡadāmisī, de gadames, ciudad de libia

Guájara – del ár. Hisp. Wá‘ra, y este del ár. Clás. [arḍun] wa’rah, anfractuosidad

Guájete – del ár. Wāḥid, uno. Por guájete: (del ár. Hisp. Wáḥida biwáḥida)

Guala – del ár. Hisp. Wallá[h], y este del ár. Clás. Waḷḷāh

Guarismo/ma – algoritmo quizá del lat. Tardío *algobarismus, y este abrev. Del ár. Clás. ḥisābu lḡubār, cálculo mediante cifras arábigas

Guifa – del ár. Hisp. Ǧífa, y este del ár. Clás. Ǧīfah, carroña

Guilla – del ár. Hisp. ḡílla, y este del ár. Clás. ḡallah

Gumía – del ár. Marroquí kommeyya, literalmente, ‘la de la manga’, porque se podía ocultar en ella; cf. Port. Agomia

Gurapas. Del ár. Hisp. ḡuráb, este del ár. ḡurāb, galera; literalmente, ‘cuervo’

H

Habiz – del ár. Clás. ḥabīs, amortizado, en régimen de legado pío inalienable

Habús – del ár. ḥubūs, bienes de manos muertas, afectados a obras pías; cf. Habiz

Hachís del ár. Clás. ḥašīš, hierba

Hacino, na; del ár. Hisp. ḥazín, y este del ár. Clás. ḥazīn

Hadruba – joroba del ár. Hisp. ḥadúbba, y este del ár. Clás. ḥadabah

Hafiz – del ár. Hisp. ḥáfiẓ, y este del ár. Clás. ḥāfiẓ

Hálara – fárfara quizá del ár. Hisp. *falḡalála, en fárfara

Hamudí – del ár. ḥammūdī

Haragán quizá del ár. Hisp. ẖará kán, excremento ha sido, dicho para descalificar a alguien

Harambel – arambel del ár. Hisp. Alḥánbal, especie de poyal o tapiz para estrados, y este del ár. Clás. ḥanbal, pelliza usada

Harbar – der. Del ár. Hisp. ẖaráb, y este del ár. Clás. ẖarāb, arruinamiento; cf. Port. Afarvarse, afanarse

Harén – del fr. Harem, y este del ár. Clás. ḥarīm, mujeres, literalmente, ‘lo vedado’

Harma – alharma del ár. Alḥarmal . Ruda (planta)

Harón/na – del ár. Hisp. ḥarún, y este del ár. Clás. ḥarūn

Hasaní- del ár. ḥasanī, de Ḥasan, n. P. De varios soberanos de marruecos

Hasta – del ár. Hisp. ḥattá, infl. Por el lat. Ad ista, hasta esto

Hataca del ár. Hisp. *faṭṭáqa; cf. Port. Fataca

Hazaña – del ár. Hisp. ḥasána, y este del ár. Clás. ḥasanah, buena acción, infl. Por el ant. Fazer, hacer

He – del ár. Hisp. Há, y este del ár. Clás. Hā

Hégira – del fr. Hégire, y este del ár. Clás. Hiǧrah

Hobacho/cha – quizá del ár. Hisp. Háwba, y este del ár. Clás. Hawbah, temor)

Holgazán quizá del ár. Hisp. Kaslán, y este del ár. Clás. Kaslān, infl. Por holgar; cf. Gall. Lacazán

Hoque – del ár. Hisp. ḥáqq, y este del ár. Clás. ḥaqq, retribución

Horro/rra – del ár. Hisp. ḥúrr, y este del ár. Clás. ḥurr, libre

Hurí. Del fr. Houri, este del persa ḥuri, y este del ár. Clás. ḥūr [al‘ayn], las que tienen hermosos ojos por el contraste en ellos del blanco y negro

I

Imam – imán del ár. Clás. Imām, director [de la plegaria o de la comunidad

Imela – del ár. Clás. Imālah, inflexión

Islam del ár. Clás. Islām

J

Jabalí – del ár. Hisp. Ǧabalí, y este del ár. Clás. Ǧabalī, de monte

Jabalón – jabalcón del ár. Hisp. *ǧamalún, este del ár. Ǧamlūn, y este del arameo rabínico gamlōn, viga; cf. Acadio gamlu[m], madero curvo

Jabeca – jábega del ár. Hisp. Šábka, y este del ár. Clás. Šabakah, red

Jabeque – del ár. Hisp. Šabbák, esquife para pescar con redes

Jabí – del ár. Hisp. Ša‘bí, tipo de manzana

Jácara – jacaro, de jaque del ár. Clás. Šāh, y este del pelvi šāh, rey

Jácena – del cat. Jàssera o jàssena, y este del ár. Hisp. Ǧásr, puente de madera, viga

Jacerino, jazarino del ár. Ǧazāy[i]rī, argelino, gentilicio de alǧazāy[i]r, las islas, por alus. A las que dieron su nombre a argel

Jadraque – del ár. *šaḍrat

Jaez – del ár. Hisp. *ǧaház, y este del ár. Clás. Ǧahăz o ǧihăz, aparejo

Jaharí – del ár. Hisp. Ša‘arí, [especie de higo] de la jara

Jaharral – del ár. Hayar piedra. Drae, 1992.

Jaharrar – der. Del ár. Hisp. Ǧayyár, cal

Jaima: del ár. ẖaymah. 1. F. Tienda de campaña de los pueblos nómadas del norte de áfrica-

Jaique – del ár. Marroquí ḥayk, y este del ár. Clás. ḥā‘ik, tejedor

Jalma – enjalma- del mozár. Y ár. Hisp. *iššálma, estos del b. Lat. Salma, este del lat. Sagma, y este del gr. Σάγμα

Jaloque – quizá del cat. [e]xaloc, este del ár. Hisp. Šaláwq, viento de la marina, este del lat. Salum, agitación del mar, y este del gr. Σάλος, temblor, agitación

Jametería – zalamería – zalema del ár. Hisp. Assalám ‘alík, la paz sea contigo, expresión de saludo; cf. Port. Salema

Jámila – ver alpechín quizá de *hamilla, este dim. Del ár. Hisp. ḥamí, fango maloliente, y este del ár. Clás. ḥama’

Japuta – del ár. Hisp. *šabbúṭa, este del ár. Clás. Šab[b]ŭṭ, y este del arameo šabbūṭā. Pez teleósteo.

Jaque – jaquel del ár. Clás. Šāh, y este del pelvi šāh, rey

Jaqueca -del ár. Hisp. Šaqíqa, y este del ár. Clás. Šaqīqah

Jáquima – del ár. Hisp. Šakíma, y este del ár. Clás. Šakīmah

Jara – del ár. Hisp. Šá‘ra, y este del ár. Clás. Ša‘rā’, tierra llena de vegetación

Jarabe – del ár. Hisp. Šaráb, y este del ár. Clás. Šarāb, bebida

Jaraíz – del ár. Hisp. Sahríǧ o ṣahríǧ, este del ár. Clás. ṣihrīǧ, y este del pelvi čāh-ī-rēg, pozo de arena

Jarcha- del ár. Jarŷa, salida.

Jareta – del ár. Hisp. Šaríṭa, y este del ár. Clás. Šarīṭah, cinta

Jaricar – der. Del ár. Hisp. Šarík, y este del ár. Clás. Šarīk, socio

Jarifo/fa – del ár. Hisp. Šaríf, y este del ár. Clás. Šarīf, noble

Jarquía – del ár. Hisp. Šarqíyya, y este del ár. Clás. Šarqiyyah, parte oriental

Jarra – del ár. Hisp. Ǧárra, y este del ár. Clás. Ǧarrah

Jatib – del ár. Marroquí ẖṭib, y este del ár. Clás. ẖaṭīb, predicador

Jazarino/na – del ár. Ǧazāy[i]rī, argelino, gentilicio de alǧazāy[i]r, las islas, por alus. A las que dieron su nombre a argel

Jazmín. Del ár. Hisp. Yas[a]mín, este del ár. Clás. Yāsamīn, y este del pelvi yāsaman

Jebe – del ár. Hisp. Šább, y este del ár. Clás. Šabb

Jeliz – del ár. Hisp. Ǧallís, tratante, y este de la raíz del ár. Clás. {ǧls}, sentarse [en sesión]

Jemesía – del ár. Hisp. Šamsíyya, [ventanal] para el sol, o *šamisíyya, a manera de celosía, y este del ár. Clás. Šams, sol

Jeque – del ár. Hisp. Šáyẖ, y este del ár. Clás. Šayẖ, anciano que manda

Jerbo – del ingl. Jerboa, y este del ár. Clás. Yarbū‘

Jergón – del fr. Jergon, este del ár. Zarqūn, y este del persa zargun, color de oro. Circón de color versoso

Jerife – del ár. Hisp. Šaríf, y este del ár. Clás. Šarīf, noble

Jeta – del ár. Jaṭm, hocico, pico, nariz

Jifa – del ár. Hisp. Ǧífa, y este del ár. Clás. Ǧīfah, carroña

Jinete, jineta: del ár. Hisp. Zanáti, gentilicio de zanāta, confederación de tribus bereberes conocida por la cría de caballos y el dominio de la equitación

Jirafa -del it. Giraffa, y este del ár. Clás. Zurāfah o zarāfah

Jirel – del ár. Hisp. Ǧilál, y este del ár. Clás. Ǧilāl, basto

Jofaina – ver aljofaina

Jofor – del ár. Hisp. Ǧufúr, y este del ár. Clás. Ǧufŭr, pl. De ǧafr, membrana de camello usada para adivinar, presagio

Jorfe – del ár. Hisp. Ǧúrf, y este del ár. Clás. Ǧurf, escarpa

Joroba; del ár. Hisp. ḥadúbba, y este del ár. Clás. ḥadabah

Jorro – del ár. Hisp. Ǧúrr, imper. De ǧárr, y este del ár. Clás. Ǧarra, arrastrar

Jota – del ant. Xota, este del mozár. *šáwta, salto, y este der. Del lat. Saltāre, bailar

Juba – aljuba – jubón del ár. Hisp. Alǧúbba, y este del ár. Clás. Ǧubbah

Julepe: del ár. Hisp. Ǧulláb, este del ár. ḡul[l]āb, y este del persa gol āb, agua de rosas. También, y más conocido, juego de naipes

Jurdía del ár. Zirdíia, rae 1899. Vigésimo segunda edición, origen incierto.

K

Kermes- quremes del ár. Hisp. Qármaz, este del ár. Clás. Qirmiz, y este del persa kirm e azi)

L

Laca – lacre del ár. Hisp. Lákk, este del ár. Lakk, este del persa lāk, y este del sánscr. Lākṣā

Lapislázuli – del lat. Lapis, piedra, y el ár. Clás. Lāzaward, este del persa laǧvard o lažvard, y este del sánscr. Rājāvarta, literalmente, ‘rizo de rey’

Latón – del ár. Lāṭūn, y este del turco altln, oro

Laúd – del ár. Hisp. Al‘úd, y este del ár. Clás. ‘ūd

Lebeche – del ár. Hisp. Labáč, y este del lat. Liby̆ce, a la manera de libia, por soplar de dicha dirección

Lebení – del ár. Leben, leche. Bebida preparada con leche agria. Drae 1925.

Leila – del ár. Hisp. Láyla, y este del ár. Clás. Laylah, noche

Lelilí – cruce del ár. Clás. Lā ilāha illā llāh, no hay más dios que dios, usado como grito de guerra, con ya laylī [yā ‘aynī], oh, noche mía; [oh, ojos míos]

Lima – del ár. Hisp. Lima, y este del ár. Līmah

Limón del ár. Hisp. La[y]mún, este del ár. Laymūn, este del persa limu, y este del sánscr. Nimbū

Loco: quizá del ár. Hisp. *láwqa, y este del ár. Clás. Lawqā’, f. De alwaq, estúpido; cf. Port. Louco

M

Macabro et. Discutida. Del ár. Clás. Maqbarah, tumba o del del fr. [danse] macab[r]é, [danza] macabra

Macsura – del ár. Clás. Maqṣūrah, [zona] acotada

Madraza – del ár. Hisp. Madrása, y este del ár. Clás. Madrasah

Magacén – almacén del ár. Hisp. Almaẖzán, y este del ár. Clás. Maẖzan

Maglaca – del ár. Maglaca, compuerta. Drae 1914

Maharón/na – del ár. Hisp. Maḥrúm, mísero, y este del ár. Clás. Maḥrūm

Maharrana – marrano/ a del ár. Hisp. Muḥarrám, y este del ár. Clás. Muḥarram, declarado anatema

Maimón – del ár. Clás. Maymūn, fausto. Mono. 2 del ár. Ra’s maymūn, la cabeza de maymun, nombre común de esclavos. En andalucía, sopa de pan con aceite.

Majareta del ár. Hisp. Maḥrúm, mísero, y este del ár. Clás. Maḥrūm

Majzén – del ár. Marroquí maẖzen, gobierno central

Mameluco – del ár. Clás. Mamlūk, esclavo

Mamola – quizá del ár. Hisp. Maḥmúla, y este del ár. Clás. Maḥmūlah, cosa que se sufre a la fuerza

Mandeísmo – del arameo mandaya, gnóstico, der. De manda‘, conocimiento [místico]

Mandil – del ár. Hisp. Mandíl, este del ár. Clás. Mandīl o mindīl, este del arameo mandīlā, y este del lat. Mantīle o mantēle, toalla, mantel

Maquila – del ár. Hisp. Makíla, y este del ár. Clás. Makīlah, cosa medida

Marabú – del fr. Marabout, y este del ár. Dialect. Marbūṭ

Maravedí – del ár. Hisp. Murabiṭí, relativo a los almorávides, y este de mitqál murabiṭí, dinar [de oro

Marcasita – del ár. Marqašīṯā, y este del arameo marqšīṯā

Marchamo – del ár. Hisp. Máršam, hierro para marcar, y este del arameo ršam, grabar

Marfil – del ár. Hisp. ‘aẓm alfíl, hueso de elefante

Marfuz/za – del ár. Hisp. Marfúẓ, y este del ár. Clás. Marfūẓ, literalmente, ‘rechazado’

Margomar – der. Del ár. Hisp. Marqúm, y este del ár. Clás. Marqūm, bordado

Marjal – del ár. Hisp. Márǧa‘, medida agraria

Marlota – del ár. Hisp. Mallúṭa, este del ár. Mallūṭah, y este del gr. [χλαμύς] μαλλωτή, [clámide] de lana

Marojo – del ár. Mulúja. Planta viscosa. Drea, 1992

Maroma – del ár. Hisp. Mabrúm[a], y este del ár. Clás. Mabrūmah, retorcida

Marras – del ár. Hisp. Márra, y este del ár. Clás. Marrah, una vez

Marroquí – der. Del ár. Marroquí marrākuš; cf. Port. Marroqui[m]

Masamuda – del ár. Maṣmūdah

Máscara – del it. Maschera, y este del ár. Masẖarah, objeto de risa

Matafalúa – matalahúva – matalahúga del ár. Hisp. ḥabbat ḥulúwwa, grano dulce, y este del ár. ḥabbat lḥalāwah, grano de dulzor. Anís

Matarife del port. Magarefe, y este del ár. Muqrif, sucio, infl. Por matar

Matraca – del ár. Hisp. Maṭráqa, y este del ár. Clás. Miṭraqah, martillo

Matula – del ár. Hisp. Maftúl, y este del ár. Clás. Maftūl, retorcido

Mauraca – moraga. Del mozár. Y ár. Hisp. Mawráq, asadura [para rellenar embutidos]

Mazapán quizá del ár. Hisp. Pičmáṭ, y este del gr. Παξαμάδιον, bizcochito, infl. Por masa y pan

Mazarí – del ár. Hisp. Maṣrí, y este del ár. Clás. Miṣrī, egipcio, gentilicio de miṣr, egipto

Mazarrón quizá del ár. Hisp. Maṣárr, bolsa

Mazmodina – del ár. Hisp. Maṣmudí, y este del ár. Maṣmūdī, gentilicio de maṣmūdah, tribu bereber

Mazmorra – del ár. Hisp. Maṭmúra, y este del ár. Clás. Maṭmūrah, silo

Mazorca del ár. Hisp. Masúrqa o maṣúrqa, este del ár. Māsūrah, y este del persa māsure, tubo usado como bobina

Meca – del ár. Hisp. Mákka, y este del ár. Clás. Makkah

Mechinal del mozár. Y ár. Hisp. Mǧynr, y este del lat. Machinālis, de la máquina, del andamio

Mehala – del ár. Marroquí mḥalla, tropa acampada

Mejunje: del ár. Hisp. Mamzúǧ, y este del ár. Clás. Mamzūǧ, mezclado. 1. M. Cosmético o medicamento formado por la mezcla de varios ingredientes.

Mengano/na – quizá del ár. Hisp. Man kán, y este del ár. Clás. Man kān, quien sea

Mequetrefe quizá del ár. Hisp. *qaṭrás, el de andares ufanos

Mercal – metical del ár. Hisp. Miṯqál, y este del ár. Clás. Miṯqāl

Metical; del ár. Hisp. Miṯqál, y este del ár. Clás. Miṯqāl

Mezquino/na – del ár. Hisp. Miskín, este del ár. Clás. Miskīn, este del arameo miskēn[ā], y este del acadio muškēnu[m], súbdito de palacio

Mezquita – del ár. Hisp. Másǧid, y este del ár. Clás. Masǧid, lugar de prosternación

Mía – del ár. Marroquí mya, y este del ár. Clás. Mi’ah, cien

Mihrab – del ár. Clás. Miḥrāb

Miramamolín – del ár. Hisp. Amír almuminín, y este del ár. Clás. Amīr almu’minīn, príncipe de los fieles, título de califa

Moaxaja, moaxaca, muwassajas

Mogataz – del ár. Hisp. Muḡaṭṭás, y este del ár. Muḡaṭṭas, bautizado, literalmente, ‘zambullido’

Mogate – del ár. Hisp. Muḡáṭṭa, cubierta, de la raíz del ár. Clás. {ḡṭw}, tapar

Moharra – quizá del ár. Hisp. Muḥárraf, orillado

Moharracho – mamarracho del ár. Hisp. *muharráǧ o *muharríǧ, y este del ár. Muharriǧ, bufón

Mohatra – del ár. Hisp. Muẖáṭara, y este del ár. Clás. Muẖāṭarah, acción de arriesgarse

Mohedal, moheda del ár. Hisp. Mufíḍa, y este del ár. Clás. Mufīḍah, desbordante

Mohino del ár. Hisp. Muhín, y este del ár. Clás. Mahīn, ofendido, vilipendiado

Mojí – del ár. Hisp. Muḥší, y este del ár. Clás. Maḥšū, relleno

Momia – del ár. Clás. Mūmiyā’, betún de embalsamar cadáveres, y este del persa mum, cera

Mona – del ár. Hisp. *máwna, y este del ár. Clás. Ma’ūnah. Rosca con huevos

Monfí; del ár. Hisp. Munfí, y este del ár. Clás. Manfī, desterrado, proscrito

Morabito – del ár. Clás. Murābiṭ, miembro de una rábida

Moraga; del mozár. Y ár. Hisp. Mawráq, asadura [para rellenar embutidos]

Morapio del ár. Hisp. *murabbí, y este del ár. Clás. Murabbà, electuario, por murabbab, hecho arrope

Mozárabe – del ár. Hisp. Musta‘rabí, gentilicio del ár. Clás. Musta‘rab, arabizado, infl. Por árabe

Mudéjar – del ár. Hisp. Mudáǧǧan, y este del ár. Clás. Mudaǧǧan, domado

Muftí – del ár. Hisp. Muftí, este del ár. Clás. Muftī, jurisconsulto, este del arameo apti, detallar, y este del acadio patû uznam, explicar

Mujalata – del ár. Marroquí mẖālṭa o mūẖālāṭa, trato mixto; cf. Port. Malta, pandilla

Muladí – del ár. Hisp. Muwalladín, pl. De *muwállad, y este del ár. Clás. Muwallad, engendrado de madre no árabe

Mulquía – del ár. Clás. Milkiyyah, derecho de propiedad

Muslim o muslime del ár. Clás. Muslim

N

Nabí – del ár. Hisp. Nabí, y este del ár. Clás. Nabī

Nácar – del cat. Nacra o nacre, y este del ár. Hisp. Náqra, tamboril, de la raíz del ár. Clás. {nqr}, golpear con un ruido repetido

Nácara – del ár. Hisp. Náqra, tamboril, de la raíz del ár. Clás. {nqr}, golpear con un ruido repetido

Nadir – del ár. Clás. Naẓīr, homólogo

Nádir – del ár. Marroquí nāḍer, y este del ár. Clás. Nāẓir, inspector

Nagüela – transcripción del ár. Hisp. Nawwála, cabaña

Naife – del ár. Hisp. Náyif, y este del ár. Clás. Nā’if, sobresaliente

Naipe del cat. Naíp, y este quizá del ár. Ma‘íb, censurable

Naranja – del ár. Hisp. Naranǧa, este del ár. Nāranǧ, este del persa nārang, y este del sánscr. Nāraṅga

Narguile – del fr. Narguilé, este del turco nargile, este del persa nārgil, y este del sánscr. Nârikela o nârikera, coco

Natrón – del fr. Natron, este del ár. Naṭrūn, este del gr. Νίτρον, y este del egipcio nṯr

Nazarí – del ár. Naṣrī, der. De naṣr, názar

Nenúfar – del ár. Naylūfar, este del pelvi nīlōpal, y este del sánscr. Nīlautpala, loto azul

Nenúfar; del ár. Naylūfar, este del pelvi nīlōpal, y este del sánscr. Nīlautpala, loto azul

Nesga – del ár. Hisp. *násqa, y este del ár. Clás. Nasqah, composición

Noria – del ár. Hisp. Na‘úra, y este del ár. Clás. Nā‘ūrah, infl. Por acequia y acenia)

Noria del ár. Hisp. Na‘úra, y este del ár. Clás. Nā‘ūrah, infl. Por acequia y acenia

Nuca del lat. Cient. Nucha, y este del ár. Clás. Nuẖā‘, médula

O

Odalisca del fr. Odalisque, y este del turco odalik, concubina

Ojalá – del ár. Hisp. Law šá lláh, si dios quiere

Olíbano – del b. Lat. Olibanum, y este del ár. Clás. Lubān

Omeya – del ár. Hisp. Umáyya, y este del ár. Clás. Umayyah

Oque (de) – del ár. Hisp. ḥáqq, y este del ár. Clás. ḥaqq, retribución

Orozuz – del ár. Hisp. ‘urúq sús o ‘írq sús, y este del ár. Clás. ‘irqu [s]sús; cf. Port. Alcaçuz

Otomano/na – quizá del it. Ottomano o fr. Ottoman, y estos del ár. Clás. ‘uṯmānī, der. De ‘uṯmān, nombre del fundador de la dinastía

Ox del ár. Hisp. Ušš

Q

Quermes – del ár. Hisp. Qármaz, este del ár. Clás. Qirmiz, y este del persa kirm e azi

Quilate – del ár. Hisp. Qiráṭ, este del ár. Clás. Qīrāṭ, y este del gr. Κεράτιον, peso de cuatro granos

Quilma – de or. Inc.; cf. Ár. Qirbah, odre, gr. Κίρβα, zurrón pequeño, y lat. Tardío girba, mortero farmacéutico

Quina del ár. Clás. Qinnah

Quintal – del ár. Hisp. Qinṭár, este del siriaco qanṭīrā, y este del lat. Centenarĭum, centenario

Quiosco – del fr. Kiosque, este del turco köşk, este del persa košk, y este del pelvi kōšk, pabellón

Quirate. Qilate del ár. Hisp. Qiráṭ, este del ár. Clás. Qīrāṭ, y este del gr. Κεράτιον, peso de cuatro granos

R

Rabadán – del ár. Hisp. Rább aḍḍán, y este del ár. Clás. Rabbu ḍḍa’n, señor de ovejas

Rabal – del ár. Clás. Rabaḍ

Rabazuz – del ár. Hisp. Rúbb assús, y este del ár. Clás. Rubbu ssūs, arrope de regaliz

Rabel – del ár. Hisp. Rabáb, y este del ár. Clás. Rabāb

Rábida – del ár. Hisp. Rābiṭa, y este del ár. Clás. Ribāṭ, lugar de estación de los musulmanes que se dedican a la piedad y la guerra santa

Rafal – del ár. Hisp. Raḥál, majada, aldea, y este del ár. Clás. Raḥl, punto de acampada

Rafe – del ár. Hisp. Ráff, y este del ár. Clás. Raff

Ragua – del ár. Hisp. Ráḡwa, y este del ár. Clás. Raḡwah, espuma

Rahez – del ár. Hisp. Raẖíṣ, y este del ár. Clás. Raẖīṣ, barato

Ramadán – del ár. Hisp. Ramaḍán, y este del ár. Clás. Ramaḍān

Rambla – del ár. Hisp. Rámla, y este del ár. Clás. Ramlah, arenal

Rauda – del ár. Hisp. Ráwḍa, mausoleo, y este del ár. Clás. Rawḍah, jardín

Rauta – del ár. Hisp. Rábṭa, hato, petate, y este del ár. Clás. Rabṭah, acción de atar una vez

Razia (razzia) del fr. Razzia, y este del ár. Argelino ḡāzyah, algara

Real del ár. Hisp. Raḥál, majada, aldea, y este del ár. Clás. Raḥl, punto de acampada, infl. Por real

Rebato – del ár. Hisp. Ribáṭ, servicio en rábida, y este del ár. Clás. Ribāṭ

Rebite – del ár. Hisp. *rabíṭ, y este del ár. Clás. Rabīṭ, bien sujeto

Recamar – der. Del ár. Hisp. Ráqm, y este del ár. Clás. Raqm, acción de bordar

Recua – del ár. Hisp. Rákbah, y este del ár. Clás. Rakbah, cabalgado

Redoma – del ár. Hisp. *raṭúma, y este del ár. Clás. Raṭúm, estrecha de vulva

Rehala – del ár. Hisp. Raḥála, ajuar doméstico, y este del ár. Clás. Riḥālah, basto de camello

Rehalí – del ár. *raḥḥāliyyīn, y este de raḥḥālīn, nómadas

Rehén – del ár. Hisp. Rihán, pl. De ráhn, y este del ár. Clás. Rihān

Rejalgar – del ár. Hisp. Ráhǧ alḡár, literalmente, ‘polvo de la cueva’

Requive – arrequive quizá del ár. Clás. Rabīk[ah], plato pesado de dátiles, mantequilla y cuajada; cf. Port. Requife

Resma – del ár. Hisp. Rízma, y este del ár. Clás. Rizmah, paquete

Retama – del ár. Hisp. Ratáma, y este del ár. Clás. Ratamah

Riesgo del it. Risico o rischio, y este del ár. Clás. Rizq, lo que depara la providencia

Rincón – del ár. Hisp. Rukán, y este del ár. Clás. Rukn

Robda – del ár. Clás. Rutbah 2 del ár. Rubṭ

Robo – arroba

Romí – del ár. Hisp. Rúm, y este del ár. Clás. Rūm, bizantinos, cristianos

Ronzal – del ár. Hisp. Rasan, este del ár. Clás. Rasan, y este del pelvi rasan, cuerda

Roque – del ár. Hisp. Rúẖẖ, este del ár. Clás. Ruẖẖ, este del persa roẖẖ, y este del pelvi rah, carro de guerra

Rubia – del ár. Rūbiyah, este del persa rupiye, este del hindi rupīyā, y este del sánscr. Rûpya, plata

Ruc rocho roc del ár. Ruẖẖ, y este del persa roẖ

Rumí ver romí

S

Saharaui – del ár. ṣaḥrāwī, gentilicio de [aṣ] ṣaḥrā’u l-kubrà, el gran desierto, el sahara

Sajelar – der. Del ár. Hisp. Sahhál, purgar, y este del ár. Clás. Sahhala, facilitar

Salema – del ár. Hisp. ḥalláma

Sandía – del ár. Hisp. *sandíyya, y este del ár. Clás. Sindiyyah, de sind, región de pakistán de la que procede

Sarraceno/na – del lat. Sarracēni, y este del arameo rabínico sarq[iy]īn, habitantes del desierto, der. De srāq, desierto

Sebestén – del ár. Sabastān, y este del persa sag pestān, teta de perra

Secácul – del ár. Šaqāqul, y este del persa šaqāqol

Segrí; del fr. Chagrin, y este del turco çagrɩ

Sena – sen del lat. Cient. Sene, y este del ár. Clás. Sanā

Serafín – del ár. Ašrafī, der. De al’ašraf barsbāy, sultán de egipto que las acuñó. Moneda

Siroco – quizá del cat. [e]xaloc, este del ár. Hisp. Šaláwq, viento de la marina, este del lat. Salum, agitación del mar, y este del gr. Σάλος, temblor, agitación

Sofí – 1 del ár. ṣūfī, sufí, por confusión con el persa ṣafavi, nombre de esta dinastía. 2 ver sufí

Sófora – del lat. Cient. Sophora, y este quizá del ár. ṣufayrā’, amarillita, por alus. Al color amarillo de estas flores

Soldán del ár. Hisp. Sulṭán, y este del ár. Clás. Sulṭān

Solimán – del lat. Cient. Sublimātum, infl. Por el ár. Sulaymān, n. P

Soltaní del ár. Sulṭānī, del sultán

Sorbete – del it. Sorbetto, este del turco şerbet, y este del ár. Clás. Šarbah, trago, infl. Por el it. Sorbire, sorber

Sufí – del ár. ṣūfī, der. De ṣūf, lana, por ser de ella sus hábitos

Sultán – del turco sultan

Sura del ár. Clás. Sūrah, y este del hebr. Šūrāh, secuencia

T

Tabal – ver atabal

Tabaque – del ár. Hisp. ṭabáq, y este del ár. Clás. ṭabaq, plato

Tabefe – del ár. Hisp. ṭabíẖ, y este del ár. Clás. ṭabīẖ, guiso

Tabica – del ár. Hisp. Taṭbíqa, recubrimiento, y este del ár. Clás. Taṭbīqah, acción de cubrir una vez; cf. Port. Tabica

Tabique – del ár. Hisp. Tašbík, y este del ár. Clás. Tašbīk, acción de enrejar

Taca – del ár. Hisp. ṭáq[a], ventana, este del ár. Clás. ṯāq, y este del persa ṭāq

Tafurea – del ár. Hisp. ṭafuríyya

Tagarino/na – del ár. Hisp. ṯaḡarí, y este del ár. Clás. ṭaḡrī, fronterizo

Tagarnina – del ár. Hisp. Taqarnína, este del berb. *taqarnina, este del mozár. *karlína, y este der. Del lat. Cardus

Tagarote quizá de or. Berb

Taha – del ár. Hisp. ṭá‘a, distrito, y este del ár. Clás. ṭā‘ah, obediencia

Tahalí – del ár. Hisp. Tahlíl, y este del ár. Clás. Tahlīl, exclamación de la profesión de fe islámica, que dio nombre a la caja en que se llevaba escrito y,posteriormente, a su sujeción

Taheño/ña – quizá del ár. Hisp. Mata ḥínna, [teñido] de alheña

Tahona – del ár. Hisp. Aṭṭaḥúna, y este del ár. Clás. Aṭṭāḥūn[ah], molino

Taifa – del ár. Clás. ṭā’ifah, facción

Tajea – atarjea del ár. Hisp. Attašyí‘, y este del ár. Clás. Tašyī‘, acompañamiento

Talco – del ár. Hisp. ṭálq, este del ár. Clás. ṭalq, y este del persa talk

Talega – del ár. Hisp. Ta‘líqa, y este del ár. Clás. Ta‘līqah, acción de colgar una vez

Talvina – del ár. Hisp. Attalbína, y este del ár. Clás. Talbīnah

Támara – del ár. Hisp. Támra, y este del ár. Clás. Tamrah

Tamarindo – del ár. Tamr hindī, dátil índico

Tambor – quizá del ár. Hisp. *ṭabbūl, hipocorístico del ṭabál

Tara – del ár. Hisp. ṭár[a]ḥ, y este del ár. Clás. ṭarḥ, acción de quitar, restar o apartar

Taracea – del ár. Hisp. Tarsí’, y este del ár. Clás. Tarṣī‘, incrustación

Taraje – taray – del ant. Tarahe, este del ár. Hisp. ṭaráfa, y este del ár. Clás. ṭarfāh

Tarasí – quizá del ár. ṭarzī, y este del persa darzi

Tarbea – del ár. Tarbí‘, pieza cuadrada, y este del ár. Clás. Tarbī‘, acción de dar forma cuadrada

Tarea – del ár. ṭaríḥa, y este de la raíz del ár. Clás. {ṭrḥ}, echar

Tareco – del ár. Hisp. Taráyik, y este del ár. Clás. Tarā’ik, cosas abandonadas

Tarida – del ár. Hisp. ṭarída, y este del ár. Clás. ṭarīdah

Tarifa – del ár. Hisp. Ta‘rífa, y este del ár. Clás. Ta‘rīfah, de ta‘rīf, definición

Tarima – del ár. Hisp. ṭaríma, este del ár. ṭārimah, y este del persa tāram, pabellón de madera

Tarquín – del ár. Hisp. Tarkím, y este del ár. Clás. Tarkīm, amontonamiento

Tarraya – atarraya del ár. Hisp. Aṭṭarráḥa, de la raíz del ár. Clás. {ṭrḥ}, arrojar

Taza – del ár. Hisp. ṭássa, este del ár. ṭassah o ṭast, y este del persa tašt, cuenco

Tértil del ár. Hisp. Tarṭíl, y este del ár. Clás. Tarṭīl, acción de pesar por libras

Tíbar – del ár. Hisp. Tíb[a]r, y este del ár. Clás. Tibr, oro

Tochibí – del ár. Clás. Tuǧībī

Tomín – del ár. Hisp. ṯúmn [addárham], ochavo de adarme

Toronja – del ár. Hisp. Turúnǧa, este del ár. Clás. Turunǧah, este del persa toranǧ, y este del sánscr. Mātuluṅga

Toronjil – del ár. Hisp. Turunǧán, este del ár. Clás. Turunǧān, y este del persa torongān

Trafalmejas – quizá del ár. Hisp. ṭárf annáǧs, extremo de inmundicia

Truchimán/na – del ár. Turŷumān, intérprete

Trujamán/na – del ár. Hisp. Turǧumán, este del ár. Clás. Turǧumān, intérprete, este del arameo rabínico tūrgmān[ā] y siriaco targmānā, y estos del acadio targamānu[m] o turgamānu[m]

Tuera – del mozár. ṭūrah o ṭuwarah, este del b. Lat. Phthora, y este del gr. Φθορά, ruina

Tumbaga – del ár. Tunbāk, similor

Tunecí – del ár. Tūnisī, y este gentilicio de tūnis, túnez

Turbit – del ár. Turbid, este del persa torbed, y este del sánscr. Trivṛta

Turco/ca – del ár. Turkī, y este del turco türk

Turquí – del ár. Turkī, y este del turco türk

Tutía, atutía del ár. Hisp. Attutíyya, este del ár. Clás. Tūtiyā(‘), y este del sánscr. Tuttha

U, V

Ulema. Del fr. Uléma, y este del ár. Clás. ‘ulamā’, pl. De ‘ālim, sabio

Vacarí – del ár. Hisp. Baqarí, y este del ár. Clás. Baqarī, vacuno

Valí – del fr. Wali, este del turco vali, y este del ár. Clás. Wālī

Velmez -del ár. Hisp. Malbás, y este del ár. Clás. Malbas, vestidura

Visir. Del ár. Wazīr, ministro

Y,Z

Yemen.

Zabalmedina, del ár. Andalusí “sáhb almadina”. Jefe de la medina

Zabarcera, abacero del ár. Hisp. *ṣaḥb azzád, el de los víveres

Zabazala del ár. Hisp. *ṣaḥb aṣṣalá, y este del ár. Clás. ṣāḥibu ṣṣalāh, jefe de la oración

Zabazoque, del ár. Andalusí “sáhb assúq” y este del ár. Clásico “sahibussuq”, o almotacén (el jefe del mercado)

Zábila, zabida del ár. Hisp. ṣabíra, y este del ár. Clás. ṣibar

Zabra del ár. Hisp. Záwraq, y este del ár. Clás. Zawraq

Zacatín del ár. Hisp. Saqqaṭtín, pl. De saqqáṭ, y este del ár. Clás. Saqqāṭ, ropavejero

Zafar del ár. Hisp. [a]záḥ, y este del ár. Clás. Azāḥa, quitar

Zafarí del ár. Hisp. Safarí, der. De safr b. ‘ubayd alkilā‘ī, cortesano que introdujo esta especie en el ándalus

Zafariche, jaraíz del ár. Hisp. Sahríǧ o ṣahríǧ, este del ár. Clás. ṣihrīǧ, y este del pelvi čāh-ī-rēg, pozo de arena

Zafio quizá del ár. Hisp. Falláḥ ṣáfi, labrador mero

Zafrán del ár. Hisp. Azza‘farán, y este del ár. Clás. Za‘farān

Zaga del ár. Hisp. Sáqa, y este del ár. Clás. Sāqah, retaguardia

Zagal del ár. Hisp. Zaḡál[l], joven, valiente, o del ár. Clás. Zuḡlūl, muchacho

Zagaya, azagaya del ár. Hisp. Azzaḡáya

Zagua del ár. Sawdā’, barrilla

Zaguán del ár. Hisp. Istawán, y este del ár. Clás. Usṭuwān[ah])

Zaguia del ár. Marroquí zawya, y este del ár. Clás. Zāwiyah, literalmente, ‘rincón

Zaharrón: del ár. Hisp. *saẖrūn. Desus. Moharracho o botarga. Bufón, persona que hace el ridículo.

Zahén del ár. Hisp. Zayyán[i], gentilicio de abū zayān, rey de tremecén

Zahón de zagón, aum. Del ár. Hisp. Sáq, y este del ár. Clás. Sāq, pierna

Zahora der. Del ár. Hisp. Saḥúr, y este del ár. Clás. Saḥūr o suḥūr, colación que se toma en ramadán antes de que amanezca

Zahorí del ár. Hisp. *zuharí, y este del ár. Clás. Zuharī, geomántico, der. De azzuharah, venus

Zaida quizá del ár. Hisp. Sáyda, y este del ár. Clás. Sayyidah, señora

Zaino del ár. Hisp. Zahím, indigesto, antipático, desagradable, y este del ár. Clás. Zahim, pringoso 2 del ár. Hisp. *sáḥim, y este del ár. Clás. Sāḥim, negro

Zala, azalá del ár. Hisp. Aṣṣalá, y este del ár. Clás. ṣalāh

Zalamelé del ár. As-salām ‘alaik, la paz sea sobre ti, fórmula habitual del saludo entre musulmanes

Zalea / zalear del ár. Hisp. Salíẖa, de la raíz del ár. Clás. {slẖ}, desolla

Zalema, zalama del ár. Hisp. Assalám ‘alík, la paz sea contigo, expresión de saludo; cf. Port. Salema

Zalmedina del ár. Hisp. ṣáḥb almadína, y este del ár. Clás. ṣāḥibu lmadīnah, jefe de la ciudad

Zalona del ár. Hisp. Zanúna

Zamacuco: quizá del ár. Clás. ṣamakūk, necio malicioso

Zambo del lat. Vulg. Strambus, bizco, de forma irregular, este del lat. Strabus, y este del gr. Στραβός, der. De στρέφειν, torcer

Zambra del ár. Hisp. *zámra, y este del ár. Clás. Zamr, tocata

Zanahoria del ár. Hisp. *safunnárya, y este del gr. Σταφυλίνη ἀγρία, zanahoria silvestre

Zapato del turco zabata

Zaque del ár. Hisp. Záqq, y este del ár. Clás. Ziqq

Zaquizamí del ár. Hisp. Sáqf fassamí, techo frágil, literalmente, ‘techo en el cielo’

Zaragüelles del ár. Hisp. Saráwil, este del ár. Clás. Sarāwīl, y este del arameo sarbāl[ā] o sarbēlā o sarbalā

Zaranda / zarandillo del ár. Hisp. Sarand, y este del persa sarand, cedazo

Zaratán del ár. Hisp. Saraṭán, y este del ár. Clás. Saraṭān, literalmente, ‘cangrejo’

Zarco del ár. Hisp. Zárqa, y este del ár. Clás. Zarqā’, la que tiene ojos azules

Zarracatín del ár. Hisp. Sarráq attín, y este del ár. Clás. Sāriqu ttīn, ladrón de higos

Zarzahan del ár. Hisp. Zardaẖán, este del ár. Zardaẖānah, y este quizá del persa zar doẖān, humo de oro

Zatara transmisión errónea de *catara, y este del ár. Hisp. ẖaṭṭára, pontón, pasarela; cf. Port. Alcatrate

Zéjel del ár. Hisp. Zajál, canción en dialecto, y este del ár. Clás. Zaǧal, algazara, alboroto gozoso

Zoco (= azogue 2): del ár. Hisp. Assúq, este del ár. Clás. Sūq, este del arameo sūqā, y este del acadio sūqu[m], calle. Mercado

Zofra del ár. Hisp. Súfra, y este del ár. Clás. Sufrah

Zorzal del ár. Hisp. Zurzál, y este del ár. Clás. Zurzūr

Zubia del ár. Hisp. Zúbya, y este del ár. Clás. Zubyah

Zulaque del ár. Hisp. Assuláqa, y este del gr. Συλλογή, colección

Zulla var. De sulla, este del ár. Hisp. Súlla, este del ár. Sullah o sillah, y este del siriaco sellā, lenteja, musgo

Zumaque del ár. Hisp. Summáq, este del ár. Clás. Summāq, y este del arameo summāq, rojo, por el color de sus semillas

Zumo quizá del ár. Hisp. *zúm, este del ár. Zūm, y este del gr. Ζωμός

Zuna del ár. Hisp. Súnna, y este del ár. Clás. Sunnah, tradición

Zurriaga del ár. Hisp. Surriyáqa, quizá de or. Prerromano; cf. Eusk. Zurra, paliza, y aga, palo.

VER: Blog Après moi le déluge, Cervantes Virtual

Canto a la libertad, por J.A. Labordeta

noviembre 21, 2010
tags:

CANTO A LA LIBERTAD

Habrá un día
en que todos
al levantar la vista,
veremos una tierra
que ponga libertad.

Hermano, aquí mi mano,
será tuya mi frente,
y tu gesto de siempre
caerá sin levantar
huracanes de miedo
ante la libertad.

Haremos el camino
en un mismo trazado,
uniendo nuestros hombros
para así levantar
a aquellos que cayeron
gritando libertad.

Mario Vargas Llosa, Premio Nobel 2010

octubre 7, 2010

Al más joven de los escritores del Boom hispanoamericano, Mario Vargas Llosa (Perú, 1936), el Premio Nobel le llega tarde. Veinte años después de concederlo a Octavio Paz, el Premio Nobel recae sobre un escritor en lengua española. También tarde. La segunda o tercera lengua de cultura mundial necesita más reconocimientos.

Vargas Llosa fue el primero de su generación en darse a conocer en España. En 1962 obtuvo el Premio Biblioteca Breve de la editorial barcelonesa con su obra La ciudad y los perros. En 1994 recibió el Premio Príncipe de Asturias de las Letras.

Vergüenza de Feria, por Joaquín Pérez Azaústre

mayo 30, 2010
tags:

ANA Morales estará contenta. Como no se logró echar fuera del barrio a botellazos a los vecinos de Ciudad Jardín, con este nuevo órdago social se va a terminar echando a los cordobeses de su propia ciudad. Primero, de la Feria, porque ya sabemos que la Feria es un parque temático de alcoholismo legal. Tenemos un Ayuntamiento tan tolerante que nos lanza a los ciudadanos el reto de tragarnos su resaca. Esto es lo que ha ocurrido con la Policía Local, desbordada, claro, según el sindicato CSIF. La verdad es que se entiende: si “los dos únicos policías” destinados a vigilar las masificaciones en la zona habilitada para el botellón, en el Balcón del Guadalquivir, tienen que vérselas con 3.000 bebedores, el agobio resulta comprensible. Si a eso le sumamos que la gente se fue hacia la portada y el puente del Arenal, tenemos no sólo que los agentes “temieron por su seguridad personal”, sino por la de todo el recinto, absolutamente colapsado. De “descalabro”, lo califica el CSIF: tuvo que acudir la Policía Nacional, desalojando con furgones a los miles de jóvenes que hacían botellón en el carril de emergencia.

Los sindicatos han denunciado esta barbaridad, esta ausencia completa de planificación y organización: así, la reunión del comité técnico profesional tuvo lugar el 20 de mayo, sólo 20 horas antes de que empezara la Feria. Según el CSIF, el responsable del plan de seguridad y tráfico “dejó patente que sus pretensiones eran las de garantizar la seguridad de los policías en primer lugar, y a posteriori la de los ciudadanos”. Como es un desastre, ninguna de las dos. Lo cuentas fuera de Córdoba, que la seguridad ciudadana era secundaria, y de verdad que la gente no se lo cree.

Esto es una vergüenza: de Feria y de ciudad. No creo, en realidad, que Ana Morales ni nadie pueda estar contento con semejante desastre, pero esta chica sigue en el Ayuntamiento después de haber invitado a los ciudadanos de Ciudad Jardín, hace unos años, a largarse del barrio si no les gustaba el botellón. De aquellos polvos estos lodos, convertidos ahora en mierda tumefacta, en varios miles de vidrios, toneladas de basura, paisaje de batalla que luego hay que limpiar con el dinero público. ¿Tenemos, de verdad, una conciencia del dinero público? ¿Sabemos que es el nuestro? ¿Que tanto uso indebido, irresponsable, es un robo continuo, y también a los padres de estos 3.000 chavales? No voy a ser yo quien critique la necesidad de fiesta individual y colectiva, pero ya lo denunciamos hace dos semanas en otra columna, Botellón europeo. Con este Ayuntamiento la realidad supera siempre la peor predicción. ¿Y todos los que quieran acudir a la Feria, en plan caseta y tal? Mejor cambian de ciudad. Córdoba: Capital Europea del Vómito. Que sí, que nos la dan.

VER: El Día de Córdoba

Carmen Laforet

mayo 19, 2010
tags:

 

Nada, la primera novela de Carmen Laforet, de tan sólo 24 años, estrenó el premio Nadal de la editorial Destino en enero de 1945. Había nacido el 6 de septiembre de 1921, y hasta noviembre de 1923, cuando la familia marchó a Las Palmas, vive en Barcelona, en el piso de sus abuelos. En 1934 muere su madre. El marido se casó con la peluquera de su mujer, que se esmeró en borrar a la madre de unos niños a los que mortificaría. La obsesiva figura de una odiosa madrastra es omnipresente en tres de sus novelas, con protagonistas huérfanos: Nada (1945), La isla y sus demonios (1952) y La insolación (1963). Ahora, con la primera biografía, realizada por Anna Caballé e Israel Rolón -que han obtenido el premio Gaziel 2009: Carmen Laforet. Una mujer en fuga (RBA)- un libro de 515 páginas rebosantes de material inédito, puede extraerse una gran conclusión: Laforet no pudo con sus fantasmas. El libro rebosa de dramáticos espectros.

– A la literatura, por un abrigo. Un chantaje moral al padre y el pretexto de los estudios de Filosofía y Letras la llevan a su primera huida: Barcelona. Pero el piso de los abuelos ya no es el paraíso: es fiel reflejo de la gris ciudad española de posguerra, miseria que aguantó nueve meses y que, unida a un amor frustrado, serán el germen de Nada. No tiene dinero para comprar un abrigo, así que instigada por su tía Carmen se presenta en diciembre de 1942 a un premio literario del Frente de Juventudes. Lo gana. Y gracias a una de las 600 cartas que escribirá, dará pistas de que prepara una novela.

– El doble filo de ‘Nada’. Como un relámpago: el último día de convocatoria del primer premio Nadal aterriza un paquete con Nada. Deslumbrante: la frustración que destila la sociedad de la inmediata posguerra y la perspectiva femenina le dan la victoria contra pronóstico. El amigo intelectual de su mejor amiga, Manuel Cerezales, la ha inscrito tras leerla y sugerirle cambios. ¿Y de que la retocara? “Vi el manuscrito original y no hay nada de nadie más”, testimonia Caballé. Del éxito al enigma pasan apenas semanas: 5.000 pesetas de premio (vivía con 200 al mes de su padre), libro más vendido de 1945, pero también cosas extrañas: “La escribí en ocho meses”, declara, cuando la rehacía y rompía desde dos años atrás. ¿Por qué mentir?

– Patito feo entre intelectuales. Sorprende la falta de calado intelectual y hermetismo del personaje, que contrasta con las virtudes de la obra. “Ella no quería ser escritora profesional, quería vivir y de golpe se vio fiscalizada y eso la rompió emocionalmente”. A la familia Nada le ha sentado fatal, al verse retratada por los cuatro costados. Cerezales, con quien se casa embarazada de dos meses en otra muestra de su espíritu libre, le dice que la literatura no es autobiografía… Empiezan las inhibiciones y presiones: tendrá cinco hijos entre 1946 y 1957 y las necesidades económicas la fuerzan a un articulismo olvidable y a unos cuentos algo mejores (La llamada, 1954). Nueva huida: así retrasa afrontarse a otra novela. Lo detecta y se lo dice Ramón J. Sender desde su exilio en EE UU. Será el único intelectual que la respetará. “Nada está escrita con toda libertad y fuerte componente autobiográfico; forzada por las inhibiciones, se volvió muy costumbrista: quería que su obra no transparentara”. La tumba la sellaría Cerezales, de quien se separará en 1970 con la condición de que firmara ante notario que no podría escribir nada sobre sus 24 años de vida conyugal. “Mi pulverización como ser humano”.

– Mujeres, anfetaminas, tarot. La vocación se le fue esfumando poco a poco. En 1964, confiesa: “soy una mala escritora”. Desesperada, vive ya desde 1952 una etapa de misticismo religioso. Queda para rezar por las mañanas con una nueva amiga, Lili Álvarez, famosísima tenista finalista en Wimbledon. Pero esa conversión religiosa parece ser fruto del amor: se dibuja una pulsión homosexual.”Siempre buscó mujeres fuertes, bíblicas, pero no creo que consumara su homosexualidad: se reprimió”.

Ni viajando de verdad (París, EE UU, Roma…) se aleja de sus dificultades. Al contrario, recrudecen: desde los 60 avanza una enfermedad neurovegetativa y vive en un constante tiovivo emocional, quizá debido al Minilip, medicación a base de anfetaminas para adelgazar. “Digamos que le acabó gustando la química”, suaviza la biógrafa. “Escribir me da una pereza casi invencible (…). Me horroriza, pero así, patológicamente, cualquier forma de aparición en público”. Escribe, cuando puede, y rompe. Nada le gusta. Tanto, que ni devolverá nunca corregidas las galeradas que en 1973 le hacen llegar de Al volver la esquina. “Sabía que ese libro no estaba ya nada bien”, cree Caballé. La desesperación la llevó a aficionarse al tarot, al que acabaría consultando su vida. Pero llegó a un bloqueo físico y mental que no podía ni levantarse de la cama, ni firmar un cheque. “Tengo que realizar algo bueno, malo o regular, pero realizarlo”, se grita. El 28 de febrero de 2004 falleció, quizá con la sensación de que los fantasmas habían ganado.

VER: EL PAÍS